Pura bailadeira, tremenda gozadeira/ unas morritas unos wiskiños y todo chido todo bueno todo fino. “Fiestiña”, Master Plus.

Por Berenize Rosales / @berenizeconzeta

Fotos: Ricardo Trejo / http://www.flickr.com/payersonyeah

Como a la mayoría de los seres humanos no me gusta reconocer mis “deslices”. Por lo que culparé a mis amigos, a mi “crew de conciertos”, quienes me abandonaron. Seguro que si ellos hubieran ido yo hubiera llegado temprano al Foro Indie Rocks para ver a todas las bandas del festival Latinoamérica 360, y cual Cenicienta sin Uber hubiera corrido a la medianoche para alcanzar el último metro a Mordor, donde vivo. Pero, como dicen: “El hubiera  no existe”.

Todo comenzó una noche antes cuando se anunció la cancelación de Las Robertas debido a un “incumplimiento de contrato”, y la integración de Tungas en su lugar. A partir de la noticia mi crew abortó la misión por compromisos de todo tipo. Además, mi “habitual amigo de conciertos”, sí ése que me abandonó en el Lunario cuando tocó Mon Laferte, me choreó otra vez. ¡Maldito!

DSC_0903

DSC_0894

The Baggios

Se me habían quitado las ganas de ir a la primera edición en México de este festival, pues no quería estar sola. Pero el sábado 5 por la mañana otra amiga me agregó a un chat donde estaban organizando un precopeo en la fiesta de un tipo buena onda al que conozco. Accedí ir de colada. Mis amigas, que son la fiesta andando, pasaron a recogerme a las 5:00 pm al metro Chilpancingo. Me subí al auto de La Chaparrita Fiestera y de inmediato La Hippie Buena Onda me ofreció un vaso de whisky. Bebimos y fumamos en su auto hasta que llegamos al departamento de la fiesta.

Sin embargo, en la entrada del edificio un joven nos informó que el administrador no los dejaba hacer fiestas, por lo que tuvimos que regresar al auto para hacer tiempo y no se percataran de nuestra presencia y, por ende, de la fiesta. Seguimos fumando y bebiendo. Regresamos dos horas después y subimos a la azotea, donde unas 15 personas fiesteaban en un ambiente bastante relajado hasta que media hora después llegó un güey a preguntarnos con quién estábamos. Nadie respondió y el tipo nos indicó que no se permitía hacer fiestas, por lo que debíamos retirarnos.

Entonces decidimos movernos al Indie Rocks.

La Chaparrita Fiestera se estacionó cerca del Foro. Acordamos bajarnos del auto a las 9:00 pm, justo a tiempo para ver a Mon, Amor, Laferte. Pero bajamos antes. Saludamos a nuestro amigo de la producción, quien nos dio nuestros accesos. Nos quedamos un rato en la explanada del Foro y cuando entramos a la casona tocaba Cirkus Funk. Rodrigo, un amigo fotógrafo que nos acompañaba desde el precopeo y yo los vimos un rato y salimos; regresamos al carro donde encontramos a La Chaparrita Fiestera y a La Hippie Buena Onda. Después llegaron otros cuatro colegas. Ahí bebimos, fumamos y platicamos. No sé cuánto tiempo pasó hasta que La Chaparrita Fiestera, el fotógrafo y yo fuimos por unos hot dogs. Después de comer, Rodrigo decidió irse pues debía grabar un showcase que tendría Mon antes de su presentación. (O algo así dijo.)

Dieron las 9:00 y entré para ver a Mon. Ella, preciosa como siempre, enfundada en un vestido turquesa, cantaba “Vuelve por favor”. En el escenario sólo estaban ella y su guitarra. Un show íntimo, justo como lo prometió en sus redes sociales. Busqué al fotógrafo, estaba en pit de foto, por lo que me quedé atrás. Minutos después vimos juntos a Mon cantar “Flor de amapola”.

DSC_0998

Cuando cantaba “Si tú me quisieras” preguntó: “¿Y qué hago si ya no quiero que me quiera el cabrón?”. El Foro hizo bulla mientras ella continuó cantando: “Sí, tú, pendejo, hijo de tu puta madre… Si tú me pinches quisieras”. Me sorprendió como podía entonar tan bien las groserías. Luego contó cuando tocaba en una banda de metal (Mystical Girls) le gritaban “Chichis pa’ la banda, chichis pa’ la banda”. “Chichis pa’ su puta madre”, dijo con su característico acento chileno, para después explicar que gracias a eso aprendió a ser ruda en el escenario. Continuó con “El Cristal”, “Salvador” y “Malagradecido”.

