De la columna Revancha

Por La Gran eMe / @graneme_OG

Además de guitarrista Elijah Wald (1959, Estados Unidos) es escritor. En su haber tiene varios libros de investigación musical: Narcocorrido: A Journey into the Music of Drugs, Guns and GuerrillasDylan Goes Electric!: Newpor; Seeger, Dylan, and the Night That Split the Sixties y mi favorito: Escaping the Delta: Robert Johnson and the Invention of the Blues.

La afición de Wald por el blues lo hizo escribir un par de libros sobre el tema; obras que lo colocan como un experto del género. En Escaping the Delta… plantea la imagen del bluesman como una invención de la industria musical. Elijah explica que la representación popularizada del músico viajando con su guitarra a un lado de la vía del tren, de pueblo en pueblo, es muy linda, pero falsa.

charley patton

Charley Patton

Esa postal romántica nunca existió. Si consideramos a la generación de Charley PattonRobert Johnson, Son House y Skip James como la primera generación de bluesmen podemos confirmar que ninguno de ellos tenía la aspiración de ser un muerto de hambre por el resto de sus miserables vidas. Aspiraban a ser famosos por su música, ir a Chicago y vivir la vida en una gran ciudad.

EL MITO DE ROBERT JOHNSON

Uno de los casos más claros de este engaño es el de Robert Johnson. En las tres fotos que existen del que muchos consideran el “Padre del Blues del Delta” aparece vestido de forma elegante con sombrero y traje a la moda (de la época). Debió ser muy incómodo caminar millas de un pueblo desconocido a otro vestido así y cargando una guitarra.

Entiendo dónde se pudo haber originado esa historia itinerante del asceta del blues. El mito de Robert, sin duda, ha influenciado la popularización de la imagen que se tiene de los bluesmen durante la génesis del género. La historia cuenta que Johnson vendió lo único que poseía al diablo. La transacción no se realizó con una maldad menor: Robert le vendió su alma a Satanás, con cuernotes y todo. A cambio, el Maligno le otorgaría la gracia de ser el mejor bluesman de la época.

robert-johnson-photo-2

Robert Johnson

Desafortunadamente para Johnson el “Patas de chivo” no cumplió su parte del trato… al menos mientras Robert vivió.  Aunque ambicioso, no tuvo mucho éxito. Lo que sí sucedió fue que grabó un par de sesiones consideradas indispensables en el desarrollo del blues. Y pasaron muchos años para que la vida y obra de Robert fuera rescatada y glorificada. Al final el demonio cumplió con su parte: Johnson es considerado uno de los genios definitorios del blues.

Al ser humano le gusta crear historias en las que el móvil del protagonista es el amor: a su pareja, a su mascota, a la música… en fin, amor a lo que sea. Pocas veces podemos tomar en serio estas narraciones. El caso del blues no es la excepción. El mito del blues sirvió para que el género se popularizara en Estados Unidos.

Son-House

Son House

Al final, no tengo ningún problema con la leyenda del blues, y soy muy aficionado a las grabaciones de Robert Johnson. Pero siempre es importante saber lo que realmente sucedió y con qué fines. Esta situación se ha repetido con muchos géneros en la industria musical.

Y tristemente el blues no logró escapar.


En Revancha tenemos disponible King of the Delta Blues Singers, de Robert Johnson. Checa los detalles en nuestro Facebook e Instagram.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

guerrero chimalli ENTRADA
Previous post

EL DIABLO DE CHIMALHUACÁN

punk londinense ENTRADA
Next post

EL ALMA DEL PUNK LONDINENSE