UN SOPLO DE VIDA

“Le pregunte a la tristeza, Le preguntó el año nuevo, ¿Dónde aprendiste cantadas y de dónde es el trapecio? Yo no soy jaranero, soy un cenzontle yo soy maromero”.
Orquesta Pasatono

 

FESTIVAL BALAGAN BALKAN 2014

Por Pablo A. Anduaga / @Pablo_Anduaga
Fotos  Alejandro Resendi

El día se presentó soleado como todas las mañanas de la primavera tardía en la Ciudad de México, y tal cual en los últimos años, los cambios bruscos se hicieron presentes. De la tarde otoñal pasamos a un severo aguacero justamente a las 7 pm; un grueso telón de lluvia se abrió puntualmente a la cita en el Plaza Condesa para festejar la tercera edición del Festival Balagan Balkan, y como toda cita con el destino: lo que fue un obstáculo para algunos se convirtió en un premio para los otros.

LA MAROMA

FESTIVAL BALAGAN BALKAN

No fue la afluencia esperada pero eso no mermó un ápice la experiencia. Tras hacer un colchón para los afectados por el clima, la Orquesta Pasatono hizo suyo el escenario para abrir los festejos. De la mano de Rubén Luengas (y de la voz de Édgar Serralde) la orquesta fue acogida con cariño desde el inicio. Provenientes desde la Mixteca oaxaqueña (donde van tocando de pueblo en pueblo y además realizan una loable labor de enseñanza musical), la agrupación presentó Maroma, su más reciente disco (Corasón 2014), y la conexión fue inmediata. Obertura Maromera creo un eslabón que habría de servir de guía durante todo el concierto. Su dotación es por demás un reto de orquestación: tuba, dos violines, clarinete, contrabajo, bajoquinto, batería con timbal y trompeta. La mixtura del pasado y presente fue un encanto bajo hechizos como Mujer Engrandecida o La Bandolera —con arreglos más cercanos al gusto de la sangre joven—, junto a tradicional música de la Mixteca (variada a más no poder, por cierto). Dentro de lo inolvidable Alfonso Jiménez, último de los “maromeros” de su generación, payasos de pueblo que a carpa abierta eran equilibristas, trapecistas, cantantes y animadores del alma. Agudos en sus bromas ni el cura se salvaba de su ingenio, sus breves participaciones son un gran regalo y primer gran premio a quien la lluvia no desanimó. Si bien algunos todavía estaban mojados por el temporal, Pasatono calentó los corazones y al cierre de su participación el clamor por más de su música fue el mejor reconocimiento a esta sinigual orquesta.

FESTIVAL BALAGAN BALKAN -1-(b) FESTIVAL BALAGAN BALKAN -1-(c) FESTIVAL BALAGAN BALKAN -1-(d)

FINE BRASS ELECTRO

FESTIVAL BALAGAN BALKAN -2-(a)

Ya es un sello, pero se agradece siempre la pluralidad en los festivales. Desde sus dos anteriores ediciones el festival se reinventa, el primero juntó a la gran familia mexicana, el segundo se abrió al Klezmer e internacionalizó su cartel, y ahora —unidos por un halo circense— se presentaron Slavic Soul Party! un trío de trombón, trompeta y clarinete/sax bajo el contexto rítmico de un DJ. ¿Pretencioso? En lo absoluto. Las bases lanzadas desde la MacBook fueron en su mayoría armadas en compases complejos, nada del aburrido y monótono 4/4 de abusivo uso en la música electro. Las bases eran ya en sí un interesante marco de creación en el cual el trío lanzó e improvisó sus líneas melódicas. Todas bajo exquisitas armonías exóticas (prohibidas las tediosas escalas menores y mayores). Los tenues hilos del Jazz, Funk, Soul y Clásico de los metales se hilvanaban con el House, Downbeat y Ambient del DJ, pues los compases irregulares en su rítmica en lo absoluto afectaron la esencia de dichos géneros de música electrónica. Es en verdad complejo narrar la elegancia en la música de Slavic Soul Party! porque no habrá sampler que iguale la vivencia orgánica de escuchar instrumentos de aliento en vivo ni software que supla el conocimiento de la teoría musical. Por si no bastara el trío abandona el escenario para que una acróbata de aros haga su acto. La música sigue tras bambalinas y la circense se le cuentan hasta siete aros girando a diferentes revoluciones a lo largo del cuerpo mientras la música toma el espacio. Salidos de la nada la gente se congrega al centro del Plaza. Slavic Soul Party! ahora es el corazón del todo, la comunión es perfecta y su último tema es bailado y aplaudido hombro a hombro. Música de gran garbo pero totalmente cálida.

FESTIVAL BALAGAN BALKAN -2-(b) FESTIVAL BALAGAN BALKAN -2-(c)

BALCAN INFERNO

FESTIVAL BALAGAN BALKAN  2014

Lo que siguió se resume sencillamente al desfogue de energía cuidadosamente acaudalada durante el evento. Golem convierte el lugar en una sartén hirviente donde quedarse parado estaba vetado. Los demonios neoyorquinos siguieron la guía de la diabla mayor Annette Ezekiel Kogan y la voz del mefistofélico Aaron Diskin, imparable frontman que contagió de baile y sabor a cuanta alma penaba el lugar. En esta ocasión más Punk que Klezmer, la danza de cada persona lo dominó todo, pero no como en los ególatras, impersonales y pesudointrospectivos raves, aquí la música del monstruo judío convocó y enlazó. Pasamos de los bailes individuales a un divertido y amable slam (aunque tuvo sus momentos épicos) y una improvisada víbora de la mar que iba y venía a la alta velocidad por todo el recinto ante los ojos sorprendidos de Golem, causantes directos de la fiesta que se suscitaba. Para finalizar, una pequeña coreografía como tema de cierre que divirtió a todos. La batería y el bajo llevaban las bases del Gypsy o Punk ya sea con gracia o violencia, el acordeón fusionaba la tradición con la vanguardia, el violín con sus deliciosos y veloces solos más el poderoso trabajo del trombón hicieron una noche perfecta… ¿guitarra eléctrica? quién las necesita…

FESTIVAL BALAGAN BALKAN 3-(b) FESTIVAL BALAGAN BALKAN 3-(c)

Aún faltaba una sorpresa más. Son nuestras decisiones las que van marcando nuestro destino, algunas vivencias marcan nuestra vida, otras la llenan de un momento imborrable y así sucesivamente. Aquellos que vieron en la lluvia sólo como un suceso sin mayores implicaciones se llevaron a casa la Obertura Maromera, que ahora cerraba el eslabón con sus invitados de lujo. TODOS se reunieron a interpretarla, Slavic Soul Party! apoyando los metales, Annette y Aaron (Golem) cantando los versos en una epopeya sonora inolvidable.

Vendrá en el futuro una nueva edición y la lluvia de sempiterna presencia en las tardes de mayo, por hoy el corazón se va contento y sonriente.

corason.com/maroma-pasatono-orquesta corason.com
YACONIC

YACONIC

Previous post

DESAFÍO A LA ESTABILIDAD

Next post

MOMENT(UM)