Cada que pequeños y peludos rostros caninos aparecen en la pantalla grande, surge en mí sensaciones de alegría y apego, probablemente a miles de personas les suceda lo mismo, el también llamado mejor amigo del hombre se ha convertido en una de las criaturas más queridas y valoradas en la historia del ser humano, sus cualidades como la fidelidad o protección son realmente únicas dentro del reino animal, vaya, es innato no sentirse atraído por unos grandes ojos, una larga lengua y cola que se mueve de un lado al otro como forma de bienvenida hacia tu persona. Y en esencia, esto es Isle of Dogs, reaviva nuestra flama de aprecio hace estos pequeñas criaturas.

Ubicada en Japón, la historia se centra en un grupo de cinco perros excluidos por el gobierno tras surgir un brote de gripe canina, la misma se ha extendido por la ciudad de Megasaki y el alcalde Kobayashi ha exigido que todos los perros sean enviados a la Isla de la Basura. Por esta razón, un niño llamado Atari toma acciones y decide emprender un viaje y rescatar a su fiel mascota, Spots; el grupo de perros se le unirá en la aventura, misma que se irá convirtiendo en un mayor reto según avanzan.

Esta odisea fue coescrita y dirigida por el reconocido cineasta Wes Anderson, quien una vez más optó por recurrir a la técnica del stop motion para contar esta colorida y divertida historia, la cual está repleta de carismáticos personajes. Desde el momento que conoces a estos cinco perros: Chief (Bryan Cranston), Rex (Edward Norton), Boss (Bill Murray), King (Bob Balaban) y Duke (Jeff Goldblum) logras sorprenderte por su personalidades, el trabajo de Anderson logra que el público pueda estar dentro de la mente y conversación con estos peludos caninos, por que sí, ellos también sostienen charlas como nosotros los humanos, les gusta debatir temas de importancia, hacen votaciones como un grupo unido, bromean y no siempre emplean su sentido salvaje para resolver las cosas, primer ven los pros y contras y después actúan. Sin duda una decisión brillante de Wes Anderson.

Es necesario hablar del trabajo visual dentro de esta producción, los cientos de detalles que dan vida a los pequeños sets, los rasgos distintivos y esculpidos de cada personaje e inclusive la iluminación utilizada para denotar algún sentimiento, esto en conjunto, es una cinta élite en su rubro. Además de la enorme paciencia que requiere la animación del stop motion, la dedicación para resaltar cualquier cosa como vapor, agua, nubes, pelo o lágrimas, volverán a esta cinta como un clásico de Anderson y de los gustosos de esta técnica visual.

Y si de sensaciones proyectadas a través de la pantalla hablamos, la composición musical del conocido parisino dos veces ganador del Oscar, Alexandre Desplat, fue quien empleó sencillas, pero totalmente pegadizas tonadas desde instrumentos de viento hasta tambores, esto en armonía creó la atmósfera inocente y aventurera que la cinta por sí misma requería. Sólo como una curiosidad, uno de los Óscar pertenecientes a Desplat fue por su trabajo en el largometraje The Grand Budapest Hotel (2014), coescrita y también dirigida por el mismo Wes Anderson.

La historia por sí sola tiene algunos altibajos en su narrativa, por momentos suceden algunos hechos carentes de importancia y no llevan a ningún lado, inclusive ciertos diálogos buscan ser graciosos y no siempre lo consiguen. La interesante mezcla cultural de la cinta influye en esto, por una lado se desarrolla en Japón y retoma colores, símbolos e inclusive fragmentos de la película se hablan en el idioma nipón, esto contrasta duramente con el inglés mostrado por sus actores y esto no frena el buen resultado de la historia, pero sí es un factor, el cual arruina por momentos el positivo ritmo llevado. Soy gustoso de apreciar una película políglota y para que esto funcione, el trabajo de guión es importante, debe ser preciso el tiempo y número de frases dichas en otros idiomas, en esta son demasiado largos y esta razón refuerza que el público pueda perder atención por algunos instantes.

Es grato encontrar a reconocidos actores dando vida a estos curiosos personajes: Bryan Cranston, Edward Norton, Bob Balaban, Bill Murray, Jeff Goldblum, Frances McDormand, Scarlett JohanssonTilda Swinton, al dar un rápido vistazo podría asegurarse es un dream team, cualquier producción del mundo podría morir por tenerlos reunidos y Anderson lo consiguió. Pero el ver tantos nombres conocidos no es lo destacable, su trabajo es sobresaliente, cada uno de ellos impregnó su esencia actoral al mismo tiempo de darle una característica única a su canino amigo, al final tienes un positivo pensamiento, por supuesto reconoces la voz de cada uno de ellos, pero la personalidad dada a sus distintos roles hace que eso pase a segundo término y te dejas llevar por las divertidas y emotivas ocurrencias de los cuatro patas.

Una vez hayas salido de la sala de cine terminarás con una innegable reflexión de vida sobre el detestable maltrato animal y al aprecio y cuidado de la vida salvaje. El ser humano siempre se ha dividido en dos ideologías respecto a estos temas, por un lado el beneficio económico que significa la vida de cualquier especie, por otro lado la preocupación por su cuidado y preservación. No olvidemos la situación de cientos de especies animales, muchos de ellos se encuentran en peligro de extinción y esto ha sido culpa de nuestra raza; estos pensamientos podrían inundar nuestra mente con esta película, la cual a pesar de tomar a los perros como personajes centrales, se da tiempo de recordarnos la malicia con la que seguimos actuando como dominantes del planeta.

Isle of Dogs es una entretenida película en stop motion, los colores y minuciosos detalles visuales orquestados por Wes Anderson capturarán la atención de todo espectador, sumado a ello, la mágica conexión entre el ser humano y los perros está presente en todo tiempo y te hará recordar con buenos pensamientos cada uno de los momentos compartidos con estos animales y si te espera alguno en casa, será inevitable darle un enorme abrazo y hacerle recordar lo mucho que le aprecias.

Título: Isle of Dogs
Director: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson, Roman Coppola, Jason Schwartzman
País: Estados Unidos
Género: Animación, aventura y comedia
Duración: 1h 41min
Fecha de estreno en México: 4 de mayo

TE PUEDE INTERESAR:

WES ANDERSON SE INSPIRA EN KUROSAWA Y MIYAZAKI PARA ISLAND DOGS

LA VIDA DE CALABACÍN: UNA ANIMACIÓN NO INFANTIL SOBRE LA INFANCIA ROTA

EYACULACIONES EN PANTALLA GRANDE: UNA VISITA AL CINEMA RÍO

JIM JARMUSCH, EL ETERNO PUNK CANOSO

PATERSON: DE LA MONOTONÍA PUEDE SALIR LA POESÍA MÁS BELLA

LOS SNEAKERS MÁS COOL DEL CINE

WES CRAVEN ESCRITOR, PORNO, NIÑO DISNEY Y BUEN PAPÁ

EL ARTE COMPRIMIDO DE SHU CAO

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

BÉNEDICTE LACROIX O CÓMO VIAJAR EN EL TIEMPO CON PHOTOSHOP

Next post

LAS CANALLADAS DE FONTANARROSA: ROBERTO, NEGRO