Esta entrega forma parte de la columna de Annick en Yaconic.

 

Por Annick Donkers / @AnnickDonkers / annickdonkers.com

En mi país ya no existen fronteras. La aduana de Holanda, donde antes tuvimos que mostrar nuestra carta de identidad, ya no está en operación y ha quedado solamente como el recuerdo de aquellos tiempos. Se supone que todos somos europeos ahora. Bélgica, de donde provengo, y su vecino del norte, Holanda, siempre han tenido una relación complicada.

 Isabelle Pateer 3  Isabelle Pateer 1  Isabelle Pateer 2

Esto se muestra, por ejemplo, en la existencia de dos puertos a sólo 100 kilómetros entre uno otro: el de Rotterdam —el más grande de Europa—, en Holanda, y el de Amberes, en Bélgica, que le sigue en dimensiones. El gobierno flamenco (belga) comenzó a soñar con un proyecto ambicioso de expansión de su embarcadero, para poder competir con el del vecino del norte y con los nuevos del continente. El proyecto puso en peligro al pueblo de Doel y sus áreas rurales de alrededor.

Ese pueblito portuario a poca distancia de Amberes, y sede de uno de las dos estaciones de energía nuclear en Bélgica, es la base de la serie Unsettled, de la fotógrafa holandesa Isabelle Pateer (1980). Pateer sintió una fuerte conexión con lo que estaba pasando en Doel, justamente porque creció cerca de ahí, aunque en territorio holandés. Doel es un lugar cercano para Isabelle porque durante su niñez solía pasarla ahí con su familia.

En 2006 el gobierno flamenco decidió que Doel tenía que desaparecer. Durante algún tiempo hubo mucha confusión sobre el futuro del lugar. Algunos habitantes decidieron irse voluntariamente, recibiendo un premio del gobierno; otros no querían moverse y decidieron luchar hasta el final. El pueblo se vació y cayó en la decadencia. Además, llegó gente de afuera para instalarse, aprovechando el caos y ocupando las casas abandonadas. Un lugar ideal para escaparse y vivir afuera del sistema. Llegaron a Doel disidentes, gente sin hogar y hasta los gitanos.

 Isabelle Pateer 4  Isabelle Pateer 5  Isabelle Pateer 6
Pero en lugar de enfocarse en la miseria y en el caos, Isabelle centra su atención en el silencio y la poesía del lugar. Desde 2007 ha fotografiado los edificios abandonados y paisajes desolados. Metáforas de la desaparición, sus imágenes remiten a paisajes rusos utópicos, más que a un lugar que realmente existe en mi país natal. Los únicos personajes que salen en las fotos son los jóvenes, los que todavía viven o han vivido ahí. En sus caras se puede leer la preocupación ante el futuro del pueblo; la melancolía. Como que saben que ya no va estar en ese lugar.

Pateer utiliza un estilo que se ubica entre la foto documental y la puesta en escena. Integra los factores que se encuentran en los alrededores. Se advierte una referencia al trabajo de la fotógrafa Lise Sarfati. Su proceso es lento, se ve en la tranquilidad de sus fotografías y en el largo tiempo que tomó para desarrollar el proyecto (2007-2015). El objetivo no es la crítica, sino dejar que el espectador reflexione. Isabelle pone el enfoque en un fenómeno local que a su vez ocurre mundialmente, y que tiene que ver con cómo el interés social se supedita al económico.

Para llegar a Doel hay que pasar un camino desolado en medio de la zona portuaria y su industria, sobre todo de petroquímica. Las pocas veces que lo he visitado fue para llevar a algunos amigos extranjeros; justamente para mostrarles lo absurdo del lugar y el surrealismo que suele ser parte de mi país. Aunque Doel se convirtió en un pueblo fantasma —de los mil 300 habitantes que había en 1970 solamente quedaban 28 en 2013—, se ha levantado una nueva ola de turistas que utilizan las ruinas del pueblo, los recuerdos del pasado doloroso, para sus fotos de ocasión.

 

 

Annick Donkers

Annick Donkers

Estudió fotografía en Visualestudios, en el Club Fotográfico de México y en Gimnasio de Arte y Cultura, entre otros. Ha participado en residencias artísticas en Argentina, y fue seleccionada en el Seminario de Fotografía Contemporánea 2008 del Centro de la Imagen. Sus fotografías han sido publicadas en una veintena de medios nacionales e internacionales. Visita su trabajo en annickdonkers.blogspot.mx

Previous post

LA FIESTA PLUS! DE RID SHOES

Next post

UNA CRÓNICA FRENÉTICA DEL FESTIVAL AQUÍ NO HUBO ESCENA