La intriga por conocer el secreto ajeno

La casa en el árbol 1

Dos hermanos distanciados narran una historia completamente actual por las problemáticas planteadas, una relación de toda la vida tiene muchos secretos, malentendidos algunos otros quizá no, pero completamente reales. La obra de Niel Labute es un recorrido donde el dolor y descuido tuvo parte desde los primero recuerdos.

 

Por Lola Ancira  [button link=”http://letrasymaullidos.blogspot.mx/” target=”” style=”small” title=”letrasymaullidos.blogspot.mx”][/button]

Los protagonistas de esta historia, escrita por Neil Labute (guionista y dramaturgo estadounidense, 1963) son dos hermanos que se han distanciado por una serie de acontecimientos derivados de un suceso particular. Terry (Ernesto Álvarez) y Drew (Ricardo Palacio) encarnan esa típica relación filial amor-odio que todos hemos vivido o presenciado alguna vez. Una relación inevitable con aquellas personas con las que tus padres te obligan a convivir, por el simple hecho de los lazos consanguíneos.

La obra se desarrolla a través de tres actos, confidencias, secretos y enfrentamientos tanto físicos como verbales que desatan un estallido de emociones encontradas, de sentimientos opuestos al conocer ciertas verdades ocultas que estarían mejor escondidas o transfiguradas por la mentira: “Así lo hacíamos en casa… mentíamos o no decíamos nada.” Pero el tiempo, décadas completas han pasado y la distancia y la vida han cambiado a estos dos hermanos, a estos rivales eternos que luchan sus propias batallas internas en un intento de comprender qué pasó con ellos mismos.

La casa en el árbol es una expedición a la verdad donde el dolor y el descuido forman parte de estos personajes desde sus primeros recuerdos y donde, a pesar de los años transcurridos, aún no es momento para declarar la verdad con todas su palabras, aún no es tiempo de enfrentar la realidad que ha permanecido oculta por tanto tiempo, que resulta muy difícil desenterrarla, entre los recuerdos y una sarta de falacias y rivalidades acumulada a través de los años. Con un lenguaje ordinario y actual, las palabras logran transmitir una cercanía a aquello que Terry llama un “lenguaje de adolescente”, lleno de anglicismos, adjetivos superlativos utilizados indiscriminadamente y una actitud defensiva constante.

La casa en el árbol m1

El escenario es sobrio y varia poco. Los únicos sonidos que se escuchan son ambientales. En el primer acto, que transcurre en el centro de un pequeño bosque perteneciente a una institución de salud mental, la interacción de los hermanos es cordial pero no deja la hostilidad de lado. Visos del misterioso secreto que los ha reunido de nuevo dejan verse, pero las sombras del enigma no se han disipado del todo. Se intuyen acontecimientos y hechos posibles, pero eso es todo. En el segundo acto, uno de los hermanos visita un mini golf, en busca de perder algunos minutos que tiene libres. Se da el encuentro con una adolescente apodada Buddy, de comportamiento y proceder irreverentes. Es una escena cómica y llena de tensión sexual no resuelta, que queda en un final abierto. En el tercer acto, los hermanos se reúnen de nuevo, pero ahora en un elegante jardín. Es la culminación de la obra y de sus sentimientos, de los secretos, de las cosas que no se han dicho pero que ahora saldrán como raudales por la boca de uno de ellos, Terry. Las palabras encadenan todos los sucesos que habían quedado volando, que dieron sentido y razón al comportamiento de ambos hermanos y a hechos que se pudieran pensar inconcebibles pero que, sin embargo, ocurren. Acontecimientos inadmisibles involucrados con sentimientos profundos como el amor, quizá mal interpretado o quizá real. El secreto ahora es de dominio público pero quedan detalles por pormenorizar, por conocer a profundidad, pues la naturaleza humana es indiscreta y entrometida, como lo demuestra Labute.

La intriga por conocer un secreto ajeno es lo que los llevará a presenciar una obra actual y sumergida en problemáticas reales, donde una especie de catarsis será experimentada por el atento espectador.

La casa en el árbol (In a Dark Dark House) es una obra de Neil Labute (guionista y dramaturgo estadounidense, 1963) escrita en 2007. Bajo la dirección y traducción de Juan Carlos Medellín, esta obra se presenta los domingos a las 18:00 horas en el Teatro La Capilla del 20 de octubre al 8 de diciembre.

YACONIC

YACONIC

Previous post

ROSE, UNA VOZ LLENA DE VÍCTIMAS ACALLADAS

Next post

VICTOR WOOTEN BAND EN EL LUNARIO