CON SU NUEVA PLACA, ESCUELA SÍNICA CREA  UNA DIATRIBA  CONTRA SUS PROPIOS DEMONIOS

Desde su concepción, la escena mexicana del hip hop se generó un estigma  para establecer líneas discursivas de lo que lucha y siente a través de su música. Navegando entre el desamor y los retratos de barrios temibles, definir temáticas homogéneas se ha vuelto todo un reto del cual muy pocos han salido bien librados; sin embargo, la nueva producción de larga duración presentada por Escuela Sinica asume la batalla y termina por ganarla, entregando  un trabajo poderoso sobre los vicios humanos y las pocas opciones que existen para acabar con ellos.

Con una propuesta vertiginosa, su álbum La Fiebre de Diogenes plantea un juego de rimas que exhiben la oscuridad en la que se van sumiendo las personas  con el paso del tiempo. Se hace responsable de frustraciones y fracasos para cuestionar su alma sin perder la esencia visceral del género, eludiendo la relación melódica con la west coast para acercase de manera acertada a una expresión agresiva de sonidos latinos.

Las velocidades son tantas que permiten dar los respiros y acelerones adecuados a quien le escuche. Haciendo uso hasta del spoken word en temas como Descanso Verdadero o ejerciendo la brutalidad del MC definitivo en las líneas ‘’como taparle los ojos haciéndole creer que la felicidad está en un horario, una pareja, en vacaciones una vez al año; en regalos de navidad, en bodas, en cumpleaños. deja de soñar, que esta es la vida que te toca… Somos almas rotas’’, presenta La Fiebre de Diogenes como una obra introspectiva y entretenida para escuchar de principio a fin.

La solidez en el sonido del disco es consecuente con las influencias implícitas que se encuentran en los diez tracks que conforman el álbum; encontrando, por un lado, la cadencia de Buena Vista Social Club y por otro, la escuela beat que nos heredó aquél rap primigenio de la escena nacional de los años noventa.

Preparado para pagar su karma al doble, la canción final reivindica a su autor como un monstruo dispuesto a resurgir de entre los escombros, en un mundo que se cae a diario pero que está dispuesto a contener; obra del maestro Diogenes.

LA FIEBRE DE DIOGENES

Joe Ernie Cruz Yañez

Joe Ernie Cruz Yañez

De la Ciudad de México a provincia y de regreso. Periodista formado en la olvidadas tierras de Aragón. Amante incorregible de Bowie y el Fútbol desde 1996. Hago periodismo como si fuese arte contemporáneo -aunque casi nunca lo logré-.

Previous post

JUAN PABLO MENESES: NIÑOS FUTBOLISTAS

Next post

BAHIDORÁ: CUANDO LA MÚSICA ROMPE TUS PREJUICIOS