Por David Cortés

La muerte siempre llega puntual a la cita. Es inevitable, pero aún así, cada vez que aparece la tristeza nos invade. 2016 fue un  año en el que figuras prominentes del rock nos dejaron y aunque su música permanece, queda esa sensación de que al morir se llevan algo de nuestras vidas.

Es el caso de Greg Lake (1948, Oakdale, Inglaterra), a quien la mayoría recuerda como el guitarrista-bajista de Emerson, Lake and Palmer, banda que le dio lustre y algunas de sus mejores páginas al rock progresivo. Con ellos asentó temas como “Tarkus”, “Jerusalem” o “Tocatta” y pergeñó hermosas baladas: “Still… you turn me on”, “C’est la vie” y “Lucky man”.

emerson-lake-and-palmer-greg-lake

Greg Lake, Keith Emerson y Carl Palmer (1972).

Sin embargo, aquí me acerco a los primeros años de su carrera, sus inicios en el instrumento y sus primeras agrupaciones, con especial énfasis en su arribo a King Crimson y el legado que dejó en los primeros discos de la banda. Vamos ahí.

El 13 de noviembre de 1968 Michael y Peter Giles, Robert Fripp e Ian McDonald grabaron, como Giles, Giles, Fripp and McDonald un programa para la BBC en el que, según el biógrafo de King Crimson, Sid Smith, “hacían cosas tontas en un campo”. Sigue el escritor: “El día siguiente de la filmación, entre las doce de la noche y las cuatro de la mañana, Fripp y Michael Giles discutían acerca del futuro. Específicamente, Fripp argumentaba que lo que la banda necesitaba era un vocalista y front man fuerte y sugirió a Greg Lake, a quien había conocido en Bournemouth, como el candidato ideal”.

Ese año Greg tocaba los siete días de la semana con una banda llamada The Gods. En 1960 su madre le compró su primera guitarra y comenzó a tomar lecciones con Don Strike, el mismo tutor que le había enseñado a quien sería su futuro compañero, Robert Fripp.

greg-lake-robert-fripp

Greg Lake y Robert Fripp.

La primera agrupación de Lake fue Unit Four, formada en 1965. Él cantaba y tocaba la guitara líder. Cuenta el guitarrista: “Fripp solía venir para verme. Se brincaba la barda porque no podía pagar la entrada y al final de los conciertos nos poníamos a platicar y a tocar un poco”.

El joven Lake se integró por una breve temporada a The Time Checks, colaboró en la formación de The Shame (en ese entonces Robert Fripp era su roadie) y en septiembre de 1967 grabaron un sencillo, una versión de “To old to go ‘way little girl”, original de Janis Ian. Posteriormente se unió a The Gods, pero en noviembre de 1968 Fripp lo llamó y aceptó trasladarse a Londres para integrarse a su banda.

Esta agrupación, aún sin nombre, comenzó a ensayar en enero de 1969 en el Fulham Palace Café, donde trabajaban temas de Joni Mitchell, The Beatles, Robert Fripp, Michael Giles y una balada llamada “Lucky man” escrita por Greg Lake.

El 22 de enero la banda adoptó el nombre de King Crimson y cuenta Lake acerca de los ensayos: “Era mejor no cometer errores porque podía ser muy feo. Había una especie de ‘mirada de la muerte’ cuando tocabas algo que no era de buen gusto. Podría ser cualquiera, obtenías una mirada bastante dura de Michael, Fripp o yo. Había una especie de código del comportamiento musical. No solo se trataba de no tocar la nota equivocada en el momento inapropiado, se esperaba de ti que tocaras música de calibre, esa era la expectativa general de todos”.

