Por Miguel J. Crespo / @MigueljCrespo

Julien cayó de su patineta y se levantó con una cámara en las manos. Solía pasar el tiempo libre haciendo skate, en las calles de Francia. Deslizarse sobre cuatro ruedas lo convirtió en un espectador obsesivo de los transeúntes y la extrañeza de sus comportamientos. El skateboarding, igual que la fotografía, es un pretexto para apropiarse de las avenidas.

Julien Legrand es fotógrafo. Nació hace 38 años en una ciudad al norte de Francia. Se graduó como diseñador web y gráfico. Es fundador del colectivo de fotógrafos callejeros VIVO, una plataforma digital que difunde su trabajo con el objetivo de llevarlo a un público más amplio. Colaboran fotógrafos de diferentes partes del mundo: Singapur, Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, Brasil, India, España, Francia y México.

fotos de julien legrand

otos julien legrand

En 2012 presentó su trabajo en el Miami Street Photography Festival y fue finalista del International Street Photography Awards en la edición de 2016. “Dejé el skateboarding debido a una caída, pero el mismo escenario permanecía en mi mente. Un día traté de tomar fotos de personas en la calle y no paré”, cuenta Legrand en entrevista con el portal Xataka Foto.

A Moment Alone es una serie fotográfica en la que Julien confronta al transeúnte con su entorno. Captura el mimetismo de los personajes con el paisaje urbano. La banalidad de lo cotidiano se convierte en una escena en pausa. Sus fotos dictan suspenso, drama y curiosidad. Son una lucha contra lo habitual y lo ordinario, una forma punzante de mirar lo aburrido y la fealdad de la sociedad del consumo.

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

“Detener el tiempo”, tal vez sea la frase más utilizada para definir una fotografía. “El instante decisivo” es otro lugar común que todos los fotógrafos han utilizado. Cartier-Bresson lo inauguró en 1932: retrató a un hombre que salta sobre un charco mientras abre las piernas en el aire.

Legrand convierte ese cliché en algo natural y original. La inherente relación de las personas con el mundo, su ciudad y sus calles. Una mirada íntima dentro del espacio público, una paradoja visual que invita al espectador a renovar su mirada. Un conjunto de claroscuros, elementos anónimos y repetitivos que se dibujan en momentos de ocio callejero.

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Una cámara Nikon D90 y un objetivo 24 mm. lo acompañan. “La fotografía es una obsesión para mí, va conmigo todos los días como un viejo amigo, es una especie de terapia que me permite dejar a un lado mi ansiedad”, escribe Julien en su sitio web.

***

El hombre de cabello plateado está sentado en una banca grafiteada. De espaldas. Mira la pared llena de ventanas, que frente a él se impone cruzando la calle vacía, o quizá tiene los ojos cerrados y escucha el viento.

Las fotografías de Julien son preguntas abiertas, nos permiten redescubrir la mirada estereotipada de lo ordinario. Son lo que alguna vez escribió Federico Campbell: “Ese momento único muchas veces coincidía con la música de algún radio y bastaba esa intrusión inoportuna para impulsarme a reaccionar de inmediato y disparar el obturador como si pudiera fotografiar el sonido. Apresarlo. Detenerlo. Paralizarlo”.

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Fotos Julien Legrand

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

UNA ANIMACIÓN NO INFANTIL SOBRE LA INFANCIA ROTA

Next post

ESE PRISMA LLAMADO GLAM