Hablar de Gloria, la más reciente película de Sebastián Lelio, es apuntar la mirada hacía el cine chileno contemporáneo y adentrarse en el universo de una mujer de 58 años que —luego de divorciarse— se envuelve en una historia de amor, pasión y deseo, en una sociedad que, a decir del director, está obsesionada con la idea de que esto último sólo le corresponde a la juventud.

Por Eduardo H.G. / @altermundos

Gloria (Paulina García), es una soltera en Santiago, la capital de Chile, que gusta de salir a los salones de baile, mover el cuerpo, seducir y dejarse seducir. Vista así, la historia parece sencilla; no obstante, en sus 110 minutos de duración, el espectador se verá conmovido por la magistral actuación de García, quien llevará todo, erotismo incluido, a un nivel insospechado.

Gloria deseo otoño 1

La cinta es una batalla. Lelio, quien además de dirigir coescribió el guión, confronta la obsesión que tiene la sociedad por la juventud. “Para mí era un deber presentar esos cuerpos maduros con mucha dignidad y sortear el desafío de filmar las escenas eróticas sin perder la esencia de la película”, aseguró ante el público de la pasada edición del Festival de Cine de Morelia (FICM).

El vaivén de su citadineidad (cotidianidad en la ciudad), que lleva a Gloria de visitar a sus hijos a encontrarse con su ex esposo, trabajar en una oficina, odiar a los gatos o bailar, se ve impactado por el encuentro con Rodolfo (Sergio Hernández), hombre siete años mayor que ella con quien entabla una relación intensa que toca los límites de lo enfermizo, sin abandonar el humor.

“Una película muy musical”, agregó Sebastián en sus proyecciones de Morelia. Y sí, el filme cuenta con un ecléctico soundtrack, que lo mismo incluye a Paloma San Basilio que a Massiel, Umberto Tozzi, Rita Lee y Donna Summer. La referencia es ochentera, época marcada por la dictadura en Chile. De ahí que, según lo aseguró García, se le dificultó conectar con las canciones, sin embargo el resultado es completo.

En su corta existencia en el circuito de salas (se estrenó en febrero de 2013) la cinta ya cautivó a la escena chilena y se proyecta de buena forma en el plano internacional. En el Festival Internacional de Cine de Berlín se llevó el Premio a la Mejor Interpretación Femenina; en el Festival de San Sebastián obtuvo el de Cine en Construcción, y es una de las finalistas a los Premios Goya.

Sebastián Lelio suma Gloria a su corta pero fructífera filmografía. En el terreno documental presentó CERO en 2003, un documental con material inédito sobre la caída de las Torres Gemelas de Nueva York y dirigió dos temporadas de la serie documental Mi mundo privado, la cual fue nominada dos veces al premio Altazor y a los premios EMI.

En el terreno de la ficción inició en 2005 con La Sagrada Familia, largometraje rodado en tres días, que obtuvo más de 28 premios nacionales e internacionales. En 2009 presentó en Cannes Navidad y dos años después regresó a pantallas con El año del tigre.

Gloria  deseo otoño m1

EL CINE CHILENO DISPARA PARA TODOS LADOS

En una entrevista con el periodista Pablo Goldbarg, realizada a propósito del lanzamiento de Gloria, Sebastián Lelio asegura que el cine chileno actual —luego de la dictadura y los años posteriores de recuperación democrática— intenta “ponerse a la altura de la modernidad de la sociedad…. el cine chileno se caracteriza por una gran diversidad, dispara para todos lados”.

“Hay puntos de contacto con el latinoamericano, como las escalas de producción, o las historias de pocos personajes… pero hoy en día hay desde thrillers —de calidad— hasta viajes psicodélicos, revisión política, una intimista como Gloria, o Tráiganme la cabeza de la mujer metralleta, en fin, esa explosión multicolor es lo más interesante del cine chileno”.

En ese contexto se sitúa Gloria. Amor y deseo en tiempos donde el cuerpo de esta mujer (de todos, la vejez es aún inevitable) entra al otoño de la vida. La paradoja nos invita. Este viernes 10 enero, la cinta llega a salas mexicanas (Ciudad de México, Querétaro y Estado de México) con 13 copias, bajo el sello de Canana.

YACONIC

YACONIC

Previous post

VICENTE GAYO

Next post

A LOVE ELECTRIC