Por Rolando Vieyra Solares / @VieyraSolar

Kub está montado en una escalera con un plumón de color violeta con el que pinta la puerta de cristal de la galería Vértigo, en la colonia Roma de la Ciudad de México. Es más de medio día. Observo las líneas que traza: se trata de un lobo con los ojos escapando de su cuenca, típico gesto del lobo enloquecido por una bella mujer. Una caricatura de los años veinte inmortalizada en el cortometraje Red hot riding hood, de Tex Avery.

Kub es un artista francés. Nació el 22 de agosto de 1980 y le habría gustado dibujar desde el momento mismo de su nacimiento, “pero tuve que esperar hasta el momento de estar en clases, en la escuela de mi ciudad, Périgueux, durante las lecciones de historia o ilustrar poesías”. Kub visitó México en febrero de este año, para, entre otras actividades, exponer en Vértigo su FReaky Mix, donde expuso sus “últimos descubrimientos hechos en México, después de Canadá y Estados Unidos. Una mezcla de reencarnaciones, vida y muerte y habanero. El punto común de todos estos aspectos es la narración que me gusta hacer con dibujos. Y tengo la esperanza de que éstos los asustarán, antes de que los amen.”

kub12

No quiero interrumpir a Kub en su trabajo, pero se percata de que lo observo, así que me saluda y me presento. Decide dejar lo que estaba haciendo, me invita a pasar a la galería. Saludo a todos los que se encuentran ahí, incluyendo al Dr. Alderete.

Luego buscamos un lugar donde sentarnos para comenzar la entrevista. Una vez cómodos lanzo la primera pregunta:

¿Por qué llegaste a México? ¿Cuál fue tu interés por el país?

Mi primer viaje a México lo realicé en septiembre. Venía en un tour para conocer el continente porque quería conocer tipo de galerías que existían en América. El primer país que visité fue Canadá, en Montreal; luego pisé Nueva York, después fui a Miami y finalmente llegué a México. Aquí quería conocer las festividades del día de los muertos. Al poco fui descubriendo el estilo de las galerías mexicanas como Vértigo. Me gustan mucho. Me gusta mucho la cultura prehispánica, principalmente descubrí a la cultura Maya.

kub-13

kub-3

¿Por qué elegiste México para hacer más profunda tu participación como artista? ¿Por qué no elegiste Nueva York o Miami?

La vida de Canadá y la de Estados Unidos es un estilo que conozco mejor que la vida y la gente de México. Los videos y las películas muestran algo, pero al estar acá es toda una sorpresa. No conocía nada. En Francia no tenemos muchas noticias  de México, eso lo vuelve más interesante para mí porque voy descubriendo cosas que en mi vida había imaginado. México es un país muy profundo.

Veo que la cultura prehispánica está reflejada en tus cuadros, ¿qué te llamó la atención de la  escultura llamada “Personaje de tres caras”?

No sé exactamente, pero sucede que me encontraba en Mérida, ¿o era Puebla? Creo que fue en Puebla y vi esta escultura maya con las tres cabezas y fue una revelación. Antes no hablaba español, ahora vivo con dos amigas que me ayudan y fue con ellas con quien pude hablar de esta escultura. Necesitaba preguntarles: ¿qué era esto? ¿qué es esta escultura? Sí, fue una revelación. Y mis amigas me explican que es la reencarnación maya, son las tres etapas de la vida: la vejez, la juventud y la muerte. Fue una figura gráfica que después traté de representar con mi estilo en una serie. Fue una visión de la vida con la que concuerdo: la vida y la muerte que veo en México. Estoy fascinado con la visión que tienen los mexicanos de la muerte. Veo que la muerte no es un fin, es un nuevo principio.

kub-7

kub-10

Muerte sin fin…

Sí, porque la vida tiene un fin pero la muerte no. Es una visión muy diferente en Europa, específicamente en Francia, porque la muerte en Francia es el final de todo. Aquí es la mitad del camino, porque la vida es la muerte también.

El otro tema que expones en México es el lobo, ¿por qué?