Greg Lake se trasladó al bajo y el grupo (completado por Robert Fripp, guitarra; Ian McDonald, alientos, vibráfono, teclados, melotrón, coros; Michael Giles, batería, percusiones; y Peter Sinfield, letras) lanzó su primera producción en 1969 bajo el título de In the Court of the Crimson King. Allí el ahora bajista dejó una profunda impronta con su instrumento, pero aún más con su voz en cortes como “21st century schizoid man”, “Moonchild”, pero, en especial en “Epitaph”, el track favorito de Ian McDonald: “Es una canción hermosamente estructurada y un vehículo perfecto para Greg. En mi opinión, es la mejor interpretación vocal de Greg Lake, cualquiera”.

Sid Smith le da la palabra a Lake, que dice de la composición: “Creo que es una canción conmovedora. Hay una finalidad en ella y de alguna manera encapsula muchos de los sentimientos que existían acerca de las grietas en la sociedad. Estaba esta visión idealista del amor, el flower power y demás, pero había fracturas y esa canción de alguna forma tipifica ese periodo con toda su ingenuidad. Acerca de lo bien cantada que está… era mi trabajo. Cuando escucho de nuevo mi voz de esos años, me suena muy ingenua, y frecuentemente pienso que lo podía haber hecho mejor”.

Una situación tirante, conflictos internos y la conjunción de una gira americana entre The Nice y King Crimson, en la que Keith Emerson le propuso a Lake formar una nueva banda, orillaron al bajista a abandonar la embarcación, no sin antes participar en la grabación de In the wake of Poseidon. Dice Lake en el libro de Smith acerca de esos años: “Robert me preguntó si quería continuar en el grupo bajo el nombre de Crimson y creo que lo hubiera hecho si solo uno de los dos (Ian o Michael) hubieran salido. Ahora probablemente no importa mucho, pero entonces existía eso que llamaban integridad y sentí que no era del todo honesto proseguir como King Crimson”.

Cuenta el también fallecido Keith Emerson acerca de su encuentro tras bambalinas en la gira donde The Nice compartió cartel con King Crimson: “Me puse a charlar con Greg y acordamos que a nuestro regreso a Inglaterra, discutiríamos nuestras ideas. Platicamos mucho y, de hecho, no tocamos nada durante mucho tiempo”.

Junto con Carl Palmer, baterista proveniente de Atomic Rooster, Lake y Emerson formaron el trío Emerson, Lake and Palmer en Londres en los albores de 1970 y comenzaron a ensayar en los Island Studios temas como “Rondo” y “21st Century Schizoid Man”. Luego tuvieron un debut espectacular en el Festival de la isla  de Wight en agosto de 1970 y tres meses después apareció en las tiendas el álbum epónimo del grupo.

Es una historia ya más conocida, marcada por trabajos como Tarkus, las adaptaciones a obras clásicas como Pictures at an Exhibition, “Fanfare for The Common Man” o “Toccata”, la creación del sello Manticore, las giras mastodónticas (una muestra de ello plasmada en el álbum Welcome back my friends, to the show that never ends… Ladies & Gentleman, Emerson, Lake and Palmer) y álbumes ambiciosos como los dos volúmenes de Works en los cuales se advierten las grietas que ya mostraba la agrupación.

En 1979 el trío se desbandó y en la década siguiente funcionaron como Emerson, Lake & Powell. Al comenzar los noventa se reunieron y grabaron un par de álbumes (Black Moon, 1992; e In the Hot Seat, 1994). Su última presentación se llevó a cabo en 2010 en el High Voltage Festival para conmemorar el cuarenta aniversario del grupo.

greg-lake-emerson-lake-and-palmer

Greg Lake en 1972.

Como solista el guitarrista grabó: Greg Lake (1981), Manouvres (1983) y Ride the tiger, junto a Geoff Downes (2015).

Greg Lake falleció el 7 de diciembre de 2016, a la edad de 69 años, víctima del cáncer, pero a pesar del éxito de ELP, parte de su corazón se quedó anclado en King Crimson: “Era una mejor banda que ELP. Creo que tenía más alma y era más innovadora”.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

GEORGE MICHAEL Y RICK PARFITT: DESDE QUE EL ROCK IBA A SALVAR AL MUNDO

Next post

40 GRADOS