La excelsa combinación entre una sensual voz y un carisma extraordinario dieron como resultado una noche llena de caderas ondulantes y vibras tropicales. Hollie Cook se presentó en el Foro Indie Rocks! el pasado 10 de mayo en la segunda fecha que brindó a una Ciudad de México que agotó rápidamente las entradas. Una noche digna de recordar como una probadita de un sound system jamaicano en un foro.

Malamar, banda mexicana de reggae lleno de fusiones y contrastes, fue la encarga de abrir el evento y preparar a la multitud para recibir a la artista que era esperada por un público lleno de contrastes pero en armonía con el deseo de bailar bajo los cálidos y melodiosos ritmos que Hollie Cook tiene siempre en sus producciones. Las 23:00 horas marcaron el inicio de un viaje que abordaríamos en un vestido vistosamente amarillo donde el cuerpo de Hollie se movía como si fuera peligroso quedarse quieta.

“Angel fire” fue la canción que impulsó los pies de los asistentes a moverse  y calentó nuestras gargantas para poder corearla y llenarla de halagos como bien se los tenía merecidos. Probablemente no fue de las canciones más esperadas, pero creo que funcionó ya que todas y todos esperábamos sacudir el cuerpo de las presiones semanales a través de un ritmo que es por antonomasia liberador de energía y la invitación a contagiarse buena vibra. El dub de Hollie Cook despertó cada partícula de agua de nuestro ser y comenzamos a sudar con “Desdemona” quinta canción interpretada durante esa noche.

Foto: Miguel Sosa

La cantante mostró una evidente conexión con sus músicos, misma que se reflejaba en sus interpretaciones que despertaron en un público eufórico gritos de admiración y alicientes a continuar con el show. Hollie se mostró sumamente emocionada al grado que las lágrimas inundaron sus ojos cuando mencionó que estaba muy orgullosa de estar ahí y que eso le resultaba un enorme placer.

Foto: Miguel Sosa

Su llanto no era más que el sinónimo de la euforia de saberse esperada y altamente deseada por quienes la observábamos. No de un deseo carnal, sino un deseos de empaparnos descaradamente con su alegría y sensibilidad que transmite en cada palabra cantada y cada movimiento al ritmo de su místico dub. Se trató de una noche calurosa que se encendió más bajo las paredes del foro. Las improvisaciones y versiones alargadas de sus canciones lograron que hasta el más arrítmico moviera aunque sea la cabeza.

Las caderas y el movimiento casi hipnótico de las manos no se hizo esperar cuando se escucharon los primeros acordes de “Superstar”, Hollie cantaba y bailaba mientras disfrutaba enormemente su música y la conexión que ésta lograba con su público que había esperado ansiosamente la llegada de mayo para sacudirse por  completo con su arribo a la ciudad que la hizo vibrar y no parar de hablar y agradecer entre canciones.

Foto: Miguel Sosa

Parece que dejar lo mejor para el final es una fórmula que no se ha desgastado en la historia y Hollie Cook respondía a cada uno de los aplausos con una canción cada vez más sensual y esperada por todas y todos. Fue así como “Together” cimbró nuestros oídos al mismo tiempo que comenzó a presentarnos a los músicos que armoniosamente la acompañaban. Tras presentarlos, un sonido idéntico a las olas del mar salinizo el ambiente y enloqueció a los asistentes: “99” fue interpretada por una mujer tan dueña de sus movimientos que gustaba compartirlos.

“Milk & Honey” fue la pieza con la que Hollie se despidió de su público, o al menos eso nos hizo creer. Tras terminar de interpretar ésta sexy pieza, dio las gracias y salió del escenario tras el apagón súbito de luces. Evidentemente nadie pensaba retirarse del lugar hasta escuchar en vivo “Stay alive”, pieza musical que se desprendió de su más reciente producción y que generó efectos enervantes en quienes la escuchamos en vivo porque en cuanto su baterista regresó a preguntarnos si queríamos más de Hollie Cook, tomaron lugares los músicos y reconocimos la canción, todas y todos enloquecimos en un movimiento suave y cadencioso que no bajó su nivel cuando nuevamente otra melodía nos recordó el mar y su exquisito ritmo con “Postman” dando lugar a su despedida real abandonando el escenario con una sonrisa enorme que iluminó todo el Foro Indie Rocks!

Foto: Stephanye Reyes

Cuando se encendieron las luces por completo no había una sola cara larga, no había atisbos de mal humor o estrés. Todos habíamos podido disfrutar por un espacio de alrededor de hora y quince minutos un ambiente lejos de lo mortal que resulta vivir con preocupaciones y malas energías, aquí fue posible tomar vacaciones imaginarias por un corto lapso para volver a las actividades diarias orgullosos de disfrutar de un show que no requirió visuales más que los movimiento de Hollie.

Foto: Miguel Sosa

TE PUEDE INTERESAR:

MIERDA DE MÚSICA O CÓMO SER TOLERANTE CON LA BASURA QUE ESCUCHAN LOS DEMÁS

DIEZ LIBROS SOBRE MÚSICA QUE TIENES QUE LEER ÉSTE AÑO

ROBIN VELGHE TE ENSEÑA CÓMO DISEÑAR E ILUSTRAR MÚSICA

DAVID BOWIE, O CÓMO LA MÚSICA SE ENCUENTRA EN EL FONDO DEL SER

CHARLES BRADLEY: LA MÚSICA DEL ALMA; EL CAMINO DEL DOLOR

Stephanye Reyes

Stephanye Reyes

Periodista en formación.
Humana por imposición, bruja por elección.

Previous post

HIPPO CAMPUS EN EL FORO INDIE ROCKS

Next post

CORROSION OF CONFORMITY EN EL CIRCO VOLADOR