El romanticismo es muy bonito… Pero no lo quiero en mis fotografías. Helmut Newton.

Por Miguel J. Crespo / @MigueljCrespo

Fuerza, provocación, erotismo, seducción y tacones de aguja son los elementos que componen la obra de quien es considerado uno de los mejores fotógrafos del siglo XX: Helmut Newton. Nació en Berlín, Alemania, el 31 de octubre de 1920 en la cuna de una familia judía acomodada, y desde niño mostró interés en el cuerpo femenino: no es casualidad que su primer acercamiento al desnudo fuera a la edad de 4 años, cuando vio a su niñera semidesnuda frente a un espejo. La perversidad, libre entre bello, muslos y tetas.

Helmut fue pionero de la fotografía análoga. Algunas de sus instantáneas pasaron por el positivado y el retoque de negativos exaltando un contraste único en blanco y negro. Su mirada lasciva hizo de su obra un paradigma dentro del mundo fotográfico. Las nuevas generaciones ven en el desnudo newtoniano la elegancia, el deseo, el lujo y la perversidad a flor de piel. Elementos que componen la mirada del creador del “porno chic”.

helmut-1

Aunque Helmut destinó gran parte de su carrera a trabajar en prestigiadas revistas como Vogue, Paris Match, Elle y Playboy, no fue hasta 1971 —a los 51 años— cuando decidió enfocarse profundamente en la fotografía del cuerpo femenino; esto después de sufrir un ataque cardiaco. Helmut se decantó por las imágenes de mujeres, algo que su padre pensaba de él desde niño: “En su cabeza solo hay chicas y fotos”.

En 1976 publicó con gran éxito su primer libro, White Women, al que le siguen, ya entrada la década de los ochenta, las series fotográficas Big Nudes uno de los pocos trabajos que realizó en estudioy The naked and the undressed, que no culminó, pero que le dio una de las imágenes más reconocibles de su obra: dos piezas fotográficas muestran a cuatro modelos en idéntica pose, pero con la diferencia de que en la primera aparecen portando ropa del diseñador alemán Karl Lagerfeld y en la segunda se muestran desnudas.helmut-4

Los escenarios en que Newton retrataba a sus modelos —en su mayoría con un porte elegante y de mirada estridente— parecen ser de lo más natural y espontáneos. Pero en la fotografía la realidad no existe, es solo un acercamiento a ésta. Y es que Helmut planificaba de manera detallada y meticulosa cada elemento que aparecería en la fotografía. Aseguraba que en su obra “nada ha sido retocado, nada se ha alterado digitalmente. Fotografié lo que vi”.

Amante también de los automóviles caros, Helmut fue dueño de un Ford V8, un Bentley y un Cadillac en el que murió el 23 de enero de 2004. Un paro cardiaco le hizo perder el control y estrellarse contra un muro de contención de la calle Sunset Boulevard, en los Angeles.

helmut newton yaconic2

El crítico español de la fotografía Joan Costa apunta que en el mundo de la imagen existen dos vertientes filosóficas irrefutables: La sumisión y la subversión. En la primera sólo se re-produce la realidad tal cual es, mientras que  en la segunda se crea una nueva a través de la imagen. Y no cabe duda: Newton rompió la forma en que se concebía la figura de la mujer. A través de su lente otorgó una nueva mirada al cuerpo femenino. Una perspectiva de fortaleza en la que ellas son dueñas de su sensualidad, cuerpo y erotismo.
helmut-8helmut-9

helmut newton desnudo1helmut-7

YACONIC

YACONIC

Previous post

LA ÚLTIMA FOTO ANTES DE QUE MIS PAPÁS SE DIVORCIARAN

Next post

DAKAR, EL RALLY MÁS IMPONENTE DEL MUNDO