Por Dana Corres / @Dana_Corres

Este domingo 15 de julio comienza la temporada 7 de Game Of Thrones (GOT) y es un buen momento para recapitular. Soy feminista y estoy convencida de que GOT es una serie feminista. Las primeras temporadas me resultaron sangrientas, violentas, con demasiados desnudos femeninos; una producción que hacía apología de la violencia y la cultura de la violación. De hecho, diversas escenas fueron comentadas en sitios web, llamando a GOT sexista y misógina. Y por ahí de la temporada 3 comienza a hacerse pesada y cansada.

Además, es difícil ver una serie así sobre todo si eres mujer y has sentido en carne propia el acoso o la violencia de género. Porque Game of Thrones retrata esto de una manera mucho más cruda (probablemente, muy cercana a como era en el Medievo). Sin embargo, al final de la temporada 6 comenzó a parecer que la violencia fungía solamente como una representación la época representada y que nos preparaba el contexto para una serie de historias que veremos desenvolverse más adelante.

juego de tronos

Es decir, la violencia de las primeras temporadas sirve de base para explicarnos la evolución de los personajes femeninos, sus comportamientos y su empoderamiento. (Ojo: esto es ficción). Hay una famosa escena de violación hacía Sansa Stark (que comentaré más adelante), que es muy difícil de ver, sobre todo si has sufrido en carne propia la violencia de género de manera física. No obstante (y también hablaremos de eso más adelante), toda la violencia que vive Sansa explica cómo su personaje crece y madura.

El mismo George R. R. Martin (creador y escritor de GOT) ha mencionado en diversas entrevistas que cuando se retrata a la guerra, se limitan a retratar las batallas (entre hombres) y que la violencia hacia las mujeres no se retrata de ninguna manera (las mujeres, de hecho, somos invisibles en casi todas las películas de guerra). Sobre la escena de la violación (que en los libros no le sucede a Sansa, sino a otro personaje), Martin dice que “la violación sigue siendo una realidad de las guerras actuales, no retratarla sería deshonesto”. Y lo es. Como una obra de ficción, Martin se permite retratar y contextualizar la realidad.

juego de tronos

A medida que GOT avanza, los momentos feministas son cada vez más grandes y fuertes. Es entonces cuando puedes remontarte a las primeras temporadas y detectar pasajes que eran feministas pero que se habían perdido en la mar de historias y personajes (y que no habíamos advertido en medio de tanta violencia hacia las mujeres). Ahora podemos notar, además, que las mujeres en la serie son las que tienen los personajes más complejos, elaborados y con mayor evolución en liderazgo y poder.

Dicho esto, van mis 15 momentos feministas y/o personajes femeninos preferidos y el por qué creo que GOT es una serie feminista.

1. La evolución de Sansa Stark

Al inicio, Sansa es un adolescente de clase alta, “típica” de la época: busca marido de buena clase social y aspira a ser buena esposa. Le echa el ojo al príncipe Joffrey (hijo del rey Robert Baratheon) desde la primera temporada. Y apunta más alto cuando este muere y Joffrey asciende al Trono de Hierro. Pero ahí Sansa descubre los sinsabores del patriarcado donde antes se hallaba muy cómoda. El Príncipe no es lo que ella pensaba: es un tipo asqueroso, psicópata y malvado. Sansa ve cómo asesinan a su padre, cómo su hermana se escapa, cómo el reino empieza a derrumbarse de la mano de su otrora enamorado, cómo asesinan a su madre y su hermano y cómo, pues… la vida no es cómo pensaba.

juego de tronos

Sansa termina en un matrimonio forzado con Tyrion Lannister y escapa al reino de su tía, donde se ve envuelta en un triángulo amoroso y donde finalmente comienza a verse su nuevo carácter. Ya no es la pelirroja frágil que espera marido; comienza a tener poder sobre lo que quiere y busca. Aun así, termina en un matrimonio por conveniencia con otro loco psicópata que la viola: Ramsay Bolton. Es así como llegamos a uno de los momentos más comentados de la temporada 5: la violación de Sansa.

