Por Luis Chaparro / @LuisKuryaki

Fotos: Daniel Geyne

Aquí se está rezando a un dios y a 10 mil a la vez. En esta pequeña habitación púrpura, inundada por el incienso y decorada con una manta negra plasmada con un pentágono, hay ángeles caídos del catolicismo, del cristianismo y del protestantismo. Uno solo ha sido satánico desde que tiene memoria. Se llama Ilich Luna y es el fundador de la primera Iglesia Satanista de México (ISM). Estamos en un recinto del sur de la Ciudad de México, y mientras afuera un país completo celebra la Semana Santa aquí se invoca a la razón.

Llegué aquí por coincidencia. Una recomendación algorítmica de Facebook pensó que me interesaría una página llamada “Iglesia Satanista de México“. Morbosamente pedí unirme al grupo abierto y me sorprendí al ver la ecuanimidad de sus publicaciones. La página en la red social cuenta con más de 10 mil seguidores y fue creada a la par que la propia iglesia, hace dos años.

iglesias satanista de mexico8

Ilich Luna, fundador de la Iglesia Satanista de México

En enero de 2014 Ilich Luna creó un sitio en Facebook con la idea de comenzar a compartir información sobre lo que “realmente es el satanismo” y no lo que se lee en México. Comenzó por subir una biografía de Anton LaVey, el fundador de la Church of Satan en Estados Unidos; luego subió algunos capítulos de la Biblia Satánica; las siguientes publicaciones eran explicaciones de su propia pluma sobre las principales preguntas de los curiosos.

“Las cosas se fueron dando”, dice Ilich. “Empecé a encontrar personas con la misma necesidad de conocimiento”.

En seguida abrió un grupo de Facebook.  Esta vez uno cerrado, solo para quienes él consideraba dignos de continuar aprendiendo sobre el satanismo mexicano.

El 17 de agosto de 2014 Ilich anunció la primera reunión de satanistas, que se convertiría en el anuncio de la fundación de la primera Iglesia Satanista de México.

iglesias satanista de mexico3

Desde entonces la ISM cuenta con más de 10 mil seguidores en Facebook y una centena de integrantes activos; es decir, satánicos con membresía.

Aun así, Ilich, el fundador, asegura que el número de seguidores no es algo que interese a su congregación. “A nosotros no nos importan los números, no vemos la cantidad, sino la calidad de nuestros seguidores”.

Dice que buscan unir a personas con éxito. “Inteligentes, no quienes piensan que una energía suprema les va a solucionar sus problemas. Todos los integrantes de esta iglesia son profesionistas: abogados, ingenieros, empresarios”.

Uno de los atractivos de la iglesia es su regla número 12 del Reglamento Interno de Miembros y Afiliados: “Quienes se quieran unir tendrán que tener todos sus estudios terminados en regla, y si se les dificulta por razones económicas, nosotros podemos buscar la manera de ayudarles”. Este solo requisito es fundamental en un país como México. De acuerdo con el último Censo de Población y Vivienda, efectuado en 2010, en el país en existen 5.4 millones de analfabetas.

iglesia satanista de mexico

Sitio web de la ISM, en construcción.

“El principal objetivo es abrir consciencias, que se acabe la oligarquía religiosa que se vive en nuestro país. Comenzar un movimiento teofilosófico”, explica Luna.

El viernes santo, cuando se celebra la crucifixión de Jesucristo, la ISM hace un llamado a una reunión pública. La reunión es en una cafetería en el sur de la ciudad, la cafetería de Ilich Luna. Una veintena de hombres y mujeres, en su mayoría vestidos de negro, se han juntado aquí, algunos por primera vez, otros —como los abogados de la Iglesia— han venido con discusiones específicas.

Luna ha reunido a una decena de integrantes y curiosos que buscan conocer más sobre el satanismo mexicano. Cuestionan sobre ritos y sacrificios. ¿Se cortan cabezas de animales?, pregunta alguien desde el fondo del lugar. La respuesta es no.

***

El satanismo de la ISM es más una postura filosófica que una religión. “Dios es el hombre y el hombre es Dios”, reza la Biblia Satánica escrita por el fundador del nuevo satanismo, Anton LaVey.

La última noche de abril de 1966, mientras se celebraba el Walpurgisnacht en San Francisco, un festejo pagano de origen germánico que invoca a deidades de la fertilidad, Anton Szandor LaVey, un excéntrico rumano-estadunidense, afirmó ser el iniciador de la Church of Satan, la primera congregación abiertamente satánica en Occidente.

