Por Scarlett Lindero / @scarlettlinde

Imágenes: jana-brike.squarespace.com

El grito ahogado en éxtasis, un orgasmo. Sus ojos están cerrados. Las manos acarician sus mejillas sonrojadas. Se titula Little Death and the Maiden y es el rostro de una niña de 12 o 13 años quizá, edad en la que el deseo sexual es reprimido por los recelos moralinos. Cuando niña me dijeron que no estaba bien masturbarse; el erotismo fue un tabú reforzado por el catolicismo más puritano de mi familia.

Jana Brike, creadora del retrato de la pequeña doncella encolerizada en su trance de goce, nació en 1980 en Riga, Letonia, un pequeño país en el noreste de Europa. Veo sus pinturas como una exquisita representación de la liberación sexual. Sus personajes —la mayoría infantes y adolescentes— conviven en paisajes en los que la naturaleza es escenario principal.

jana-brike-4

Little Death and the Maiden.

Jana estudió pintura en la Academia de Arte de Letonia. Ha expuesto su trabajo desde hace 18 años. Ha realizado 11 exposiciones individuales y casi 100 proyectos colectivos en varios países.

“Su interés principal es el arte visual con una fuerte narrativa y la representación de una figura, utilizando el medio tradicional de pintura al óleo sobre lienzo y también el dibujo,  animación, escultura, instalación y el arte digital”, leo en la biografía que ha colgado en su sitio oficial.

jana-brike-_1

The Void – Flowers of Life / Be Mine.

Dentro hay un conjunto de pinturas que me provocan placer. La serie se llama Flowers of Life. En una pieza una mano penetra “el clítoris” de una flor. El barniz de las uñas está deteriorado y la mano tiene un tatuaje que dice “el vacio es mío”. Eso, para mí, representa la rebeldía de la obra: la masturbación y lo políticamente incorrecto. Encarnan una feminidad libre. Una idea nula en mis recuerdos de antaño.

El cuadro Little death in the bluebells grove es un ejemplo de la figura de inocencia y erotismo en el trabajo de Jana. La escena: dos pubertos acariciándose y besándose, él encima de ella. La chica tiene en el rostro una expresión de goce y excitación.

jana-brike-5

Little death in the bluebells grove.

Jana Brike ha dicho que no celebra el amor cortés ni romántico. “Espero desvergonzadamente exponer mi mundo interior para que sepan que todos somos iguales, todo el mundo es vulnerable y torpe. A veces como el infierno y el dolor. Tocarse con otro, una y otra vez, ese es el mayor valor que conozco, somos más poderosos y hermosos que un cuerpo, mucho más de lo que sabemos. Un beso en mi obra representa todos los amantes que tenemos en el corazón.”

Muchos de los títulos de sus obras tienen relación con la muerte. “Uso muy seguido el término la petite mort [la pequeña muerte], para mí, este término siempre significó cierta trascendencia y liberación espiritual a través del contacto físico, he llegado a pensar que trasciendo mis emociones y condiciones a través de la pintura. Cada pintura terminada es como la pequeña muerte.”

jana-brike-3

Gardener and The Centre of The Universe.

Hay otro cuadro, un autorretrato. Es una chica tendida en el pasto, semi desnuda, solo lleva unas bragas blancas; sus pezones están rosados por la luz de día. En la mano derecha sostiene un reproductor de música, lleva puestos unos audífonos. Su cabello es largo y dorado. Hay una foto en su Instragram, en la que Jana está desnuda, parada en la roca de un río. La cascada toca su cuerpo, sus brazos están extendidos. Goza del instante; la naturaleza la acoge, la libera.

Cuando pintó la chica que antes mencioné, escuchaba una y otra vez “Strawberry Fields Forever”. En el texto de esa obra, Jana dice que siempre le encantó ese dulce, inocente, mundo surrealista de la canción.“Let me take you down, ‘cause I’m going to Strawberry Fields. Nothing is real and nothing to get hung about.”

jana-brike-6

No Escape from this Beautiful Dream.

Escucho la canción, cierro los ojos y me imagino en el campo. Mi mente viaja diez años atrás. Recuerdo que dormía con la mano en mi Monte de Venus. Si mi madre me sorprendía así despertaba en ella una mirada condenatoria. No entendía por qué.

La belleza en el óleo y los colores pastel de Jana hacen que me reconcilie con mis pensamientos “sucios” de aquella época. En alguna descripción se decía que el foco de la obra de la letona es el espacio interno y el estado de un alma humana —sueños, nostalgia, amor, dolor, crecer y autodescubrirse.

jana-brike-7

Girl With a Golden Heart Basking in the Sunshine.

Para Jana, “una obra de arte da al espectador un disparador aparentemente externo, un motivo para que se relacione emocionalmente. La forma en que las personas se relacionan o no, tendrá como base sus propias experiencias, paradigmas culturales, modelos de creencias y así sucesivamente. Y a veces las reacciones emocionales son igualmente fuertes, pero completamente contrarias, incluso acerca de la misma pintura. Se siente como si yo creara espejos para algún tipo de ser interno del espectador. Así que el auditorio se convierte en una parte muy integral para que el significado se revele.”

jana-brike-8

Soul Sisters / The Search for One True Love – Flowers of Life.

 

jana-brike-10

holidays at grandma’s place.

jana-brike-9

The End of a Lonesome Road.

jana-brike-11

homecoming / the lovers tarrot.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

BAHIDORÁ 2017: PRIMEROS CONFIRMADOS

Next post

‘MALA LECHE’, UNA NOVELA DE ÁCIDO CALEIDOSCÓPICO