En su momento, la escena fue criticadísima por ser una apología de la cultura de la violación. Pero esto nos lleva, al final de la temporada 6, a uno de los pasajes más impresionantes y poderosos de GOT: cuando Sansa encuentra la justicia tras la violación y la humillación; paciente, poderosa, asesina a Ramsay con los perros que este entrenaba para matar.

En el poder de Sansa yace la posibilidad de hacer justicia por cuenta propia, gracias a una impecable planeación, que ella  ejecuta a la perfección. Hacía el final de la temporada 6 tenemos a una Sansa completamente diferente, a una gran estratega, que seguramente será más poderosa a medida que lleguemos al final de la producción de HBO.

2. El consejo de guerra antes de recuperar Invernalia y cómo es que Sansa Stark termina siendo la mejor estratega a pesar de los machirrines

Se trata de una de las escenas más emocionantes de la temporada 6: Sansa permanece callada porque en la “reunión de hombres” no es requerida para dar su opinión o sugerencia porque, claro, ella qué va a saber si es la única de los allí reunidos que conoce al güey que van a atacar (porque vivió con él y fue su víctima). Cuando los machirrines salen del cuarto, Sansa le reclama a Jon Snow que su opinión no ha sido tomada en cuenta a pesar de ser la única que sabe cómo funciona su marido. Jon saca al machirrín que lleva dentro y le dice “bitch, please yo soy el super macho alfa, lomo plateado, pito de acero pelo en pecho del Night’sWatch y yo sé lo que hago” (bueno, no lo dice así, pero ustedes me entendieron). Sansa permanece inmutable y le dice, sin dejar lugar a dudas: “el loco te va a chingar”:

Cuando llega el momento de la Batalla de los bastardos, OBVIO se chingan a Jon y a su ejército, tal y como Sansa había predicho.

Pero justo cuando creíamos que todo estaba perdido (nos lo anticipa la música) y Jon está a punto de desfallecer, lejísimos de su objetivo, aparece una Sansa empoderadísima sobre su caballo con un ejército de miles detrás. Con la cara de “a ver, pendejos, lo tengo todo controlado porque ustedes nomás no”, altiva y con media sonrisa en la cara; sabe que su venganza se acerca. Es Sansa la que al final logra recuperar Invernalia (sí, a pesar de los machirrines que no se dignaron a escucharla).

3. La escena feminista entre Missandei y Daenerys Targaryen del “Valar Morghulis

Regresando a temporadas pasadas, caigo en cuenta, como muchos otros seguidores, que en esta escena de la temporada 3 ya se asomaba el feminismo. Daenerys Targaryen logra liberar a los esclavos de Astapor tras una negociación con unos misóginos que la hacen menos por ser mujer. Durante la discusión, deja muy en claro que ella es la que toma las decisiones y que sus consejeros deben respetar eso. Además, libera a Missandei, con quien tiene este poderosísimo diálogo al finalizar la escena:

Daenerys: ¿Sabes que te estoy llevando a la guerra? ¿Qué puedes enfermar o morir?

Missandei: Vallar Morghullis (“Todos los hombres deben morir”).

Daenerys: Sí, todos los hombres deben morir. PERO NOSOTRAS NO SOMOS HOMBRES.

Boom.

4. Daenerys toma Astapor

Esta es una escena impresionante porque Daenerys luce impenetrable, completamente segura. No solo libera a un ejército de esclavos, sino que recupera a su dragón (al tiempo que le demuestra al machirrín misógino sabelotodo que los dragones no son como los esclavos y no siguen órdenes) y logra que aquellos hoy libres se conviertan en su propio ejército por voluntad propia. El momento es una de las muestras de la vocación de Daenerys: la reina líder, decidida, pero humana. La que va a proteger a la gente que la sigue a pesar de todo.

