Thomas Ruff (Alemania, 1958) es considerado uno de los fotógrafos más importantes de la actualidad. Pertenece a la Escuela de Fotografía de Dusseldorf como discípulo de Bernd y Hilla Becher y estudió junto a Candida Höfer y Andreas Gursky; juntos forman parte de la escuela de pensamiento que separa la fotografía del momento decisivo y, además, de su periodismo. Esta exposición es la primera presentación individual del artista en una galería mexicana.

Durante los últimos treinta años, el trabajo de Ruff ha redefinido los límites y significados de la fotografía en sí misma, impulsando sistemáticamente las convenciones históricas y las expectativas del medio a través de la incorporación de la tecnología. De esta manera, su trabajo es una constante investigación de las posibilidades de una imagen y su autoría.

Un ejemplo de esto se ve en el trabajo ma.r.s.04 (2010), un paisaje marciano producido por la NASA con una cámara automática, que nunca fue pensado como una obra de arte, sino más bien como un registro científico del planeta rojo.

Interesado por las dificultades tecnológicas que prohíben la capacidad de representar el color a medida que la información fotográfica se transmite a través del espacio exterior, Ruff intervino agregando tonalidades al paisaje, inventando así una nueva geografía y topología en un ejercicio que desacraliza su propósito de autenticidad científica y realidad fotográfica. ¿Dónde reside la belleza de esta imagen? Entre ambas imágenes, ¿cuál podría ser considerado el paisaje más verdadero de Marte?

El ojo de Thomas Ruff encuentra imágenes en la periferia y la marginalidad que dialogan con sus propios estereotipos fotográficos y arquetipos. Esta exploración conceptual termina convirtiéndose en una estrategia formalista que resalta la fuerza de la composición, sus formas y su compromiso con el poder icónico sobre el espectador que posee una imagen. Su interés estético genera puentes con la pintura y la historia del arte.

Por ejemplo, en sus imágenes pornográficas de mujeres desnudas de la serie titulada Desnudos (2006), recordamos repentinamente alegorías y vírgenes de pinturas del Renacimiento o del impresionismo francés, como las de Degas. Y en sus paisajes abstractos de la serie Jpegs (2007), hay guiños al movimiento y la tensión de las obras maestras de Delacroix y Géricault.

El trabajo del fotógrafo se ha centrado en varios géneros del medio, incluidos el retrato, la arquitectura, la astronomía, el desnudo, el reportaje y los fotogramas. A lo largo de la serie presentada en esta exposición, Ruff desafía al espectador demostrando que los universos visuales pueden volverse cada vez más complejos cuanto más se contemplan los detalles.

En una de sus series más recientes, Press ++ (2016), Ruff muestra el mecanismo de producción involucrado en la preparación de fotos para la prensa en el universo analógico del siglo XX, reemplazando el acto de fotografiar la cámara por el acto indispensable de edición fotográfica.

A través de un gesto irreverente de apropiación y trivialización, el espectador de la obra de Ruff se enfrenta a un arte visual erótico que lo coloca entre una especie de deja-vu fotográfico y la estética onírica de la historia del arte.

Texto de Armando López Muñoz para Galería OMR

Hasta el 27 de octubre

Galería OMR. Córdoba 100, Roma norte, CDMX.

TE PUEDE INTERESAR

NO TE PIERDAS CRISOL UNA EXPOSICIÓN DEL ARTISTA MEXICANO DANIEL LEZAMA

VISITA LA PRIMER EXPOSICIÓN EN REALIDAD VIRTUAL DE DAVID BOWIE DESDE TU CELULAR

¡YA VIENE LA EXPOSICIÓN DE LUIS BUÑUEL EN LA CINETECA NACIONAL!

10 EXPOSICIONES QUE NO TE PUEDES PERDER ESTE AÑO

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS: KANDISNSKY EN EL PALACIO DE BELLAS ARTES

Staff Yaconic

Staff Yaconic

Previous post

CARTA DONDE EINSTEIN NEGÓ LA EXISTENCIA DE DIOS SE SUBASTA EN 1.5 MDD

Next post

EDDIE VEDDER COVEREÓ A LOS SMITHS JUNTO A JOHNNY MARR