Tres pasiones, simples pero abrumadoramente fuertes, han gobernado mi vida: el anhelo de amor, la búsqueda del conocimiento, y la pena por los seres que sufren. Noam Chomsky

 

Por Antonio Frias / @jafrias26

La mayoría de los directores de cine no tienen empacho en hablar de sus influencias. De hecho, algunos aprovechan cualquier momento para hacerles homenajes a través de sus propios trabajos. Podríamos mencionar el fanatismo de Woody Allen por Ingmar Bergman y Federico Fellini; o a Quentin Tarantino y sus muchísimas referencias.

Sin embargo, hay otro tipo de fans, los que buscan una entrevista y un proyecto fílmico que refleje su entusiasmo por algún personaje. Entre estos casos se encuentra el del francés Michel Gondry y su más reciente documental, ¿Es feliz el hombre que es alto?, una carta de admiración al intelectual estadunidense Noam Chosmky.
gondry-1

Así como Win Wenders hizo un documental sobre el fotógrafo Sebastião Salgado, Gondry, creador de infinidad de videos musicales y clásicos como Eterno Resplandor de una mente sin recuerdos, se encuentra con el lingüista, filósofo y activista. Y contrario a lo que podríamos pensar, la entrevista no es tan clavada y especializada, sino que opta por el retrato humano.

Con su característico estilo visual, Gondry transforma una densa plática sobre epistemología y los procesos de aprendizaje en un colorido collage animado a mano. Llama la atención la admiración que deja en claro, incluso su ingenuidad, como fan nervioso ante su ídolo: en una escena se le olvida el inglés y erra en una pregunta; pero no lo edita, al contrario, lo confiesa.

gondry-2

Detalles como este dan al filme un toque de honestidad, alejándolo de un aburrido ensayo fílmico filosófico. De igual forma, los pasajes que cuenta Chomsky, sus cavilaciones, sus anécdotas de niño, las explicaciones que da sobre sus teorías, y hasta la naturalidad con la que narra su relación con su esposa —fallecida durante el rodaje—, revelan una de sus facetas menos conocidas.

En ¿Es feliz el hombre que es alto? no vemos a Chomsky —nacido en Filadelfia, el 7 de diciembre de 1928 y autor de una veintena de libros— impartiendo conferencias o promocionando sus trabajos; más bien, comprendemos su pensamiento a través de su humanidad, de sus sentimientos y de sus tristezas.

As you can see, I felt a bit stupid here

No obstante, para aquel que no esté familiarizado con las teorías del catedrático, el documental animado puede resultar un poco cansado. Por momentos hay un exceso de información, pero el estilo visual de Gondry y la sencillez de las entrevistas, hacen que sea un deleite visual y un trabajo honesto dentro de la dispareja filmografía del francés.

gondry-4

Tal vez, ¿Es feliz el hombre que es alto? requiere dos vistas: una para dejarnos envolver en la obra visual de Gondry y otra para analizar a fondo el discurso de Chomsky. Lo que es un hecho es que es de lo más disfrutable que ha entregado el director en un buen rato, además de que se agradece que una cinta te deje pensando.

YACONIC

YACONIC

chaak-entr
Previous post

CHA’A CHAAK: PIDIENDO LLUVIA CON LOS MAYAS YUCATECOS

maquinita-entr
Next post

EL MUNDO GEEK DEL COLOMBIANO ANDRÉS MAQUINITA