Comenzar a ser un ser humano

 

Brillante adaptación de la obra homónima de Václav Haleve que coquetea con la conciencia y estremece los sentidos del espectador a través de una comedia sarcástica y estridente.

Comenzar a ser un ser humano 1

 

Por Fernanda Martínez
Foto Alejandro Resendi

Václav Halev, como su obra, fue un personaje atípico y brillante, estudio Teatro en la Academia de Artes de Praga por lo que aunado a su talento nato se convirtió en un dramaturgo excepcional. Sin embargo este personaje no se dedico únicamente a las artes, mostro su lado humano, liberal y revolucionario al usar su obra como medio de protesta en contra del totalitarismo que regia su país, aspecto que mermo la difusión de su trabajo al mismo tiempo que fuera privado de la libertad.

A pesar de las restricciones de las que fue objeto continuó con el movimiento opositor hasta que logró llegar a la presidencia de su natal Checoslovaquia, concretando así los ideales políticos, económicos y sociales que plasmara en sus obras estableciendo un régimen democrático.

De la mano de sus logros políticos llego el reconocimiento de su talento como dramaturgo, ya que la difusión de su trabajo creció de manera considerable, lo que ha permitido apreciar la historia desde diversas perspectiva generando en cada individuo un sentir aleatorio y único, lo que permite desde hace algunos años la adaptación de su obra a diversos contextos sociales.

“La Inauguración” forma parte de la trilogía Audiencia y Protesta escritas a finales de los años 70; sin embargo, la vigencia de su obra no resulta tan sorprendente debido a que el sentir de represión, desesperación, rebelión y ansias de independencia y libertad han sido fácilmente asimilados por las generaciones posteriores pues si bien cada sociedad ha sido victima de diversas formas de represión y sometimiento, la moderna -en particular- se ha convertido en victima sin siquiera estar consiente de ello.

Este aspecto de la obra de Havel es el principal argumento dentro de esta nueva adaptación, la cual encamina la historia, los personajes y el mensaje a una concientización del yugo moderno: el consumismo, el capitalismo y la represión al conformar un sistema prácticamente global que se ha encargado de canonizar e imponer de manera pasiva el modelo de vida e incluso de comportamiento que el hombre contemporáneo debe tener.

En esta  adaptación, brillantemente lograda por David Psalmon, logra de forma osada y cómica esta crítica al nuevo “totalitarismo contemporáneo” y las repercusiones dentro de la sociedad, procurando lubricar la cruda realidad con un impecable sarcasmo.

La historia gira en torno a una pareja, Michael y Vera, quienes invitan a su departamento recién remodelado al mejor amigo de ambos, Ferdinan, y lo que comienza como una agradable cena deviene en una situación peculiar, incomoda e inesperada, en la que se exponen y se enfrentan dos concepciones de vida.

Michael y Vera son un matrimonio “ideal”, tienen el departamento decorado con las últimas tendencias de la moda, tienen el hijo, los viajes y el estatus económico mientras que Ferdinan representa la “mediocridad” al no perseguir de manera porfiada los ideales colectivos que le aseguran la felicidad.

Pareciera en primera instancia un simple contraste de ideas, sin embargo, el ambiente se torna paulatinamente hostil y perverso ya que la “feliz pareja” convencida completamente de conocer el camino al éxito, pero interna y secretamente frustrados, dotan el discurso de agresividad, desesperación, insistencia y locura que asemejan el bombardeo mediático al que la sociedad, como Ferdinan, se ven sometidos diariamente.

Comenzar a ser un ser humano mit

La obra, asertivamente, es planteada como un programa televisivo en el cual existen cortes comerciales, retoque, vocalización, etcétera,  con lo que no sólo se pretende criticar el estilo de vida contemporáneo sino el medio por el cual ha sido posible someter a millones en pocos años.

Si bien la línea cómica está presente en todo momento, la alteración de los sentidos durante la puesta en escena resulta tan vital como la historia misma o la personalidad de cada personaje; a través de una escenografía original y el uso de imágenes y sonidos repentinos, agresivos y abrumadores es como mantienen alerta los sentidos del espectador.

Por otro lado, cabe resaltar las actuaciones y el rol individual de cada personaje, los tres protagonistas cargan con un peso emocional y psicológico importante que no sólo cobra importancia al abordar la interacción entre ellos sino la relación con ellos mismos, su entorno y el auditorio. Los tres actores logran de manera efectiva la meta de toda comedia, la cual es decorada por cada uno de ellos con un toque de perturbación emocional, visual y psicológica.

“La inauguración” es una comedia agresiva, incómoda y mordaz que garantiza diversión y a su vez, por un bajo costo, promete despertar tus sentidos y tu consciencia para “comenzar a ser un ser humano”.


 “La inauguración” de VáclavHaleve

Dirección y adaptación: David Psalmon.

Actuación: Nailea Norvind, Hernán Mendoza y Sergio Ramos.

Teatro Sin Paredes, Foro Shakespeare, a partir del miércoles 12 de Agosto 21:00 hrs. Únicas 12 funciones.

[nggallery id=61]

YACONIC

YACONIC

Previous post

JUNTÉMONOS A PENSAR

Next post

OFFF MÉXICO 2013