5. Daenerys (y cualquier otra escena en la que Daenerys conquista o renace) se chinga a alguien que primero le hizo algo a ella

El personaje de Daenerys tiene un pasado de violencia y abuso: fue su hermano Viserys quien la vendió para recuperar su corona (temporada 1). Este pasado es el que marca sus acciones, que la confrontan con aquellos que no conciben que ella tenga poder. Desde que ve cómo matan al hermano abusador, hasta que quema al patriarcado (el mismo que pretendía encerrarla como a la buena esposa de un Khal) y, como ave fénix, sale de entre las llamas (temporada 4):

Daenerys: [Pensando en a quién van a violar y cuántos caballos robar] Todos ustedes son hombres pequeños. No son dignos de guiar a los Dothraki. Pero yo sí. Y los guiaré.

Machirrines: Maldita puta loca. ¿En verdad crees que te vamos a servir?

Daenerys: Ustedes no me van a servir. Ustedes se van a morir.

Y rematando con esta escena en la que explica que sus metas están muy por encima que las de permanecer al lado de un hombre que le ama (de mis momentos feministas favoritos también):

Daenerys tiene montones de escenas poderosísimas y estas son sólo una muestra. Auguro, claro, que habrá más de así y sí, que ella será la Reina de los Siete Reinos.

6. Arya Stark: de ser nadie a reafirmarse como Arya Stark

Arya Stark siempre fue una tomboy. La misma Sansa (su hermana) se burlaba de ella. Pero sus habilidades fueron útiles cuando comenzaron los problemas y tuvo que escapar. Lo que me gusta de este personaje (de todos los femeninos) es que tiene claroscuros: no se limita al blanco y negro de las mujeres que son buenas o malas y ya, sin puntos medios. Las mujeres de GOT son lo que son, con tonos de grises.

Arya es de las “buenas”, por así decirlo, pero mata y se venga de todo aquél que le ha hecho daño. En el sistema patriarcal tener sentimientos negativos y ser decididas es reconocido como “malo” para nuestra imagen porque a las mujeres se nos asocia con “lo bueno” en tanto seamos sumisas, calladas y aspiremos solo a las acciones moralmente “buenas”. GOT nos replantea todo eso: Arya es de las “buenas” y recurre a acciones de venganza y violencia. Ver cómo se chinga a todos los que asesinaron a la gente que ella amaba es una delicia. La evolución de Arya es riquísima.

Mi nombre es Arya Stark, quiero que lo sepas, lo último que vas a ver antes de morir será una Stark sonriéndote mientras te mueres:

7. Brienne of Tarth

Brienne de Tarth es uno de mis personajes favoritos. Y lo es porque sale completamente del canon de lo que la belleza femenina “debe ser”. Brienne escoge dedicar su vida a algo asociado a “lo masculino” (ser una guerrera). En la Tv. solemos ver que estas mujeres suelen ser lesbianas porque, pues claro, ni modo que una mujer con un estilo de vida masculino sea heterosexual. Pero Brienne está enamorada del King Slayer (Jaime Lannister), le gustan los hombres y al escoger pelear en batallas desafió por completo lo que una mujer debía ser.

8. Olenna Tyrell o las viejecitas no son como las pintan

Olenna Tyrell es otra mujer de GOT en completo poder de decisión sobre su vida. Hace alianzas y tratos con tal de llegar a sus metas y objetivos. Ah, y además está el hecho de que no es una mujer joven o de mediana edad guapísima, sino que es una adulta mayor en un papel poderoso.

