Japón ha creado todo un universo de palabras tan únicas que es casi imposible traducirlas a otros idiomas como el español (algo tan complejo como  un extranjero en México tratando de entender la temporalidad del “ahorita”) y aunque en occidente diversas generaciones han buscado apropiarse de la forma de vivir, pensar y sentir en el país de oriente, son sus rarezas lingüísticas las más difíciles de comprender de este lado del charco.

Uno de esos extraños conceptos es ukiyo (浮世 «mundo flotante») cuya traducción más cercana al español sería “vivir el momento desprendido de las preocupaciones de la vida” -o algo así como una versión japonesa del Hakuna Matata– y a pesar de que su uso data de tiempos antiquísimos parece ser un interesante reflejo de las selfies y retratos de la japonesa Izumi Miyazaki.

A sus 18 años, esta fotógrafa saltó de Tumblr a importantes galerías, bazares y revistas en Japón por su atractiva construcción de composiciones surrealistas instaladas en situaciones bellamente absurdas como bailar sobre un onigiri (bola de arroz rellena), presumir cejas de sardina o habitar el interior de un ojo.

Este proyecto que empezó desde sus estudios en la Musashino Art University de Tokyo fue convirtiéndose -quizá de forma involuntaria- en una exploración fotográfica que invita al espectador a echar un vistazo crítico hacia la modernidad y libertad creativa de la juventud asiática.

Viviendo en un país que ha glorificado a las selfies (al grado de instalar stands en sus calles dedicados exclusivamente para colocar tu celular u ofrecer servicios como alquileres de “amigos” pa’ la foto) la propuesta fotográfica de Izumi logra resaltar dentro del mar de autorretratos no sólo por su tono humorístico, onírico, glotón y hasta grotesco.

La manipulación digital, sofisticadas técnicas de iluminación, el juego con elementos cotidianos y la invasión de espacios públicos y privados son sus principales armas artísticas que han cautivado a usuarios de todo el mundo y la han trasladado a las calles de ciudades como Luxemburgo y Nueva York.

Échale un ojo a:

FLORES, FRUTAS, PECHOS Y VAGINAS NO ES LA PEOR COMBINACIÓN

GARRY WINOGRAND: LA LIBERACIÓN FEMENINA EN LOS SESENTA

NOBUYOSHI ARAKI: SOLEDAD, MUERTE Y EROTISMO

Yuriko Hiray

Yuriko Hiray

Ojos orientales reportando desde la Portales. Me fascina lo bizarro de la ciudad, la ilustración, los animales y los elotes a cualquier hora.

Previous post

Watchavato:  No, esto no es lo que fue

Next post

LA EVOLUCIÓN DE NICOS