A 24 años de la ausencia de uno de los vocalistas más importantes de la década de los 90 su música sigue plena en las calles, bares, casas y automóviles de sus seguidores. En los pocos años que Kurt Donald Cobain lideró NIRVANA dejó un legado musical basado en el sentimentalismo, la emoción pura y cruda, que podemos percibir en temas como “Smell like teen spirit”, “Come as you are”, “All apologies”, entre muchos otros.

El músico perdió la vida un 5 de abril en la ciudad de los Ángeles California a la edad de 27 años, con lo que se unió al famoso club de los 27. Realmente hay pocas cosas en la actualidad que los fans desconozcan de NIRVANA o de su líder. La banda de grounge originaria de Seattle realmente influyó en los jóvenes de los años 90, algunos adoptaron su look, pues ¿Quién de ustedes fans de nirvana no andaba con sus pantalones de mezclilla desgarrados y sus converse sucios y rotos? En mi opinión creo que esa era la principal característica estética de los amantes de este trio dinámico.

Las canciones que la banda tocaba realmente nos llegaban, nos volvían rebeldes para ir contra el sistema opresor y queríamos cambiar el mundo, pero ¿qué hubiera pasado si Kurt no se hubiera quitado la vida?, ¿hubiera seguido con su trayectoria musical viento en popa?, ¿se hubieran escrito más canciones como “Heart shape box”, “You know you´re right”?, ¿Hubieran caído en lo comercial debido a la presión de la disquera, del manager, de la sociedad?

¿Se hubieran separado, alineado a otros músicos en sus filas?, ¿hubieran colaborado con otros artistas de la época o con algunos emergentes? Las respuestas pueden ser muchas dependiendo de nuestro punto de vista, pero será algo que nunca descubriremos, las aportaciones musicales que hubiera hecho a esta época actual, la evolución de sus letras su música quedará en suspenso sin una respuesta sólida.

La muerte de Kobain dejó muchos misterios sin resolver que hoy en su aniversario luctuoso recordamos. Como la carta suicida que encontraron junto a su cuerpo en la que dicen se mencionaba más a Boddah que a Courtney Love o su hija Frances. Boddah fue el mejor amigo (imaginario) de Kurt durante su infancia, sus padres preocupados por la propensión de su hijo a la fantasía, decidieron hacerle creer que su amigo se había enlistado para ir a la guerra de Vietnam junto a su tío, con la intención de que se olvidara de él para siempre. 

Ésta es la traducción del texto original:

Para Boddah:

Hablando como el estúpido con gran experiencia que preferiría ser un charlatán infantil castrado. Esta nota debería ser muy fácil de entender. Todo lo que me enseñaron en los cursos de punk rock que he ido siguiendo a lo largo de los años, desde mi primer contacto con la, digamos, ética de la independencia y la vinculación con mi entorno ha resultado cierto. Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo rock’n’roll.

Me siento increíblemente culpable. Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del público, a mí no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury, a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase. Lo cual admiro y envidio muchísimo. De hecho, no los puedo engañar, a ninguno de ellos. Simplemente no sería justo. Simular que me la estoy pasando súper bien, ese sería el peor crimen que me pudiese imaginar. A veces tengo la sensación de que tendría que drogarme antes de subir al escenario. Lo he intentado todo para que eso no ocurra. (Y sigo intentándolo, créeme Señor, pero no es suficiente).

Soy consciente de que yo, nosotros, hemos influido y gustado a mucha gente. Debo ser uno de aquellos narcisistas que sólo aprecian las cosas cuando ya han ocurrido. Soy demasiado sencillo. Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño. En nuestras tres últimas giras he apreciado mucho más a todo la gente que he conocido personalmente que son fans nuestros, pero a pesar de ello no puedo superar la frustración, la culpa y la hipersensibilidad hacia la gente. Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente. Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste. El típico Piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡Dios mío! ¿Por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé! Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho como había sido yo.

Llena de amor y alegría, confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo. Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general… Sólo porque parece que a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva. ¡Comprensiva! Sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente. Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por sus cartas y su interés durante los últimos años. Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión, y recuerden que es mejor quemarse que apagarse lentamente. Paz, amor y comprensión. Kurt Cobain.

Frances y Courtney, estaré en su altar.

Por favor, Courtney, sigue adelante por Francespor su vida que será mucho más feliz sin mí. Las quiero.¡Las quiero!”

Lo único que nos queda es agradecer su legado y seguir disfrutándolo pues su música no tiene fecha de caducidad.

Josué Pérez

Josué Pérez

Previous post

READY PLAYER ONE: UNA CARTA DE AMOR [DIGITAL] A LA CULTURA POP

Next post

ESTAMOS CERCA DEL CORONA HELL AND HEAVEN 2018