UNA PEQUEÑA CRÓNICA METALERA

El pasado 25 de octubre se llevó a cabo el Hell and Heaven Metal Fest en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez. Un festival que generó expectativa debido al fallido intento de realización que tuvo en marzo pasado, cuando se realizaría en Texcoco, Estado de México. Luego de buscar en distintas sedes a lo largo del país, los organizadores decidieron hacerlo en el DF y la oferta musical se redujo a un día. Aquí rescatamos una pequeña crónica del evento.

ROBZOMBIE

ROB ZOMBIE

Texto por Miriam Almeida Vilchis
Fotos: angular11-18mexico.com.mx

El Hell and Heaven Metal Fest comenzó alrededor del mediodía, y aunque ese sábado tuvo la ventaja de contar con un Sol en todo su esplendor, para las primeras horas el lugar lucía desangelado por la poca cantidad de gente que se encontraba ahí. Pero entre la mayoría los asistentes que se congregaron desde ese momento hasta el final algo prevaleció: las caras pintadas haciendo alusión a algún integrante de Kiss —grupo que cerraría el evento.

Aunque el metal fue el protagonista de esa tarde-noche, también se le dio la oportunidad a un grupo de ska, la Sekta Core —que mostró su lado más punketo—. La banda prendió a los fieles que se congregaron en el Heaven Stage (escenario principal).

En total fueron seis los escenarios disponibles —aunque dos de ellos eran realmente pequeños—, y lamentablemente en cuatro falló el audio. En el caso del True Metal Stage y el New Blood Stage la decisión de colocarlos muy cerca uno del otro, y que las bandas coincidieran en horarios, provocó que el sonido se empalmara, cosa que no sucedió en los escenarios estelares (Hell Stage y Heaven Stage), en los que se presentó una mejor organización.

KISS

KISS

2-KISS-

KISS

El talento nacional se enfrentó a bandas legendarias del metal internacional. Los mexicanos sacaron la casta dando lo mejor de sí para ganarse el respeto. Ejemplo de ello fue Transmetal, legendaria agrupación con sus 26 años de carrera. El público no dejaba de apoyarlos, de corear (cuando era el caso) y realizar headbangings.

Los brasileños estuvieron presentes con Angra, banda con gran sonido que se ganó al público mexa. Las féminas también hicieron acto de presencia y mostraron que saben tocar metal. Y, como parte de las distracciones, hubo un pequeño ring donde se presentaban algunos luchadores.

Uno de los shows más esperados fue el de Rob Zombie. Era la primera vez que el también director de cine de horror se presentaba en la capital mexicana, lo cual generó que esta actuación fuera una explosión de emociones. Aunque tampoco se libró de problemas de sonido, supo sacar adelante la presentación, haciendo de canciones como “Dragula” un momento especial.

Korn fue una de las bandas mayores que no se escaparon de los problemas de audio. En la parte de atrás no se apreciaba del todo bien su poder. Los californianos comandados Jonathan Davis presentaron temas emblemáticos; aquellos que a finales de los 90 e inicios del nuevo milenio tuvieran gran popularidad entre la muchachada.

Otra banda, un tanto distinta al género del festival, pero que desde su anuncio causó revuelo y se convirtió en una de las más esperadas, fue Limp Bizkit. Su rap metalero hizo que los gustosos de su mezcla se pusieran a brincar y levantar las manos.

3-ANNIHILATOR

ANNIHILATOR

4-LIMBISKIT-

LIMP BIZKIT

LIMP BIZKIT

LIMP BIZKIT

5

El broche de oro —como mencionamos antes— estuvo a cargo de Kiss. El público que añoraba ese momento estaba compuesto por niños, jóvenes y rucos. Generaciones enteras educadas con la música de los neoyorquinos. Todos coreaban y secundaban las frases que Paul Stanley se esforzaba para decir en español. “I Was Made For Loving You”, “War Machine”, “Hell Or Hallelujah”, “Let Me Go, Rock ‘N’ Roll” y “Shout It Out Loud”, entre otros temas, conectaron la noche y la hicieron especial.

El Hell and Heaven Metal Fest terminó, y a pesar de todas las peripecias, salió avante. Hay metal para rato y estos foros son, cada vez, más necesarios.

7-AGORA

AGORA

6-KORN

KORN

YACONIC

YACONIC

Previous post

LOS TRÓPICOS DE HENRY MILLER

Next post

LA EMOCIÓN NO DICE “YO”