Proviene de algún extraño rincón del vasto universo; su destino fue adentrarse en el planeta Tierra y mantener contacto con todo ser vivo en especial con la raza humana. Él es fuente del placer creciente del ser primitivo y habita dentro de cada individuo.

El marco histórico aborda las vidas de Alejandra (Ruth Ramos) una joven madre de dos pequeños y quien reparte su tiempo entre la familia y el trabajo, mismo que su suegra le dio, consiste en elaborar grandes cantidades de productos regionales dentro de una fábrica de dulces, su marido Ángel (Jesús Meza) es un empleado dentro del área topográfica de una constructora, y su hermano mayor, Fabián, se desempeña como enfermero en un hospital local; sus vidas se caracterizan por la rutina y pasividad ofrecida por ciertos rincones provincianos, pero éstas se verán alteradas drásticamente con la llegada de Verónica (Simone Bucio), una joven que guarda un oscuro secreto sobre un monstruo que vive en una lejana cabaña dentro del bosque.

Esta misteriosa criatura llegó del espacio exterior en un momento desconocido, su peculiaridad es la relación atípica que mantiene con los seres humanos y que de alguna forma necesita para mantenerse con vida. Esto no recae en los convencionalismos, este ser no atenta a la vida, se alimenta del placer que él mismo otorga. Su forma podría asemejarse a la del rostro del mítico Cthulhu, bestia creada por el escritor H.P. Lovecraft, características capaces de insertar extrañez y horror a cualquiera que le vea.

Este oscuro drama con acentos de ciencia ficción y terror llamado La región salvaje fue coescrito y dirigido por el cineasta mexicano, Amat Escalante (Heli, 2015), quien mantuvo la esencia del dios Eros con exacerbada sensualidad como principal cimiento para construir la brumosa historia desarrollada en el estado de Guanajuato, sin precipitaciones se encargó de ir desvelando la compleja vida que mantienen algunas personas, quienes se ven involucradas en algún momento con el ser espacial.

Sin duda el mayor atrevimiento de Escalante recae en la introducción del instinto indomable a través de un ser extraterrestre sin forma aparente y repleto de brazos similares a tentáculos fálicos. Desde su primera presentación al espectador, se dio a la tarea de encontrar formas en la naturaleza misma para recordarnos a la criatura, un mensaje claro: no olvidar que sigue allí, oculto en la penumbra.

La cinta también aborda conflictos interpersonales al tomar a una familia mexicana promedio: un matrimonio y un par de hijos, pero el amor no siempre vive dentro de todo individuo, por lo cual la rigurosa custodia de secretos se convierte en pieza clave para el armado final de este oscuro drama.

Es precisamente la tranquilidad y cotidianidad citadina la que rodea al misterio de la criatura, por lo tanto era importante mantener la tensión con el reparto actoral conformado por Simone Bucio, Ruth Ramos, Jesús Meza y Eden Villavicencio. Sin embargo esto no fue conseguido, la falta de modulación en sus voces, carencia de movimientos corporales y expresivos llevaron a los intérpretes a quedarse rezagados en la exigencia cinematográfica. Su falta de naturalidad termina por romper la conexión del público con el argumento central del metraje.

En completo vínculo entre Amat Escalante y el cinefotógrafo Manuel Alberto Claro (Nymphomaniac: Vol. I y II), llevan de la mano la experiencia del espectador con momentos tensos, sexuales y violentos. El concepto visual mantiene una atmósfera fría con tonos azules y verdes como los predominantes, elección adecuada para transmitir mayor incomodidad ante un tenebroso misterio. Es importante rescatar la valía otorgada al color rojo por su director, quien lo utiliza con frecuencia para mantener el erotismo sin necesidad de crear cuantiosas escenas sexuales, basta mantener el concepto en mente a lo largo de la cinta.

La región salvaje coloca frente a frente al espectador con su lado animal a través del erotismo, al mismo tiempo de impactarle con escenas oscuras dominadas por una criatura amorfa y sus íntimos encuentros sexuales con mujeres jóvenes. La fuerza recae en el par de personajes femeninos, quienes muestran su fortaleza al momento de tomar cualquier tipo de decisiones, en su mayoría sexuales y familiares. Por otro lado, las interpretaciones son deficientes y carecen de toda naturalidad, hecho que interfiere con el ambiente construido por su director.

La propuesta cinematográfica y conceptual creada por Amat Escalante aborda un planteamiento sobre la injusticia y cómo rodea a los estigmas sociales, además de enfatizar con  naturaleza desmedida lo que puede alcanzar el ser humano.

Título: La región salvaje
Género: Drama, horror y ciencia ficción
Año: 2016
País: México
Duración: 1h 38min
Dirección: Amat Escalante
Fecha de estreno: 2 de febrero

Te puede interesar:

THE SHAPE OF WATER: PORQUE JAMÁS IMPORTÓ EL COLOR Y LA FORMA

ESTAS PELÍCULAS NO GANARÁN EL OSCAR, PERO SEGURO SON MEJORES QUE ALGUNAS NOMINADAS

TODO LO DEMÁS: DENTRO DE UNA POÉTICA SOLEDAD FEMENINA

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

5 EXPOSICIONES GRATUITAS QUE NO TE PUEDES PERDER EN FEBRERO

Next post

JENS LEKMAN EN SALA