Por Jaime Acosta

Foto de portada: Daniela Acosta

Las masas humanas más peligrosas

son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…

del miedo al cambio. Octavio Paz.

Aquí en Nuevo Casas Grandes no pasa nada. Parece que estoy atrapado en un bucle infinito de desérticos kilómetros. Sobre mí, tengo esas miradas nada amenazantes de El Capulín y La Escondida. El río desvanece las heridas que el ataque del sol me provoca, pero en las gélidas noches me da la espalda. Después de tragarme la soledad y ser martirizado por la desesperanza, quiero entregarme por completo a la muerte. Esa que te besa apasionadamente tan solo unos segundos para terminar sirviéndote como elegante banquete a los buitres.

Hasta que aparece ella. Con ese cuerpo inmóvil de adobe y seductoras piedras. Llena de cicatrices mudas que le dejaron sus amantes al abandonarla. Sin embargo, Paquimé no sufre. Resguarda celosamente su secreto mientras es adorada fervientemente como diosa. Me coloco justo en medio de su espiritualidad y la penetro ceremonialmente. Hacemos el amor de forma cruda. Sudamos riffs salvajes. Nos movemos como notas poseídas. Gemimos baterías estridentes. Terminamos exhaustos y acelerados. “De esto se trata el rock and roll”. Me ha iluminado este despertar. Ahora soy Felipe El Hombre.

Guitarras que rugen como feroces tolvaneras en el desierto. Golpes de tarola y bombo que dejan los tímpanos más fríos que el invierno chihuahuense. Letras arrojadas como ardientes rayos solares. Es como si nos arrancáramos la piel y las vísceras quedaran expuestas. A veces solo hace falta eso. Crudo y puro rock & roll. Sin pretensiones. De eso va Felipe El Hombre. Mario Murillo (voz/guitarra), Alejandro Flores (guitarra) y Daniel Pliego (batería) han surgido de entre las arenas de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua. Listos para irrumpir en la viciada escena nacional e inyectar su antídoto. Ese para el veneno del miedo… del miedo al cambio.

Parlamos con este trío de poder previo a su presentación en el Festival Lunario Tierra Adentro el viernes 22 de julio en el Lunario del Auditorio Nacional junto a Sierra León (Nayarit), Expedición Humboldt (Michoacán) y El David Aguilar (Sinaloa).

Existen bandas en la escena nacional con propuestas tan elaboradas y pretenciosas que terminan por ser incomprensibles. Muchas veces lo único que se necesita es actitud, rock crudo y buenas letras, como sucede con ustedes. ¿Qué elementos son los que hacen original a Felipe El Hombre? ¿Qué los diferencia del resto de las bandas?

La forma en la que hemos trabajado nuestra música desde el inicio. No seguimos una fórmula para hacer canciones. La estructura de las rolas puede ser a veces simple y en otras compleja. Con las letras sucede lo mismo. Simplemente las dejamos ser. Nos gusta que lo que hacemos sea sincero. Dejar fluir la idea como viene. Algunas veces le metes tanta producción a una canción que termina perdiendo su esencia. Otra cosa podrían ser los recursos a la hora de hacer nuestro ruido. Una batería, dos guitarras y una voz. El no tener bajo es algo que siempre llama la atención cuando nos ven en vivo; y no por extrañarlo, sino por no notar su ausencia.

¿Cómo fue el proceso para formar una banda de garaje en el desierto de Chihuahua? ¿Qué influencias musicales son las que consumían en Nuevo Casas Grandes? 

Siempre nos ha gustado el rock en sus muchas formas. Es la raíz de nuestras influencias, desde la vieja escuela hasta lo más actual. El desierto, de alguna manera, esta impreso en nosotros porque crecimos con esas vistas y ese clima. De una manera natural se plasma todo eso en lo que hacemos. Solo queríamos hacer una banda real, sin seguir nada, donde pudiéramos sacar el remolino que traemos dentro.

En la actualidad, debido a la inmediatez de la información, las personas prefieren escuchar rolas sueltas a álbumes completos. Ustedes se han enfocado a sacar solamente EP’s, ¿qué ventajas le ven a esto? ¿Por qué no editar un LP?

Al inicio fue por querer aparecer en el mapa rápidamente. Un simple demo que queríamos compartir con todo el que se pudiera, después vinieron dos EP’s. Lo hicimos así porque es difícil para una banda empezar con discos completos, por el tiempo y el dinero. Nos abrieron muchas puertas, ayudaron a conocernos más, conocer nuestro sonido y que era lo que podíamos lograr los tres juntos. Sentimos que no era el momento de sacar un disco de larga duración. Justo ahora, acabamos de grabar lo que será el primer LP de Felipe El Hombre. Llevó un proceso muy interesante para lograrlo, todo se ha dado como debería, nos gusta mucho lo que se logró y estamos a nada de compartirlo con todos.