9. Cersei Lannister o las mujeres no somos todas buenitas ni súper malotas

De Cersei lo que me gusta son los claroscuros. Es malísima (de malvada) pero también hay tonos de grises: siente un profundo amor por su hermano gemelo y por sus hijos y es capaz de todo porque ellos estén bien. Vemos una Cersei humillada hasta el hartazgo:

Y luego a una Cersei que lo ha perdido casi todo y que empieza a tomar decisiones, como matar a todos los que le estorban y acomodar todas las piezas del juego para lograr sus objetivos. La escena en una pieza musical, en la temporada 6, es poderosísima: una Cersei tranquila y engalanada en un vestido negro de cuero, que permanece impasible una vez que todo estalla. Y que, al parecer, significa que por fin la dejaran a ella y al único hijo que le queda, gobernar en paz:

Rematando al final de la temporada con una Cersei coronándose como la Reina de los Siete Reinos, que ha perdido ya al último hijo que le quedaba. Auguro que este será un duelo entre mujeres.

10. Yara Greyjoy

Yara Greyjoy es uno de los personajes más fuertes de la serie (sí, otro más). No solo se impone a su padre para rescatar a su hermano, Theon, sino que lucha y casi logra rescatarlo (solo la detuvo su mismo hermano, no se dejó rescatar).

En la temporada 6 ya se vislumbra para ser la reina del Trono de Sal, pero es justo cuando aparece el tío machirrín que le dice “mijita, obvio no, porque aquí los hombres seguimos en la línea del trono”. Ella se echa un maravilloso discurso (en el que Theon es un aliado que cede el trono a ella, además) pero el pinche patriarcado se impone a pesar de que el tío es un huevón y asesino (¡cómo va a ser que los otros hombres súper machos prefieran a una reina que a un rey!):

Yara responde al tío-rey-impuesto robándose todos los barcos y huyendo para encontrarse con otra mujer reina para hacer alianzas y logrando una de las escenas más chingonas y feministas de toda la serie hasta ahora.

11. La escena feminista entre Daenerys y Yara

Esta escena es LA ESCENA. Desde encontrarse y unirse hermanadas en un solo fin, hasta luchar juntas por un bien común. Todo gracias a compartir la lucha contra el patriarcado que tanto daño les ha hecho a ambas y que no quiere ver reinas mujeres sentarse en el trono. Esta escena es un MUST:

Daenerys: Me dicen que tu padre fue un terrible rey.

Yara: Tú y yo tenemos eso en común.

Daenerys: Así es. Y ambos fueron asesinados por usurpadores. Nuestros padres fueron hombres malvados. Dejaron el mundo peor de lo que lo encontraron. Nosotras no vamos a hacer eso; vamos a dejarlo mejor delo que lo encontramos.

12. Los hombres que se vuelven aliados y ceden el poder a ellas: los aliados feministas

Theon Greyjoy y Tyrion Lannister son aliados feministas. Ambos ceden los puestos de poder que les da su privilegio (ambos hijos de reyes y en línea directa al trono) para dárselos a las mujeres que consideran son más aptas para gobernar. Además de eso se convierten en aliados activos del ascenso de ellas al poder. ¡Ufff! Qué más aliados feministas que ésos.

Tyrion:

Theon:

13. Lyanna Mormont

Lyanna Mormont es la mujer encargada de Bear Island y tiene menos de 12 años. Eso no la amilana, al contrario, se echa un discurso súper fuerte en el que pone en su lugar a un Jon y una Sansa que se acercan a ella entre incrédulos y sin saber qué decir al enfrentarse a una niña. Cuando Sansa sugiere que su madre era muy bella (para hacerle la plática a Lady Mormont), Lyanna le deja muy en claro que lo que importaba de su madre no era su belleza, sino que era una gran guerrera. Lyanna les pide ir directo y al grano; además es directa ella misma. Es inteligentísima para generar estrategias, y decidida y fuerte al mismo tiempo. Estas características, por cierto, no suelen ser apreciadas en las mujeres. Cuando tenemos esas cualidades suene decirse que somos “mandonas”, “malcogidas” entre otros muchos adjetivos negativos asociados desde el machismo al liderazgo femenino.

