La vitalidad del ser humano está condicionada a experiencias del día a día, muchas de ellas logran impactar con mayor fuerza la vida misma, marcas que se llevan para siempre. Cualquier persona podría estar sujeta a contar con buenos y malos recuerdos escolares, amistades profundas y decepciones amorosas, sin duda, etapas cruciales y necesarias para el desarrollo de todo individuo.

Esta es la esencia de la cinta Lady Bird, historia de la joven Christine MacPherson (Saoirse Ronan), una chica de 17 años con perfil artístico quien está por terminar su último año escolar en la preparatoria católica de Sacramento. Su sueño es ser admitida por una respetada universidad mientras lucha bajo la sobreprotección de su madre, Marion (Laurie Metcalf); sus respectivas personalidades las vuelven, por momentos, totalmente incompatibles. Durante esta etapa juvenil, Christine descubrirá emociones y personas que marcarán su vida de algún modo.

La película fue escrita y dirigida por la cineasta -también actriz- estadounidense, Greta Gerwig, siendo esta su segunda producción, muestra una historia sencilla sobre una adolescente, quien no tiene definidos los caminos de su futuro. Sin embargo, la valía de la película recae en el mismo argumento, a pesar de la mencionada simplicidad, logra crear un vinculo con el espectador al ponerle frente a frente su propio pasado e inclusive su mismo presente, podrá verse identificado con algunas inmaduras actitudes o decisiones sin sentido, las cuales podría experimentar cualquier persona al encontrarse en esta característica etapa juvenil.

Para creer en esta atmósfera cotidiana el trabajo de la actriz protagonista, Saoirse Ronan, fue pieza clave, dotando de carisma y jovialidad a la cinta entera. He hablado de lo complicado de llevar una actuación natural y relajada a la pantalla grande, se lee sencillo, pero no lo es tanto y la intérprete Ronan lo hace con la medida justa para creer todo lo puesto en la cinta, de un momento a otro dejamos de ver el rostro de la actriz neoyorkina y únicamente somos testigos de la vida de Christine MacPherson, la chica de Sacramento.

La historia requería un contrapeso importante, uno con el cual chocará repetidamente el personaje principal, en este caso fue su madre, encarnada por la tres veces ganadora del Emmy, Laurie Metcalf, quien tuvo que hacer uso de su madera actoral para representar idóneamente a una mujer consternada por la economía de su familia, los complejos arranques emocionales de su hija, además de ser la fortaleza del hogar y quien mantendría el equilibrio de todo a su alrededor. Una característica importante fue la incapacidad emocional de acercarse a Christine, a pesar de ser su madre y verse todos los días, las repetidas escenas de conflicto entre ellas crearon cierta resistencia y así volviendo un tanto compleja su relación.

Dentro de esta producción destaca el trabajo del departamento de casting, se nota la importancia dada al buscar a cada uno de sus actores. El reparto completo hace un trabajo idóneo, el cual logra compaginarse con la historia y así ver en cada uno de sus personajes a jóvenes con personalidades definidas. Entre ellos podremos ver a Lucas Hedges quien fue nominado al Oscar por su papel en Manchester by the Sea (2016) y Timothée Chalamet, quien actualmente se encuentra nominado por la Academia de Hollywood por su rol protagónico en la cinta Call Me by Your Name (2017).

Lady Bird es una película liviana en su argumento, pero dentro de su ligereza se encuentra una importante conexión humana, en la cual el espectador podrá identificarse en más de una ocasión por las acciones de una joven quien busca, a su modo, encontrar el camino a su futuro. Las actuaciones principales de Ronan y Metcalf son pieza clave para entender la historia, además la calidad artística recae en los hombros de este par de damas, encargadas de dar sobresalientes actuaciones, dignas de importantes nominaciones.

Título: Lady Bird
Duración: 1h 34min
País: Estados Unidos
Dirección: Greta Gerwig
Guión:Greta Gerwig
Género: Drama y comedia
Estreno en México: 16 de febrero

Te puede interesar:

LA REGIÓN SALVAJE, EXACERBADA SENSUALIDAD HUMANA

ESTAS PELÍCULAS NO GANARÁN EL OSCAR, PERO SEGURO SON MEJORES QUE ALGUNAS NOMINADAS

CALLL ME BY YOUR NAME: SOFISTICADA Y ERUDITA SEXUALIDAD

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

CON EL CULO AL AIRE: ENTREVISTA CON PABLO CARBONELL

Next post

JUAN PABLO MENESES: NIÑOS FUTBOLISTAS