Por Mario Castro / @LaloCura__

Faltan unos días para que la banda se deje venir (¡ah, caray!) al Bahidrogá: un paraíso al que arriban almas dionisíacas en busca de aguas cristalinas, plantas fumestibles y una excelsa oferta musical que guiará a los cuerpos intoxicados (obviamente por los ritmos) a liberar el estrés citadino y relajar los músculos comprimidos por el amado metro.

Como cada año, el #LlamadoBahidorá tendrá lugar en Las Estacas, una joya morelense que incita a la relajación. Por ello, mas no por la onda eco friendly, desde sus inicios el festival se ha preocupado de que las emisiones de CO2 y el basurero que deja la horda alcohólica no afecte el ecosistema. Bahidorá presume de ser el único festival mexinaco que busca ser 100% sostenible: este año desea sepultar los vasos que utilicen los asistentes para que el próximo renazcan en forma de plantas.

el umbral bahidora cartel 2017

Ya entrados en la onda neojipi, o hippiellenial, Bahidorá es el sitio ideal para —si encontrase boleto— hacer yoga, bucear o tirarse a pleno sol (por voluntad o porque ahí murió la fiesta). Además, habrá chance de ir a chacharear a las tiendas de diseño para comprar una pipa, un poco de ropa salvaje, el traje de baño olvidado, labiales, etcétera. Así que guarda efectivo, además del destinado para la gasolina del regreso y las sustancias.

Y si quieres desahogarte porque crees que no vale nada la vida o que eres un pelele, habrá chance de entrar a las Fuckup Nights: talleres dirigidos a la banda que ha fracasado, la que lo hará y la que simula que nunca le ha pasado. Si te sientes bulleado, un godínez sin futuro o un nini desmotivado, podrás escuchar las historias de tres emprendedores. Para después, si te avientas, abrir tu corazoncito y ver que no todo está perdido y, si te lo propones, tener algún día una página músico-cultural-noticiosa.

carnaval bahidora 2017

Rampue.

¿Alcanzaste camping? Pues dale a El Umbral: rito previo a la liberación desenfrenada con el que nos uniremos con el entorno (¡ay weey!), acompañados por la música del berlinés RampueMira, desde Alemania; el atmosférico Oceanvs Orientalis y Rubinskee, el representante mexa.

Si su abuelita se mochó con la pensión ya la armaron. ACÁ te dejamos nuestra crónica del año pasado. Todos los detalles en el sitio oficial.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

LUISA ALMAGUER: MÚSICA, TRISTEZA Y DISIDENCIA TRANSGÉNERO

Next post

MUJERES, SERIES Y PISTOLAS