Por Irving Cabello / @soyunbalin

Los festivales musicales conllevan cierta fascinación por el vestir, por el llamado outfit. Este no es un fenómeno nuevo, y si existe un debate sobre su pertinencia no lo revolveremos aquí. El punto es que un festival en la playa se presta para todo tipo de expresiones. Sudor, traseros, piel, música. La ecuación se completa con el degenere de cada asistente.

Trópico ha terminado en Acapulco. El festival se ha posicionado como uno de los más importantes del país en cuanto a la propuesta de su cartel. La cuarta edición, estos 2, 3 y 4 de diciembre, trajo a Brian Wilson, la leyenda creadora de los Beach Boys, para tocar completo uno de los mejores discos de la historia, el Pet Sounds. Qué chingonería. Trópico es una celebración.

festival-tropico-moda-16

Aproveché la fiebre del festival para, entre otros trabajos, hacer unas fotos de algunas chicas que por las tardes dejaban los bikinis, se refrescaban, y se cambiaban para seguir en pie. Fui directo y les solté la propuesta: retratar sus traseros en aquellos diminutos shorts, sus cuerpos y algunas poses. Algo chingón, estético. Les encantó la propuesta. Los novios de algunas me ayudaron a detener un momento a las personas que pasaban por ahí. Las chicas se soltaron ante la cámara y quedaron agradecidas. Qué belleza. Y

festival-tropico-moda-15

festival-tropico-moda-10

festival-tropico-moda-17 festival-tropico-moda-14

festival-tropico-moda-13 festival-tropico-moda-12

festival-tropico-moda-10 festival-tropico-moda-9

festival-tropico-moda-7festival-tropico-moda-8  festival-tropico-moda-6 festival-tropico-moda-5 festival-tropico-moda-4 festival-tropico-moda-3

festival-tropico-moda-1festival-tropico-moda-2

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

MÉXICO NOIR: 27 BALAZOS DE LITERATURA CRIMINAL

Next post

DESCENDENTS POR PRIMERA VEZ EN MÉXICO: PUNK PARA TODOS