Por Luis Fernando Muñoz

Es curioso pensar que Jo-Vaughn Virginie Scott, alias Joey Bada$$, comenzó su carrera gracias a un video viralizado en la plataforma Worldstar Hip-hop. Y en la actualidadlo viral representa el epítome de nuestra generación millennialEl señor Bada$$ empapó su música de toda la nostalgia y tradición de las rimas y ritmos de la Época de oro del hip hop: los noventa. Tecnología y melancolía, la combinación perfecta.

De ascendencia caribeña, Joey creció en el barrio de Bedford-Stuyvesant, conocido como Bed-Stuy, que es la cantera de la que han surgido varios de los mejores emeces de la historia, Biggie y Mos Def por poner un ejemplo. Brooklyn, a principios de los noventa, ya había tomado la estafeta que el Bronx portó 20 años atrás.

joey badass

Durante su ascenso paulatino a la fama, antes de su gran debut, 1999 (2012), Joey se mantuvo atento a la música de dos raperos relativamente desconocidos en aquellos años: J. Cole y Kendrick Lamar. Estos dos artistas fueron el modelo que tomó como referencia para llevar su carrera a la cima (al igual que sus rimas). Y es verdad, para volverse el mejor hay que estudiar a los mejores y los materiales de Jo-Vaughn lo confirman.

Además de llevar la antorcha que han cargado todos los raperos de Brooklyn, Joey es leal a su barrio y a los que estuvieron con él a los 15 años —cuando su freestyle se hizo viral—. Pro Era es el nombre del colectivo que, junto con Bada$$, lleva este cariño por la Época de oro del hip-hop a otros medios como la moda, la fotografía y las artes visuales. Capital Steez fue uno de los mayores exponentes de este colectivo (y cuya música también vale la pena explorar).

En su reciente material, ALL-AMERIKKKAN BADA$$ (2017), cuajó el sonido de este rapero. Joey plasmó, dentro de este álbum, un ruido contemporáneo; mucha de la producción de esta placa surgió de Pro Era (el caso de Kirk Knigth, oriundo de Brooklyn), algunas del rey de los mixtapes, Statik Selektah, el californiano DJ Khalil y hasta 1-900, el productor de indie-pop con tendencias R&B. Colaboraciones como la de J. Cole o la de Schoolboy Q. El nombre del álbum es un homenaje a Ice Cube y una conciliación entre los rappers conservadores y la escuela actual.

El punto más relevante de la obra de Joey Bada$$ es el convenio que logra entre la larga tradición e historia del hip-hop y la novedad y espíritu aventurero de los sonidos contemporáneos; ni estancado en el pasado, ni perdido en los vapores del futuro; no por nada este rapero siguió con tanto cuidado las carreras de J. Cole y Kendrick en paralelo, para ascender los tres a la fama.

Al final, Joey se convirtió en el artista que trascendió los cinco minutos de fama de un video viral y es un ejemplo a seguir en escenas como la mexicana, en la que muchos raperos quedan conformes con el freestyle y batallar, lo que trae patrocinios y muchas reproducciones de Youtube (bien por ellos), pero siempre hay un camino más interesante por recorrer, hacer música y construir una estructura a partir de los sonidos (en el caso de un álbum o playlist) siempre será la base y cimentación de una escena sólida. Recordemos que si el hip-hop fuera una carrera de atletismo, el freestyle equivaldría a hacer lagartijas.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

FLORES, FRUTAS, PECHOS Y VAGINAS NO ES LA PEOR COMBINACIÓN

Next post

TAKE CARE, MAN / UN CUENTO DE CARLOS A. RAMÍREZ