“Aquí se respetarán los deseos egoístas, egocéntricos y lúdicos de la mayoría de los humanos”, dijo LaVey ante los asistentes de aquella ceremonia. Esa misma noche anunció por primera vez la Biblia Satánica, en la que se define la filosofía del satanismo y en la que se ha basado la ISM.

La Biblia Satánica de LaVey justifica el haber tomado el nombre de Satán para crear su religión.

biblia satanica lavey

“Satán representa la oposición a todas las religiones que sirven para condenar y frustrar al hombre por sus instintos naturales. Le ha sido dado el rol de malvado solo por representar los aspectos carnales, mundanos y terrenales de la vida”.

Luego de haber leído las 100 páginas de la Biblia Satánica acudí a la iglesia católica buscando su versión del satanismo.

Las autoridades religiosas se negaron a contarme su opinión sobre la ISM, aunque reconocieron “una creciente formación de sectas satánicas y seguidores satanistas en México”.

Lo que sí me ofrecieron fue un pequeño folleto de la Arquidiócesis Primada de México, donde se lee: “el Satanismo es el espíritu de la negación, del rechazo sistemático a Dios, a todo lo bueno, bello y verdadero”.

“Como una oleada oscura los cultos satánicos aparecen en todo el mundo ya en pleno siglo XXI. Pareciera que el hombre occidental, hastiado de bienestar, buscara en las experiencias satánicas una liberación de todas las reglas morales, de todos los impedimentos para obtener placer a toda costa, aún entregando su alma al demonio”, agrega el folleto.

Carlos Triana, el único sacerdote con el aval del Arzobispado de México para realizar exorcismos en territorio nacional, me aseguró que es un fenómeno recurrente y reciente.

Triana lo pone en dimensión: “El Señor quiere que establezcamos aquí (en la Ciudad de México) un ministerio de exorcismo y liberaciones para justamente luchar contra el demonio”.

iglesias satanista de mexico7

De acuerdo con otros libros que consulté, entre el siglo V y el XV, en la llamada Edad Media, la figura de Satán no distaba de una representación de la parte animal del hombre. Si hubiera que compararla con un símbolo en la religión dominante, la católica, sería con la hostia: la representación del cuerpo de Cristo. En la simbología del medioevo, Satán era una fuerza interior, los impulsos desconocidos del hombre e incluso las enfermedades mentales aún incomprendidas en aquella época.

El significado semántico de Satán es adversario, opositor o acusador. La palabra “diablo” significa divisor, el que divide. Antes del cristianismo, antes del nombre Satán, Lucifer, Diablo, etcétera, el lado animal del hombre era llamado Dionisio o Pan y era dibujado con un fauno por los griegos. Fue hasta el siglo XIV cuando todos estas figuras se fusionaron y fueron representadas como una deidad malvada con la mitad del cuerpo de humano y la mitad de un animal.

Al llegar el cristianismo se le atribuyó el carácter de satánico a toda práctica religiosa no cristiana, a toda forma de pensamiento divergente, y a muchos fenómenos para los cuales no se tenía explicación. El satanismo fue, así entendido, todo lo diferente, lo abyecto y lo inmoral.

iglesias satanista de mexico5

El antecedente más antiguo que se tiene de organizaciones autonombradas satanistas es el de Hellfire Clubs en Inglaterra, una sociedad elitista del siglo XVIII en la que los integrantes —incluyendo a Benjamin Franklin— se reunían a proponer nuevas formas filosóficas e intelectuales que blasfemaban al cristianismo.

***

De regreso a la reunión satánica Luna explica: “Esta es la religión de la carne”. Mientras abre su computadora portátil donde ha escrito las reglas de la Iglesia Satanista de México, dice, “Hoy vamos a despejar sus dudas y a explicarles cuáles son las reglas y responsabilidades de ser un integrante de la ISM”.

Además de leer las reglas y despejar las dudas de los primerizos, Ilich hace un anuncio a los ya iniciados: “en unos meses estaremos dados de alta ante gobernación”.

La ISM ha reunido todos los requisitos para oficializarse como religión bajo el artículo 24 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público. El Licenciado Arturo Manuel Díaz León, director del departamento de asociaciones religiosas de la Secretaría de Gobernación (Segob), recibió el acta de formación y solicitud de la Iglesia Satanista de México a finales de marzo.

ILICH, FRATER DE LA CDMX

Los padres de Ilich cuentan que su hijo no dibujaba lo que todos los demás niños. A él lo atraían los murciélagos, la figura del chivo, los colores oscuros. Esperaban que, al llevarlo con un psicólogo, éste les dijera que algo iba mal. Pero no fue así. El diagnóstico fue que todo estaba en orden; lo único era que su hijo pensaba de manera distinta a los demás.

