Metallica se sumó hace un par de años a la fiebre por tener cervezas personalizadas en su merchandise y lo hizo con una cervecería grande.

Metallica siempre le ha gustado lo mainstream. Desde su decisión de demandar a Napster por derechos de autor, sacar ReLoad (ese disco de Rock Pop disfrazadito de Heavy Metal), hasta subirse al tren del mame para tener una cerveza conmemorativa con… Budweiser, no precisamente la cervecería checa, o sea la Budweiser Budvar.

Las cervezas ligadas a bandas de rock han tenido mucho éxito. La más conocida es The Trooper de Iron Maiden; pero otras, como la de los Deftones, no son tan conocidas, pues están hechas con microcervecerías (también conocidas como cervezas artesanales). En el caso de la primera, el cantante del grupo se involucró activamente en la producción de la cerveza, pues él, aficionado a la historia, quería preservar un estilo, cada vez más olvidado por las grandes cervecerías.

En otros casos, los grupos también participaron activamente en la preparación de la receta o hicieron algo relacionado con la cerveza. Pero Metallica se fue a la fácil. Vender: esa fue la premisa. La cerveza especial (brandeada para un concierto en la ciudad de Quebec y de la cual sólo se hicieron 91.000 latas) no es en realidad nada especial. Es un objeto coleccionable para fanáticos, pero no para amantes de la cerveza. Es una Budweiser cualquiera, enlatada en un recipiente negro con el logo de Metallica y párale de contar. En otras palabras se ve chingona en la repisa de tu cuarto.

Cuando se lee entre líneas o se investiga por internet, pueden leer un comentario en una página especializada de cervezas que dice así: “Sell outs selling sell outs”. Y no queda más que darle la razón. Visto en términos básicos, se trata de una empresa enorme ayudando a otra empresa gigante a vender más.

No dudo que los fanáticos de la banda no estén contentos pues la cerveza fue hecha limitadamente, para verdaderos amantes del grupo; sólo se vendía en Ohio para un concierto y es muy difícil de conseguir. Sin embargo, como sólo se trata de un rebranding de la cerveza, uno se pone a pensar si Metallica realmente no está ahí más que por el dinero; y su cerveza, lo dice todo. Esto tiene que ver con el fondo y la forma, no sólo es tomar una cerveza y re etiquetarla, sino hacer una cerveza para la banda.

En caso de que seas un fanático de Metallica, te recomiendo buscar en internet (incluso en México) por la cerveza. Se vende (cara) pero se puede encontrar, todavía.

Te podría gustar:

BIENAVENTURADO EL QUE TOMA CERVEZA, PORQUE SERÁ SACIADO

LA REVOLUCIÓN MEXICANA DE LA CERVEZA

TROOPER BEER, LA CHELA DE IRON MAIDEN

 

Lupulocéfalo

Lupulocéfalo

Nos gusta la cerveza, su tradición, su cultura y su expresión máxima: las cervezas artesanales. ¡Amor cervaisatus, amor cervecero!

Previous post

GANADORES PARA EL CONCIERTO DE SIDDHARTHA

Next post

CABAÑUELA, ASÍ SABE LA NAVIDAD EN EL TRÓPICO