Hay más rutas que la nuestra, Ciclorama y Floor of the Forest de Trisha Brown muestras acogidas por el Museo Tamayo

El pasado ocho de mayo, el Museo Tamayo Arte Contemporáneo inauguró tres nuevas muestras Hay más rutas que la nuestra. Las colecciones de Tamayo después de la modernidad, Ciclorama, y el performance/escultura Floor of the Forest, como parte del programa curatorial 2013.
Por Sonia Ignorosa
Fotos Alejandro Resendi

Hay más rutas que la nuestra. Las colecciones de Tamayo después de la modernidad, exposición curada por Willy Kautz, en colaboración con Eduardo Aboroa y Daniel García Usabiaga, es una muestra conformada por más de treinta y cinco obras de veintitrés  artistas tanto nacionales como extranjeros, dentro de los que destacan nombres como Francisco Toledo, Gabriel Orozco, el mismo Rufino Tamayo, Mathias Goeritz, Joan Miró, entre otros.

En palabras del curador, ésta es una exposición  que  surge de la propuesta de crear nuevas líneas curatoriales que toman como  punto de partida una visión institucional y alusiva a la modernidad conformada por las diferentes colecciones reunidas por el artista oaxaqueño, que tiene como objetivo principal exponer la postura universal del artista; negando la idea de un arte único incapaz de abrir paso a otras tendencias. Por lo que la idea de internacionalización propuesta por Tamayo se contraponía al manifiesto expresado en su momento por el artista David Alfaro Siqueiros, “No hay más ruta que la nuestra”, retomando así la exposición dicha consigna y transformándola bajo la visión internacional de Tamayo para mostrar, que efectivamente Hay más rutas que las nuestra.

La exposición busca construir la internacionalización, pero dentro de un mismo circuito -uno nacional-, en el que el museo funge como un circuito local que nos presenta una producción en arte internacional que no necesariamente nace en el extranjero, pues la producción de arte nacional también habla de un lenguaje global y actual que al mismo tiempo se vuelve internacional, ya que es exportado a otros países y ciudades en el extranjero, explicó Kauttz.

Hay más rutas que la nuestra es concebida como un campo de tensiones estéticas entre las colecciones del Museo de Arte Prehispánico Rufino Tamayo, en Oaxaca, y la de este museo de arte internacional; ya que la muestra incluye obras prehispánicas, modernas y contemporáneas que contraponen los modos de asimilación de lo autóctono con los cánones internacionales del mainstream, sean éstos modernos o recientes.

La exposición reúne algunas de las más recientes colecciones incorporadas al acervo del museo (2011) obras de Francis Alÿs, Carlos Amorales, Teresa Margolles, Jonathan Monk y Wolfgang Tillmans, junto con piezas representativas de arte moderno y contemporáneo adquiridas por Tamayo en vida, las cuales permiten releer la colección original del museo. Así los visitantes podrán disfrutar de piezas como el escultural tapiz Henequén rojo y negro, del catalán Grau Garriga, Peinture,  de Joan Miro, Chapulín del oaxaqueño Francisco Toledo, Mujer de la Jungla, de Günther Gerzo; además de  piezas históricas que forman parte del acervo del Museo de Arte Prehispánico de Oaxaca que el artista donó en 1974.

[nggallery id=25]

_____________________________________________________________

CICLORAMA

El paisaje ha sido uno de los temas más representado y politizado en el que hacer artístico, y dicha práctica se hace presente en la exposición Ciclorama, la cual retoma su nombre del invento del pintor irlandés, Robert Barkeer; en el que una pintura de un paisaje monumental plasmada en un edificio circular producía la impresión de estar inserto en el contexto físico del paisaje propuesto, según explico Andrea Torre Blanca, curadora de la exposición.

Este mismo efecto es el que propone la muestra Ciclorama, pues aborda el tema del paisaje a través del trabajo de cinco artistas de diferentes nacionalidades: Salvatore Arancio (Italia), Elena Diamani (Perú), Haris Epaminomba (Chipre), Cyprien Gaillard (Francia) y Matts Leiderstam (Suecia).

Los expositores en Ciclorama buscan apropiarse del pasado mediante la copia de pinturas clásicas, la manipulación de grabados antiguos, collage de fotografías o citas que aproximan la mirada del presente en el pasado desde un punto de vista actual. Las obras aquí expuestas nos evocan un paisaje como género (siglo XVII) que a lo largo del tiempo se ha desvirtuado con la inclusión de paisajes postmodernos, abstractos y atemporales, en los siglos XX y XXI.

