Por Iván Landázuri

En 2011 la directora de cine y curadora inglesa Trisha Ziff estrenó La maleta Mexicana, un documental sobre las tres cajas perdidas de miles de negativos que los reconocidos fotógrafos Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour tomaron durante la Guerra Civil Española. Con este trabajo Ziff mostró a cuadro su fascinación por la fotografía, ejercicio que repite en su más reciente documental, El hombre que vio demasiado (2015).

El hombre que vio demasiado presenta una mirada íntima detrás de la lente de Enrique Metinides, uno de los fotorreporteros más influyentes de México; “El niño” que llevó la fotografía de nota roja a museos y galerías de todo el mundo. El documental de Ziff llega a las pantallas en paralelo a la retrospectiva de Metinides que la inglesa curó en el Foto Museo Cuatro Caminos.

el hombre que evio demasiado1

La nota roja sigue representando la sección más leída en los diarios mexicanos, aunque para muchos sólo se trata de la sección más sensacionalista. Pero: ¿Solo se trata de las últimas hojas que alimentan el morbo general? ¿O puede ser que en ellas se narre y se refleje la historia fallida y continua descomposición que atravesamos como sociedad? ¿Y qué hay de aquellos que cubren y escriben estas historias? ¿Es posible atestiguar eventos siniestros,  innumerables escenas trágicas, muertes, y centenas de cadáveres sin que ello trastoque otras esferas de la vida?

En un recorrido por su vida, obra y trayectoria, la cinta de Trisha Ziff retrata a quien fuese  responsable de llenar con sus fotografías los principales semanarios y periódicos de corte sensacionalista del país. Metinides, mexicano, hijo de migrantes griegos, fotógrafo precoz de carácter tímido y obsesivo, se inició en el reportaje gráfico de manera accidental a los nueve años.

Sus ojos han atestiguado múltiples hechos de sangre y dolor. Metinides ha sido llamado “el fotógrafo del horror”, y, sin poseer ninguna formación académica de su oficio, aportó de manera significativa a las bases del duro espacio de la nota roja. Género menospreciado y sólo recientemente redefinido. Sobre éste Carlos Monsiváis apuntó que “cualquier  aproximación es limitada”, con lo que el cronista buscaba dar constancia de la perdurabilidad del género y su relación feroz y entrañable con la sociedad.

el-hombre-que-vio-demasiado2

Ya sea al capturar eternamente en una fotografía la volcadura de un autobús, la explosión de una pipa de gas, el asesinato impune o el rostro joven de una mujer muerta, Metinides nos recuerda con una estética maestra aquello que siempre buscamos alejar de nuestros pensamientos: La muerte no sólo es real, es indiscriminada y puede hallarnos a la vuelta de la esquina.

Del mismo modo que el género en el que se desenvolvió, su trabajo fue por mucho tiempo rechazado y marginado por las elites intelectuales.  Ahora,  gracias a una revisión reflexiva entorno a su labor gráfica, ha tomado nuevamente relevancia como obra importante y de referencia para varios grupos y artistas. Pero en su labor íntimamente ligada a la muerte Metinides ha tenido que pagar ciertos costos personales y familiares.

El documental de Ziff deja ver los motivos que impulsan a un hombre a tomar una cámara y perseguir a la muerte para retratarla. Las particularidades que acompañan su labor, sus peculiares manías y obsesiones, y la fragilidad que compartimos todos como seres finitos.

El hombre que vio demasiado fue estrenado en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) en 2015. En 2016 podremos disfrutarlo como parte de las cintas que ofrece el festival de cine documental Ambulante en su gira por diferentes estados. Una cinta que no dejará al espectador inmutable ante el guiño con la muerte.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

entrada
Previous post

OCHO DISRUPTIVOS AÑOS DE CUTOUT FEST

noches de hospital
Next post

NOCTURNA DE HOSPITAL