Por Ikal Morte

En Asalto a las panaderías el escritor japonés Haruki Murakami dibuja una línea feérica entre los acontecimientos pasados y los presentes. Dicho trazo se transforma de un confuso recuerdo a la posible solución de un insatisfecho presente.

Los escenarios son comunes y ordinarios: una panadería o un McDonald´s, pero pronto un detalle rescata a la sencillez: música clásica de Richard Wagner, dos amigos cuchillo en mano dispuestos a robar conchas, cuernos y bolillos quizá, y un matrimonio enmascarado que causa confusión en los adormilados empleados de la cadena de comida rápida.

asalto a las panaderias kat menschik asalto a las panaderias kat menschik2

Todo ello gira entorno a la constante hambre voraz que sienten los protagonistas en el estómago y al parecer, también en sus vidas. Una epifanía marital parece notar la salida: traer el pasado al ahora para concluir historias con finales pendientes. ¿Es que donde vemos errores distantes se escode la solución a la insatisfacción del presente?

Tal vez no sea para tanto. La historia es sencilla, la lectura es agradable y ligera, se acompaña de ilustraciones dramáticas, oníricas y surrealistas de la alemana Kat Menschik —quien  ya ha ilustrado en Zorro Rojo Sueño (2013) y La biblioteca secreta (2014)—. Imágenes “de verdad diferentes y únicas”, como describe el mismo Murakami.

Para los seguidores del autor este material no puede pasar desapercibido, pues además de alabar el trabajo de Menschik, hace mención del camino tomado por los protagonistas, quienes de alguna manera brincan a las páginas de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (1994).

Cuchillo en mano, avanzamos por la calle a paso lento. Igual que en Solo ante el peligro. Los proscritos que van a enfrentarse a Gary Cooper. A medida que nos acercábamos aumentaba el olor del pan horneándose. Cuanto más intenso era el olor, más se inclinaba la pendiente que nos conducía al mal…

asalto a las panaderias haruki murakami kat menschik

Asalto a las panaderías de Haruki Murakami, ilustrado por Kat Menschik. Traducción  por Lourdes Porta. Libros del Zorro Rojo. 64 pág. Barcelona. 2015.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

polynoor entrada
Previous post

ABUELA, ACÁ HAY ILUSTRACIONES OBSCENAS

la chica del tren entrada
Next post

LA VENGANZA DE LA ESPOSA: DE AGATHA CHRISTIE A LA CHICA DEL TREN