Estos de Netflix no dejan sacar buenas series de suspenso. La Forêt (2017) es una producción francesa de esas donde hay muchos secretos, polis y locos que habitan en un lugar recóndito de primer mundo. Esta miniserie seguro te deja picado, se compone de seis capítulos de 52 minutos, o sea que en un fin con pizza, chelas y cuchareando te la avientas.

Ya está muy sabido que las series de crímenes y suspenso venden como pan caliente. La France no se queda atrás, por lo que decidieron crear sus propias historias como The Tunnel, Glacé, Les Revenats y Le Chalet. Con esta serie la cosa va así, La Forêt plantea lo típico, donde la desaparición de una joven detona los secretos de sus habitantes.

El BosqueLa Forêt para la banda más acá “internationalité” tiene varias cosas a su favor. La primera es el idioma. Hay que ver esta serie en francés, sino pierde mucho el sentido de las actuaciones. La estrella de esta serie es la foto, es hermosa.

Ver los verdes bosques belgas (no franceses) en tomas aéreas nos hace perdernos en sus secretos. Toda esa imagen de un lugar recóndito de un pueblo europeo le da tensión al asunto, además de la llovizna y la niebla constantes. La otra es la banda sonora compuesta por Etienne Forget (MissionsHero Corp).

La mayoría de las melodías están compuestas con una base de pino acompañadas de unas hipnóticas secuencias electro muy a la Stranger Things. La música instrumental logra impregnar la atmósfera de incertidumbre, lo que por lapsos espaciosos nos hace pensar en un evento paranormal o de cosas de extraterrestres, más que en un asesino en serie.

Todo empieza cuando Jennifer, una estudiante de dieciséis años le llamada por celular a Eve Mendel, uno de sus profesoras. Eve escucha ruidos y gritos extraños. Inmediatamente la maestra decide denunciar a la policía lo que pasó. Desde ese momento, el capitán Gaspard Decker (Samuel Labarthe) y a la sargento Virginie Musso (Suzanne Clément) trabajarán en el caso, descubriendo grandes secretos.

Aquí le voy a parar, tampoco pienso espoilearlos, sólo les diré que tengan bien abiertos los ojos. La trama no es innovadora, nuevamente se recarga en una serie de desapariciones que y Eve es fundamental por las múltiples gamas donde interactúa.   

 La historia dirigida por Julius Berg (Mata Hari) presenta una narración intrigante, dinámica e impredecible. Las actuaciones son grandes, la foto y la atmósfera. Pero ya no voy a contarles más. Sí o sí tienen que reventare La Forêt, son de esas series que cuando te levantas de la cama o del sillón no te deja esa sensación de haber perdido varias horas de tu vida.  

TE PODRÍA INTERESAR

SERIES QUE BUSCAS EN NETFLIX, PERO NUNCA ENCUENTRAS

WES CRAVEN ESCRITOR, PORNO, NIÑO DISNEY Y BUEN PAPÁ

DOCUMENTALES NOMINADOS AL OSCAR QUE PUEDES VER EN NETFLIX

UN LUGAR EN SILENCIO, SUSPENSO QUE APRISIONA TUS SENTIDOS

STRANGER THINGS Y LA NOSTALGIA POR UN MUNDO DIVIDIDO

CLÁSICOS MODERNOS DE LA GENERACIÓN MILLENNIAL: PRIMERA PARTE

Adán Ramírez

Adán Ramírez

Sweet and Tender Hooligan!

Previous post

EL NORTEC COLLECTIVE Y OTROS FENÓMENOS TIJUANENSES

Next post

A 50 AÑOS DE SAUCERFUL OF SECRETS Y EL ÚLTIMO VIAJE CON SYD BARRETT