Para Ilich, hoy de 33 años, aquel fue su inicio como satanista. En su Biblia, LaVey dice: “Los satanistas nacen, no se hacen. Tratar de serlo es mentirse a sí mismo”.

Ilich dice que nació satanista.

“Te mentiría si te dijera que fui gótico o metalero, pero siempre he vestido de negro. Así me formé, no sé de dónde, por qué, pero así crecí”.

Ilich Luna es bajo de estatura, moreno, de cabello negro hirsuto. Sonríe poco, su rostro es siempre rígido y lleva el acento del centro de México, del “chilango”.

iglesias satanista de mexico6

Los integrantes de la iglesia lo describen como una mente brillante, pero muy “reservado”. Cuentan que a raíz de la fundación de la iglesia se ha vuelto más social. “Antes te paraba en seco en cuanto querías hablarle. Así era”, cuenta Marco, Mágister (Maestro) de la ISM.

Durante la adolescencia su padre se llevó otro disgusto: su hijo siempre vestía de negro. Una tarde de verano estacionó su Grand Marquis frente a la puerta de la casa, y le pidió a Ilich que abriera la cajuela y sacara la decena de cajas con libros que estaban dentro.

“Me dijo: cuando leas todos estos libros, ya ni te voy a molestar ni a decir nada por andar de negro o como quieras andar”, recuerda Ilich. Y así fue, leyó todos los libros.

“Resulta que casi todos eran sobre ocultismo, libros sobre la iluminación, muchos del siglo XVI. Ahí empecé mi camino formal; descubrí que los libros son la puerta del conocimiento”.

Cuando Luna fundó la ISM lo hizo con un objetivo muy claro: “Lo que a mí me interesa es trascender, pasar a los anales de la historia”. Sin embargo acepta que hay otra razón. “Pero esa me la llevaré a la tumba”.

iglesias satanista de mexico4

MÉXICO SATÁNICO

Entre las verdes jardineras y las calles empedradas de un callejón al sur de la CDMX se encuentra el lugar de reunión de los satanistas. Aquí se reúnen, aquí se hacen exámenes orales de conocimiento a los nuevos integrantes y aquí también se realizan las misas satánicas. La iglesia se estableció al sur “por pura casualidad”. Se dio así, dice Luna, porque aquí residen varios de sus integrantes con rango.

Llegué invitado por Ilich en su intento legítimo por desatanizar la Iglesia de Satán. Después de haber platicado con el fundador, de haber leído la Biblia Satánica de LaVey y haber participado en sus reuniones públicas, encuentro al satanismo más como una especie de humanismo.

“El humanismo no es una religión”, me explicaría Luna después, durante una discusión. Por eso han decidido ser la Iglesia de Satán. “Creemos en Satán como el adversario, tenemos dogmas y cultos, lo que nos hace una religión, actitudes necesarias para el hombre. No sacrificamos animales”, diría tajante.

iglesias satanista de mexico2

***

Desde esta pequeña ciudad mexicana, casa de las tradicionales trajineras, se está gestando la leyenda de David contra Goliath: en un país con el 89% de sus habitantes católicos, hay un puñado de seguidores de la filosofía y el conocimiento que se atreven a llamarse satánicos.

“No nos interesa quitarle seguidores al catolicismo, sino quitarle seguidores a la ignorancia, a la analfabetización y a la falsa moral”, dice Ilich. “Tenemos filtros para evitar que se metan curiosos o gente que solo nos quiere difamar o hacer daño”.

Cuando le pido los detalles sobre estos filtros, Luna se limita a decirme: “son unas preguntas, que obviamente no te puedo decir”. Pero mi interés genuino sobre esta iglesia me llevó a solicitar la adhesión.

Mediante el grupo de Facebook hago la solicitud del formulario, pero me dicen que primero habría que responder cuatro preguntas. “Si tus respuestas son favorables se te enviará el formulario, en caso contrario serás ignorado”, me dice alguien al otro lado de la cuenta.

iglesias satanista de mexico

Las cuatro preguntas iniciales son: ¿Cuál es la diferencia entre un satanista y un diabolista? ¿Cuál es la diferencia entre un satanista y un luciferista? ¿Para ti quién es Satán, realizarías un pacto con él? ¿Por qué quieres afiliarte?

Luego de pasar el primer filtro me envían un formulario con 30 preguntas, algunas de conocimiento general, otras específicamente sobre la Biblia Satánica y otras demográficas. Estoy a un click de formar parte de la Iglesia Satanista de México.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

festival lunario tierra adentro ENTRADA
Previous post

APOSTAR POR EL RELEVO GENERACIONAL DEL ROCK MEXICANO

dj shadow en mexico
Next post

LA MONTAÑA CAERÁ: DJ SHADOW EN CDMX