La técnica que utilicé para esta serie es muy precisa, muy cerca de la serigrafía, es una técnica que me gusta emplear porque la puedes manejar con la mano. Mi estilo está muy cercano a los cartoons, a los cómics y el lobo es una figura muy socorrida en los cartoons. Me gusta esta figura del lobo porque siempre es un cretino, un pobre diablo, que anda en malas situaciones y cuando le surge una necesidad siempre la busca, tiene hambre, pero no puede obtener comida. Siempre resulta ser el pobre, pero también es el malo. En las películas o en cualquier historia regularmente me identifico con el malo.

En la obra que tienes aquí, el lobo siempre pierde…

Sí, es porque formé una historia en donde siempre le pasan cosas terribles. Aunque en la última pieza, el lobo está esperando y no sé qué le pueda pueda pasar. Simplemente espera.

¿Y vas a continuar la serie?

Sí, quizá. Pero como siempre estoy en movimiento… descubro cosas nuevas.

¿Cómo vas financiando tus viajes?

Es un poco difícil ahora. Yo espero encontrar una oportunidad económica en Los Ángeles o probarme como tatuador. Mi viaje fue posible porque compré un auto cuando me dedicaba a dar clases que después me lo robaron. El seguro me pagó la totalidad del auto y con eso más algunos ahorros pude hacer el viaje. En este momento no tengo nada de dinero. Pero siempre voy en busca de un poco de trabajo, decorando vitrinas con un estilo tipográfico e ilustraciones para bares o restaurantes para financiarme.

kub-14

kub-8

¿Por qué dejaste Francia con un presupuesto tan mínimo? ¿Qué te impulsó a dejarlo todo?

¿Qué me impulsó? Pienso que es algo de muy atrás, algo que tengo en mi cabeza desde que tenía seis años, cuando la gente hablaba de viajes o cuando veía películas de viajes. Me gusta encontrarme en situaciones muy difíciles y darme cuenta de todas las posibilidades. Es algo que está dentro de mí: la aventura. Me gusta la seguridad, la tenía en Francia, pero luego me di cuenta que ya era el tiempo de ver otras cosas. Es una buena pregunta porque en Francia tengo muchas relaciones con un crew de tatuadores que trabajan por temporadas, con diferentes artistas y gente en el medio, pero quería ver si por mí mismo podía hacerla y quería escuchar lo que la gente de otros lados decía sobre mi trabajo. Cuando salí de Francia dejé a mi novia, no más, era el principio del viaje. Dejé a mi familia, pero es más difícil. Son sacrificios que haces cuando estás en el mundo del arte. El artista siempre sacrifica algo, se necesita trabajar duro  para llegar a serlo, para vivir. Trabajar en la noche o en la mañana, buscar nuevas cosas, nuevos lugares.  Es siempre sacrificio, tras sacrificio. Yo sé que mi familia me ama. Estamos lejos, pero cerca del corazón.

¿Por qué te decidiste ser artista plástico? ¿Qué héroes tuviste?

Admiro muchos artistas, desde que era pequeño me gustaba dibujar. A los quince, en el colegio, los profesores me preguntaron qué a gustaría dedicarme y yo respondí: quiero ser diseñador. Así, con la ayuda de mis profesores, logré decidirme por mi profesión. Y esto, desde siempre, siempre, siempre, esto, siempre, será mi vida. Es la única cosa a la que yo aspiro. Es algo que tengo en mi cuerpo, en mi cabeza… Tengo mucha energía para realizar mi trabajo. Si son las tres de la mañana, y por qué no, quizás un poco borracho, yo estaría trabajando. Siempre que me invitan a participar en algún proyecto, lo acepto sin importar en dónde sea. Por ejemplo, en Bourgogne, participé en una exposición en donde estaban invitados muchos artistas gráficos que hacían graffiti. Yo me había roto la mano por andar en bicicleta, pero no dejé de pintar en ningún momento. Tengo mucha energía para mi trabajo.

 kub-4

kub-9

kub-11

Editor Yaconic

Editor Yaconic

villa-entrada
Previous post

DE VUELTA AL PANCHO VILLA POP

jungle-entrada
Next post

JUNGLE A LAS 10:40