Cuando niños, Lascelle Bulgin, Albert Craig y Cecil Spence se conocieron en un centro de rehabilitación para enfermos de poliomiélitis en Kingston, Jamaica. Con el tiempo, los tres adoptaron la fe Rastafari para apoyarse y reconfortarse en su lucha contra aquella enfermedad degenerativa. Cobijados por la fuerza de Jah, decidieron formar un grupo vocal al que llamaron Israel Vibration Israel Vibrates, con el cual se mantuvieron gracias al dinero que obtenían cantando en las calles.

En 1975 decidieron grabar una canción que no fue lanzada por la discográfica a la que recurrieron. Para entonces el nombre se había acortado a simplemente Israel Vibration. Un año después, grabarían su primer sencillo que sí vería la luz “Why Worry” el cual fue bien recibido y apadrinado por personajes como Dennis Brown y Bob Marley. Los nombres de pila de los integrantes también habían cambiado: “Wiss” Bulgin, “Apple Gabriel” Craig y “Skelly” Spence iniciaban la historia de una de las bandas de reggae más representativas de todo el género.

Desde sus inicios, su música no se ha creado para la diversión llana: debido a los problemas de salud que han sorteado durante casi 70 años, las canciones de Israel Vibration buscan que sus escuchas se llenen de energía positiva, con una profunda carga religiosa en la que no puede faltar la cannabis, planta respetada por la comunidad Rastafari y a la cual los integrantes agradecen pues les ayuda a aminorar los malestares provocados por la polio.

La última vez que pisaron suelo mexicano fue en 2015, con una presentación en Guadalajara; sin embargo, para los chilangos la última vez que pudieron verlos fue en 2005 en un festival celebrado en el Bosque de Tlalpan en el que también se presentó el Mad Professor.  La buena nueva es que regresarán el próximo 14 de julio a la Ciudad de México con full band para presentarse en el Frontón México, acompañados por las agrupaciones mexicanas Viento Roots, La Comuna, Realidub y Jah Fabio.

Después de más de 10 años de espera, lo más probable es que esta presentación sea digna de recordarse… pero mejor compren su boleto.

TE PUEDE INTERESAR

CASA TRANSPARENTE: EL ARTE DE SER NÓMADA

MAD PROFESSOR EN LOS CINCO AÑOS DE LA LATA

ESE PRISMA LLAMADO GLAM

DIEZ LIBROS SOBRE MÚSICA QUE TIENES QUE LEER ÉSTE AÑO

MIERDA DE MÚSICA O CÓMO SER TOLERANTE CON LA BASURA QUE ESCUCHAN LOS DEMÁS

Mario Castro

Mario Castro

Latinoamericano verborreico. Fotógrafo. Escribidor de debrayes. Corrector de horrores lingüísticos. Editor en veces. No alimentar con tristezas a este sujeto.

Previous post

5 GALERÍAS DE ARTE, UN PRETEXTO PARA RECORRER LA SAN RAFAEL

Next post

HARÉ LO QUE DESEO: UNA EXPOSICIÓN PARA ENTENDER LA FEMINIDAD