¿Está lista la escena del rock mexicano para descentralizarse y dar paso a un relevo generacional? ¿Qué tan complicado es trasladar a la banda a la CDMX y comenzar a tocar puertas?

Está listo porque cada vez nos encontramos nuevas propuestas sonando increíble a donde quiera que vayamos. Lo malo es que los que tienen el poder para difundir a esas bandas masivamente, no lo hacen debido al monopolio de la industria. Por eso se trata de buscar con nuestros propios medios, exponer lo que hacemos y no esperar a tener las condiciones perfectas para hacerlo. Ese relevo lo tenemos que hacer todos para abrir caminos en la forma en que se consume la música en nuestro país. Como consumidor, compartirlo, asistir a conciertos de nuevas propuestas; y como artista, esforzarte por ofrecer lo mejor en todo lo que haces.

El Festival Lunario Tierra Adentro reúne a 16 bandas que están listas para emerger con gran fuerza de entre la escena del rock nacional. ¿Qué les parece esta propuesta? ¿Qué piensan de las otras bandas que los acompañan?

Es de las mejores propuestas con la que nos hemos topado en el camino. Hay 16 grandes bandas, las cuales son una muestra de la gran cantidad que existen y están listas para hacer crecer el rock nacional. Se necesitan abrir más opciones así, gente con esta iniciativa y estamos seguros de que este festival ayudará mucho para abrir los ojos. Ya es inevitable, la gente cada vez está más hambrienta de nuevas propuestas y cansadas de las mismas de siempre.

¿Qué proyectos siguen en el camino de Felipe El Hombre? ¿Traen en mente alguna novedad sonora?

Acabamos de terminar el proceso de nuestro primer LP. Estamos desesperados por compartir esta nueva etapa de Felipe el Hombre. El disco contará con 10 canciones, el sonido es crudo y muy sincero, nada sobre producido. Las rolas fueron grabadas totalmente en vivo como lo hicimos en nuestro Despertar EP. Esperamos que disfruten mucho estas nuevas historias. Pronto estaremos anunciando las fechas exactas del inicio de esta aventura, así como la gira correspondiente.

Muchas bandas nacionales sueñan con poderse presentar en un escenario como el del SXSW, ustedes que lo han logrado el año pasado, ¿qué recomendaciones les darían para poder llegar?, ¿cómo fue todo el recorrido desde que decidieron ir hasta llegar al show?

Fue un recorrido largo pero muy satisfactorio. Desde estar trabajando tiempo atrás en el material y pendientes de toda convocatoria, hasta los días en que nos presentamos allá teniendo una excelente aceptación de parte del público de todo el mundo que asiste a ese festival. Una experiencia que te hace crecer en todos los aspectos al ver que lo que haces te puede llevar a muchos lugares. Es increíble como muchas bandas y música invaden el centro de una ciudad.

Desde Kingstone –su primera banda hasta Felipe El Hombre, ¿cuál ha sido su evolución musical y lírica?, ¿han cambiado la forma de crear canciones?

Un camino muy largo, pero toda una escuela. Siempre aprendiendo de todo y buscando más. Hemos cambiado mucho de manera natural pero a la vez enriqueciendo nuestra forma de crear música. Tener los ojos abiertos y exigirnos mucho. Si después de un rato nos deja de gustar un poco lo que hicimos, buscamos renovarnos. El cambio es natural y siempre trae cosas mejores.

La tendencia “Do It Yourself” está cada vez más presente dentro del rock mexicano, ¿cuáles creen que sean los pros y contras de ésta?

Felipe el Hombre nació con esa tendencia. Nos tocó en una buena etapa donde las redes comenzaban a ser de gran ayuda para una banda nueva. El primer año logramos cosas muy buenas; haciendo todo nosotros mismos, grabando nuestras rolas en una recamara que compartíamos y editando videos con lo que pudiéramos. Así debe de ser; no esperar a tener los mejores recursos, si tienes algo que exponer, hazlo. Solo tratar de ofrecer algo de buena calidad y sin saltarte pasos. Si aún no sabes tocar, no deberías estar pensando en donde grabar un disco, aún si tienes los recursos para hacerlo.

¿Sienten que se encuentran existiendo como banda en el momento oportuno dentro de la escena del rock nacional?

Totalmente. Pensamos que todo se ha dado como debería de ser; cada vez que llegamos a algo, entendemos que no debía de haber pasado antes porque no era el momento oportuno y no estábamos listos. Ahora nos sentimos listos para más cosas, comenzar una nueva etapa para el rock nacional junto a muchas grandes bandas que están haciendo las cosas bien y también vienen con todo. Desde el primer acorde hasta la última palabra, nuestra música ha tenido la rara virtud de no existir por completo hasta el momento oportuno.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

lupe tijerina ENTRADA
Previous post

AMARILLO NO ME PONGO, AMARILLO ES MI COLOR

lee scrtach perry ENTRADA
Next post

EL DUB DEL FRENESÍ DESTRUCTIVO: RECORDANDO A LEE SCRATCH PERRY Y SUPER APE