DSC_0971

Mon Laferte

Cuando Mon Laferte amenazó con cantar la última canción un tipo que estaba frente a nosotros gritó algo ininteligible. La chilena le preguntó que qué chingados había dicho. Él respondió: “Vivo en Ecatepec, me voy a quedar a dormir en la calle”. Ignoré lo que ocurrió después. Antes de finalizar su presentación con “Tu falta de querer”, Monserrat Bustamante confesó que ella no confiaba mucho en sí misma, como mujer y como creadora, por lo que agradeció al público presente, pues ese era su último show del año, en el Foro Indie Rocks, justo donde inició todo.

El fotógrafo me dijo que ya se tenía que ir. No quería ver a Los Master Plus porque en la Semana de las Juventudes lo habían “mal colocado”. Le insistí pero fue en vano. Al día siguiente había partido de Pumas y pues el bato es “azul y oro” hasta la medula. Salimos en busca de los demás para que no me quedara sola. En la puerta encontramos a La Chaparrita Fiestera. El fotógrafo pidió su Uber y se fue. La Chaparrita Fiestera y yo nos quedamos en la puerta. Ahí nos enteramos que los Rebel Cats estaban retrasados porque temprano habían tocado en Trópico y existía la posibilidad de que no se presentarán. Los de la producción estaban que se querían aventar a las vías del Metro. La Chaparrita Fiestera y yo corrimos al Oxxo por algunas provisiones para nuestro amigo de la producción, y después al interior del Foro para fiestear con Los Master Plus, quienes adelantaron su presentación.

DSC_1042

DSC_1062

Los Master Plus

Nunca había escuchado a El Comanche y Larry Mon, pero me hicieron la noche. Sus vestuarios estrafalarios y sus ritmos “cumbiatrónicos” y “sabrosindies” —como ellos mismos los definen— pusieron a bailar a todos los presentes. Lo que provocó que La Chaparrita Fiestera terminará enamorada de las caderas de Larry, pues en algún momento de su presentación Los Master se bajaron del escenario, todas corrimos al frente y juro que no sé cómo, ni en qué momento sucedió, pero cuando volteé a ver a mi amiga Larry estaba moviendo sus caderas delante de ella; tenía una enorme sonrisa.

Salimos a la explanada del Foro; cansados de tanto baile nos sentamos en los sillones. Robé un poco de su tequiliña (bebida oficial de Latinoamérica 360) a un amigo y comenzamos a platicar del “penduleo” de las caderas de Larry. Más tarde fuimos en busca del auto. Para ese entonces ya éramos siete pues no sé en qué momento alguien ya se había ido. Ya en el auto La Chaparrita Fiestera se fueron dos más y de los siete que llegamos sólo quedamos tres: La Hippie Buena Onda, O. y yo, en espera de los Rebel Cats… y del after.

DSC_1239

Rebel Cats

 

Un morro de la producción prometió la fiesta posterior, así que ocultamos las chelas que previamente habíamos comprado en el Seven y entramos a bailar un poco de rockabilly. Ya había visto a Los Rebel Cats antes y la verdad es que en esta ocasión les faltaba algo. No sé si era mi borrachera o si en verdad no la estaban armando; se veían bastante cansados por el viaje. Sólo los escuché cantar “La chica Rockabilly”, “Shooby Doo Wop” y “Mala influencia”.

Cuanto terminó el show los tres sobrevivientes nos sentamos en el patio del Foro, minutos después nuestro amigo de la producción nos dijo que entráramos. Íbamos al backstage cuando una morra bastante borracha nos impidió el paso pues le estaba rogando al guardia de seguridad que la dejará pasar a ver a Vince, de los Rebel. Nosotros entramos gracias al “poder del brazalete”. Dentro conocimos a The Baggios, banda brasileña a la que no pudimos escuchar por la borrachera, pero que, según palabras de Mon Laferte, “tocan con madres” y son buena onda. Topamos a varios morros chidos de la producción y a Los Rebel Cats, quienes a pesar del cansancio charlaban entre chelas y whisky. Obvio La Hippie Buena Onda y yo no perdimos oportunidad y le pedimos una foto al guapo de Vince.

DSC_1184

DSC_1272_01

No hubo after. Unos cuantos de la producción irían al Jacalito. Al principio nos unimos a ellos, después abortamos el viaje y huimos rumbo a casa de La Hippie Buena Onda. Eran las 4:40 am cuando nos sentamos frente al Ángel de la Independencia a platicar y chelear con el frio de la madrugada a cuestas. En ese momento pensé que si mi “crew de conciertos” hubiera ido yo habría llegado temprano al Foro Indie Rocks para ver a todas las bandas del Latinoamérica 360, y cual Cenicienta sin Uber hubiera corrido a la medianoche para alcanzar el último metro a Mordor, donde vivo. Pero, como dicen: “El hubiera  no existe”. Y que bueno.

DSC_1202

DSC_1173

 

Editor Yaconic

Editor Yaconic

ruidos-1
Previous post

NUEVOS RUIDOS PARA TU NAVIDAD: ET Y RODEO WAY

kiwi antonio calera-grobet ENTRADA
Next post

KIWI DE PASEO AL PARQUE