Entre las obras que más llaman la atención dentro de la exposición se encuentran las piezas de Matts Leidertam, pues el retoma la idea del viaje como forma de aprendizaje, mediante la reflexión sobre la mirada en relación con el paisaje, con el objetivo primordial de “aprender a ver” nuevamente a través de las pinturas y con la inclusión de artefactos ópticos que nos permiten darle una nueva lectura al modificar ciertos detalles de las mismas. Pero sin duda, la pieza que más llama la atención es la del periscopio, creado especialmente para ésta muestra en el Museo Tamayo, convirtiendo al mismo recinto en una pieza más de la exposición; ya que este se vuelve parte de la naturaleza y la naturaleza parte de él.

En Ciclorama, el visitante encontrará, aleatoriamente, indicios de lo sublime y lo pintoresco; lo romántico y lo político; lo científico y lo poético hasta la representación inmaterial y teórica del paisaje. Desde estas distintas perspectivas, la construcción del paisaje invoca las múltiples maneras en las que nuestra mirada se ha formado desde la visión europea.

[nggallery id=26]

_____________________________________________________________

TRISHA BROWN FLOOR OF THE FOREST

Desde hace mucho tiempo, el Museo Tamayo ha presentado en su patio central obras que van más allá de una simple pintura o escultura, se ha enfocado y ha tenido interés en proyectos u obras tridimensionales que no buscan la estética tradicional; así artes escénicas como la danza hacen participe activamente al espectador .

Trisha Brown (E.U.A.) está considerada como una de las figuras más importantes e innovadoras de la danza contemporánea. Su trabajo redefinió la práctica coreográfica en los años sesenta y setenta en el contexto de la vanguardia neoyorquina.

Es así como en esta ocasión se presenta en el patio central del Museo Tamayo, el montaje de la pieza escultórica y coreográfica de Trishan Brown, Floor of the Forest, una pieza que involucra a la danza y al performance que fue ejecutada por primera vez en 1970 por Trishan Brown y Carmen Beuchat. La obra consta de una estructura de metal cubierta por una malla hecha de ropa, en la que dos bailarines se desplazan, haciendo las tareas más cotidianas como es vestirse y desvestirse bajo los influjos de la fuerza de gravedad, haciendo aún más interesantes los movimientos de los bailarines, que en algunos momentos hacen una pausa para experimentar y dejarse llevar por la fuerza de gravedad, apreciando más que una simple danza o coreografía.

Lo que se destaca de esta pieza es la negociación entre la estructura e improvisación que permite a los danzantes hacer movimientos no memorizados, los cuales agudizan los sentidos de quienes se desplazan por la retícula de cuerda cubierta por las coloridas prendas,  con movimientos sutiles e ingeniosos que dan la mejor solución a un problema dado bajo la presión de un público que observa.

Sin embargo la obra sólo se activa con la intervención de los bailarines y puede ser apreciada como un performance, ya que la estructura es concebida como una escultura mientras permanece inerte, pues sólo Martes, Jueves y Domingos puede ser apreciado el performance, desmereciendo así el objetivo principal de la obra..

La pieza se desarrolló en conjunto con el Centro de Producción de Danza Contemporánea (CEPRODAC), a través de la participación de sus bailarines, formando un vínculo de colaboración entre el INBA, el Museo Tamayo, el CEPRODAC y The Trisha Brown Dance Company, bajo la curaduría de Julieta González.

[nggallery id=28]

_____________________________________________________________

Floor of the Forest de Trisha Brown 

Del 12  mayo  hasta el 21 de julio.

Horarios del performance Floor of the Forest
Martes y jueves 13:00 horas
Domingos 12:00, 13:30, 15:00 y 16:30 horas

Hay más rutas que la nuestra. Las colecciones de Tamayo después de la modernidad

Del 8 mayo  hasta el 18 de agosto.

Ciclorama

Del 8 mayo  hasta el 1 de septiembre.
Horario:

lunes Cerrado
martes 10:00 – 18:00
miércoles 10:00 – 18:00
jueves 10:00 – 18:00
viernes 10:00 – 18:00
sábado 10:00 – 18:00
domingo 10:00 – 18:00
YACONIC

YACONIC

Previous post

Carcajadas en la Vasconcelos

Next post

PIERRE CARREAU