En esta nueva producción documental de la pareja Elaine McMillion y Kerrin Sheldon, se muestra la lucha diaria que tres mujeres ―Jan Rader, subcomandante del Cuerpo de Bomberos del condado de Huntington; Patricia Keller, jueza del Tribunal de Tratamiento de Adicciones del condado de Cabell y Necia Freeman, miembro de la Iglesia de Brown Bag― realizan día a día con el propósito de erradicar el problema de adicción a la heroína y otras drogas, en Virginia Occidental.

Los datos duros nunca dejan de mostrarse a lo largo de los 39 minutos que dura Heroína(s)Heroin(e), en ínglés―, la apuesta de Netflix para ganar el Oscar en la categoría a Mejor Cortometraje Documental, premio que ostenta desde el año pasado con The White Helmets. La dirección de McMillion es mesurada y lo suficientemente discreta para conmocionar al espectador con la historia y labor de estas tres mujeres, aunque mayoritariamente de Rader, quien recorre los condados para salvar a las personas que han tenido una sobredosis problema que cobra de 30 a 40 vidas al año.

La dirección fotográfica, realizada por Sheldon, evita los rostros de las y los afectados, a menos que sea necesario. El espectador es un testigo silencioso de quienes acuden al llamado de auxilio. Una narrativa algo lenta pero no para desinteresar al espectador.

Se acompaña todo el tiempo Jan, Keller y Freeman quienes parecen no turbarse en absoluto por las cámaras. Ellas se concentran en su labor hacen saber a los afectados que tienen una segunda oportunidad. Tal vez el valor más significativo en este cortometraje sea la preocupación por el mejoramiento del lugar que vio nacer a estas mujeres. Lo explica mejor la subcomandante Rader: “pretendo que no nos definamos por un problema”, pero también la consterna: “temo que hayamos perdido a más de dos generaciones”.

No es la primera vez que la pareja de cineastas trata las problemáticas que padecen los habitantes de Virginia Occidental. En 2013 produjeron Hollow, un documental interactivo disponible en su página oficial que trata el tema de la disminución población en el condado de McDonell County, un área rural, argumentada por la búsqueda de mejores oportunidades laborales.

Sin llegar a las lágrimas, Heroína(s) conmueve con los resultados esperanzadores que muestra al final, algo característico en el trabajo de los Sheldon. Pese a todo hay esperanza. Tres mujeres han demostrado que es posible cambiar al mundo si se cree en ello.

Martín Vargas

Martín Vargas

Me gusta contar historias: la forma es lo de menos. A veces una palabra vale más que mil imágenes.

Previous post

ALICAN GORGU TATUA PELÍCULAS DE CULTO

Next post

DESDE BERLÍN: EL OTRO LADO DE LA ESPERANZA