Existe un fragmento de Miedo y asco en las Vegas en el que Hunter S. Thompson hace un monólogo de una claridad pasmosa. En este desboca su reflexión sobre el cambio de era, de sensibilidad y pensamiento que significaron los sesenta. El llamado “monólogo de la ola” es una reflexión prístina, con toda la fuerza de la prosa de Hunter, con toda su sensibilidad y locura gonzo. Lo reproducimos a propósito de los 12 años de su muerte, ocurrida el 20 de febrero de 2005, cuando se suicidó en su rancho de Colorado.

Por Hunter S. Thompson*

Extraños recuerdos en esta inquietante noche de Las Vegas. ¿Cinco años después? ¿Seis? Parece toda una vida, o al menos una Era Básica: el tipo de punto culminante que no se repite. San Francisco a mitad de los sesenta fueron una época y un lugar muy especiales para quienes los vivieron. Quizá significase algo, quizá no, a la larga… pero ninguna explicación, ninguna combinación de palabras o música o recuerdos puede rozar esa sensación de saber que tú estabas allí y vivo en aquel rincón del tiempo y del mundo. Significase lo que significase…

La historia es algo difícil de conocer, debido a todos esos cuentos pagados, pero aun sin estar seguro de la «Historia» parece muy razonable pensar que de vez en cuando la energía de toda una generación se lanza al frente en un largo y magnífico fogonazo, por razones que no entiende nadie, en realidad, en el momento… y que nunca explican, retrospectivamente, lo que de verdad sucedió.

hunter s. thompson

Mi recuerdo básico de esa época parece anclarse en una o cinco o quizá cuarenta noches (o mañanas muy temprano) que salí del Fillmore medio loco y, en vez de irme a casa, enfilaba el gran Lightning 650 por el puente de la Bahía a ciento sesenta ataviado con unos pantalones cortos y una zamarra de pastor… y cruzaba zumbando el túnel de Treasure Island bajo las luces de Oakland y Berkeley y Richmond, sin saber a ciencia cierta qué vía tomar cuando llegase al otro lado (el coche se calaba siempre en la barrera de peaje, yo iba demasiado pasado para encontrar el punto muerto mientras buscaba cambio)… pero absolutamente seguro de que fuese en la dirección que fuese, encontraría un sitio donde habría gente tan volada y cargada como yo: de esto no había duda…

Había locura en todas direcciones, a cualquier hora. Si no al otro lado de la Bahía, por Golden Gate arriba, o hacia abajo, de 101 a Los Altos o La Honda… en todas partes saltaban chispas. Había una fantástica sensación universal de que hiciésemos lo que hiciésemos era correcto, de que estábamos ganando…

Y esto, creo yo, fue el motivo… aquella sensación de victoria inevitable sobre las fuerzas de lo Viejo y lo Malo. No en un sentido malvado o militar; no necesitábamos eso. Nuestra energía prevalecería sin más. No tenía ningún sentido luchar… ni por parte nuestra ni por la de ellos. Teníamos todo el impulso; íbamos en la cresta de una ola alta y maravillosa…

Así que, en fin, menos de cinco años después, podías subir a un empinado cerro en Las Vegas y mirar al Oeste, y si tenías vista suficiente, podías ver casi la línea que señalaba el nivel de máximo alcance de las aguas… aquel sitio donde el oleaje había roto al fin y había empezado a retroceder.


*Fragmento tomado de la versión de Miedo y asco en las Vegas, editada por Epublibre, y traducida por J. M. Álvarez Flórez & Ángela Pérez.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

VÍCTOR RODRÍGUEZ: LA PINTURA ESTÁ PERFECTAMENTE INSERTADA EN EL ARTE CONTEMPORÁNEO

Next post

7 DÍAS DE FUNK MODERNO O CÓMO SNOOP DOGG Y DÂM-FUNK HICIERON EL MARIDAJE PERFECTO, EL MEJOR