México 2013

El Trash vive una segunda época dorada tras los lejanos 80´s, nacidos a mitad de esa década, el cuarteto germano vive su mejor momento sin que madurez signifique aterciopelamiento. Con un discazo bajo el brazo (Phantom Antichrist) visitaron nuevamente la Ciudad de México. Kreator dio un concierto histórico, unió dos generaciones en épico mosh pit.

Kreator en México 1
Por Pablo A. Anduaga / Pablo_Anduaga 
Fotos cortesía German García

No es nuevo que Kreator visite México y es bien conocido el nivel de energía que tienen sus conciertos, sin embargo su nuevo Phantom Antichristh, precedido del Hordes of Caos ya auguraba algo diferente pues nuevas legiones de sangre joven han hecho suya la pasión por el Trash en nuestro país, con una camada de nuevas bandas y audiencia. Sin embargo, Kreator también ha evolucionado sin perder un ápice de su esencia, la importancia de un concierto de esta envergadura reside en su legado.

PARA ABRIR BOCA…

Lost fue la banda encargada de abrir el concierto, bien recibida y tratada por el público donde queda claro que esos tiempos de discriminación por parte del auditorio hacia bandas nacionales han quedado atrás hace rato, ahora realmente necesitas dar un pésimo concierto para salir abucheado. Tras la discreta participación de Lost continuó la decana Pactum, quienes fueron calurosamente recibidos. Agradaron a pesar de que el bombo nunca se escuchó y el audio estuvo algo castigado, aun así dejaron el ambiente encendido para la hecatombe que continuó, cuando el reloj marcaba 9:45 las hordas del caos fueron liberadas.

UNITED IN HATE

Abrir con dos temas de tu nuevo disco cuando tienes un público conocedor a ultranza de tu discografía puede ser bastante arriesgado, en este caso la homónima Phantom Antichrist y From Flood into Fire fueron la mejor elección pues su décimo tercer material de estudio es tan pulido que disparó la energía y cohesionó un abarrotado Circo Volador en una sola voz. Fueron coreadas y luchadas como los demás clásicos, para Warcurse la entrega era absoluta.

Kreator en México m1

El inmueble de Calzada de La Viga retumba mientras la historia de los teutones era ejecutada sin escatimar nada de energía, si bien la edad les ha dado templanza escénica la potencia no medra en ellos, y si algo ha crecido es su nivel técnico. Uno tras otro los clásicos eran ejecutados con pulcritud sumado a una entrega viral que se potenciaba en la gente. Pleasure to Kill, Riot of Violence, Horde of Chaos fueron ejemplos de que el tiempo sólo los mejora. Escuchar y ver ejecutar a Ventor los clásico tupa-tupas, aderezados por un sinfín de recursos en su batería es ya en sí una delicia: imparable, exacto y agresivo. La mancuerna con Giesler está más amarrada que nunca, el cristalino sonido de bajo se fusionaba con los (ahora sí) retumbantes bombos clickeros para que el headbanging fuera imposible de contener. El Circo Volador quedó chico para Kreator, quienes dividieron el foso hacia los extremos para generar un battle slam de proporciones épicas, a pesar de los esfuerzos lo lleno no permitió un mosh tan brutal pero amarró una especial comunicación entre los presentes, mientras tanto un tenis de bota blanco nunca paró de volar de un extremo a otro hasta que terminó a lado de Petrozza… “esto imagino alguien lo va a necesitar”… y lo devolvió al foso de los leones.

Para cuando Enemy of God se hizo presente la rabia llega a un clímax espectacular, ligada con Phobia regaló uno de esos momentos que nadie de los presentes podrá olvidar… Sami y Petrozza, con estilos tan diferentes en sus guitarras, pusieron de cabeza el recinto en donde matear, escuchar o luchar valía lo mismo por la vivir la experiencia de sentir la adictiva potencia que hace correr la sangre sin reparos y que los amantes del Metal reconocen como su droga, Violent Revolution, United in Hate o Betrayer se ejecutaron sin piedad pero con perfección. Nada de bajar tempos, nada de omitir adornos, nada de tocar con desgano bajo cualquier pretexto, al contrario, Mile conminó siempre a un mosh intenso entendiendo tal como algo imprescindible en un concierto de Kreator (el día que no lo tengan seguramente se retirarán) pero aún más importante, nunca sacrificaron calidad por la pose, eso se reconoció y agradeció. Si algo deja este concierto es una muestra de que la música es lo más central y motivo de unión, a lo que Petrozza se refirió en varias ocasiones durante las múltiples interacciones con la gente… con su gente… “estoy convencido de que la música nos une, tanto como que la religión y los políticos de mierda sólo separa y dividen”… “tocar en México nos hace sentir como en casa, eso se lo agradecemos”… “para Kreator tocar en México es algo verdaderamente especial, desde el fondo de mi corazón”, y el momento más emotivo de la noche: pletórico, sonriente y sudado al máximo Mile reconoce “éste es uno de esos conciertos que no quieres que terminen nunca”.

Kreator en México m2

Antes de cerrar con Flag of Hate / Tormentor, el icónico líder rememoraba su trayectoria al contextualizar que en 1985 Michael Jackson estaba vivo, cuando Ventro lanzó el intro de Painkiller y el público coreó ese himno de Judas Priest pidiendo que los germanos la coverearan… “5 años después una banda inglesa lanzó ese álbum” mientras Petrozza miraba en complicidad a Ventor. No hubo tal pero sí un cierre en la absoluta locura.

Para destacar, el show de luces que si bien es un distintivo de la banda hoy presentó un trabajo depurado en cada tema, sin pretensiones fuera de lugar ésta sirvió para apuntalar su calidad interpretativa gracias a que trajeron lo último en tecnología e ingeniero de luces. La vivencia fue espectacular, ojalá que la lección sea aprendida para nuestra escena local: la profesionalización no está peleada con ningún género musical, es imprescindible y sus beneficios son excepcionales.

YACONIC

YACONIC

Previous post

CHENG WENLING: LA PERTURBADORA REALIDAD

Next post

VIRAL , TRANSFORMANDO DESDE ADENTRO