Esta serie logra que esas mismas cualidades sean algo que nos deje boquiabiertos y que admiremos a estas mujeres.

Para rematar la temporada 6, Lyanna no se conforma con ser muy cabrona con Jon y Sansa, sino que se enfrenta a un cuarto lleno de hombres para fijar su posición, cuestionarlos, ridiculizarlos por cobardes y traidores y además para hacer cambiar el tono de la discusión en apoyo a Jon Snow. La escena es poderosísima y empoderadora porque deja un cuarto lleno de hombres anonadados ante su fuerza, su inteligencia y su decisión.

14. Missandei y Melisandre, o las mujeres menos privilegiadas que también se empoderan

Tanto Melisandre como Missandei fueron esclavas. Ambas liberadas por sus capacidades. Ambas mujeres que tienen cierto poder (aun más Melisandre). Esto nos plantea otra cosa: son mujeres que no gozan de los privilegios de las otras protagonistas de la serie; no son hijas de nadie ni gozan de ningún puesto de poder más que aquel que ellas mismas se crean. Melisandre es aquella que predice y Missandei se convierte en consejera de Daenerys. Es importante mencionar que, si bien Melisandre tiene que recurrir al coqueteo, al sexo y símiles también nos plantea que para las mujeres, muchas veces esa es la única manera de acceder a puestos de poder.

15. Al cierre; y el test de Bechdel

Seguro que me faltaron muchas mujeres que son fuertes e importantes en GOT, pero les dejo algunas reflexiones finales. GOT supera con creces el Test de Bechdel, que se refiere a si una serie, película, cómic, etcétera, cumple con ciertos estándares para rebasar la brecha de género. La serie aprueba porque:

Hay más de dos personajes femeninos.

Hablan entre ellos.

No hablan solo de hombres.

Los personajes femeninos tienen nombre.

Las mujeres de GOT están enojadas y tienen razones para estarlo. Es en este momento cuando creo que se comienza a entender el porqué de tanta violencia. Es necesaria para entender la evolución de los personajes y cada uno de sus actos. Las mujeres de GOT han sufrido abuso, violencia, violaciones constantes; tienen todas las razones para estar enojadas. Estas mujeres deciden salir por completo del canon de lo que se espera de ellas. POR COMPLETO. Esto me recuerda un poquito, nomás tantito, no crean que mucho, a la realidad actual; sin embargo, acuérdense que en la realidad, cuando las mujeres estamos enojadas es porque somos unas malcogidas, solteronas, amargadas. No es porque tengamos razones para estarlo, dicen los machirrines. A lo mejor GOT les hace pensar tantito más al respecto…

Esta es una serie del empoderamiento y la liberación femenina.  Porque cuenta las historias de muchas mujeres que accedieron al poder desafiando al patriarcado y a las figuras masculinas de la época medieval (ficticia).

Los Siete Reinos serán gobernados por una mujer. Y sí, auguro que la serie terminará con una reina de los Siete Reinos (sospecho que Jon Snow muere o bien cederá el poder a Daenerys). Todos los personajes femeninos en GOT son ricos, son complejos y además, te dejan ver su evolución de un reino de rapiña, violencia y sangre a un lugar donde todos viven mejor gracias al empoderamiento femenino (mi muy personal predicción).

El sinsabor (que a la vez es una esperanza): cuando era niña ojalá hubiera habido más programas con mujeres líderes, fuertes y empoderadas. Me emociona que las niñas y adolescentes de hoy ya pueden encontrar estas series en las que se rompen todos los estereotipos de lo que las mujeres “debemos” ser. Ojalá que en este mundo algún día en los anales de la historia hablen de la época en la que las mujeres nos enojamos, dijimos basta y mejoramos el mundo en el que vivíamos.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

CHRIS ADLER, INVITADO DE LUJO EN EL METAL MAYA

Next post

EQUIVOCARTE TAMBIÉN ES UN ARTE. ENTREVISTA CON LA BANDA BASTÖN