Sí, así como lo leen, James Morrison vino varias veces a darse el rol por la Ciudad de México, en 1969, dos años antes de su muerte.

Todo comenzó cuando la banda accedió a dar su primer concierto en nuestro país. El plan era que fuera en la Plaza de Toros, pero el evento no se realizó. Recordemos que un año antes ocurrió con el Gobierno en curso, la matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968.

“Desde entonces se había considerado prudente evitar que se produjeran grandes reuniones de jóvenes”. Jerry Hopkins reportero de la revista Rolling Stone.

Al final, The Doors sí se presentó en la Ciudad de México y dio cuatro conciertos que fueron del 27 al 30 de junio, según la página Doors History. Los conciertos se realizaron en el Gran Forum, un club de la colonia del Valle que estaba situado en Insurgentes Sur, esquina con Ameyalco, lugar que actualmente es un Toks.

JIM MORRISON EN LA CIUDAD DE MÉXICO

El Rey Lagarto disfrutó en varias ocasiones de admirar los lugares más emblemáticos en México, como escuchar mariachis en la Plaza Garibaldi, tomar tequila en el Salón Tenampa, donde le realizaron una caricatura al vocalista, recorrió también Paseo de la Reforma y se paseó por las pirámides de Teotihuacán.

Además, visitaron el Mercado de la Lagunilla, el Museo de Antropología y hay quienes aseguran que ofrecieron un concierto para Alfredo Díaz Ordaz, hijo del que en ese entonces era presidente en el que no se sabe si de verdad a El Rey Lagarto lo trajeron a México a tocar a base de engaños y para que tocara como regaló de cumpleaños para el hijo del presidente en turno, Morrison al saber de esta acción, salió al escenario del cual al frente se encontraba el festejado, abrió su cremallera y orino en el escenario en señal de protesta, también se dice que este es el motivo por el cual el Presidente lo declaro persona no grata para nuestra nación.

Como último dato curioso: The Doors si llegó a presentarse en la Plaza México, sólo que lo hizo hasta el 2007 y sin  la leyenda Jim MorrisonRay Manzarek hizo una referencia al concierto que no logró concretarse en 1969 con estas palabras: «¡Al fin, ahora!, ¡después de 40 años!, ¡estamos felices, muy felices!, ¡Plaza de Toros, viva!».

Staff Yaconic

Staff Yaconic

Previous post

NATALA ALMADA: DENTRO DE UNA POÉTICA SOLEDAD FEMENINA

Next post

LA MINUCIOSIDAD DE PHILIP-LORCA DICORCIA