CULTURA DE OTRA MANERA

Lamujerdemivida es una revista cultural que se edita en Buenos Aires, Argentina, desde 2003. Sus ediciones son temáticas e incluyen cuentos inéditos y secciones de pensamiento, cine, arte y psicoanálisis. Conviven en ella autores consagrados (como Héctor Tizón y Andrés Rivera) con periodistas, filósofos, pensadores, psicoanalistas, nuevas voces de la narrativa argentina y escritores internacionales como Juan José Millás y el premio Nobel J.M. Coetzee. En 2003 recibió el Premio Julio Cortázar de la Cámara Argentina del Libro a la Revista cultural del año, y en 2005, el Premio Letras de Oro otorgado por Honorarte.

LAMUJERDEMIVIDA-p1

Por Ricardo Coler / Editor de Lamujerdemivida

Para mantenernos fieles a la larga tradición de revistas culturales haremos lo mismo que hicieron todas ellas: vamos a cerrar. Un final anunciado que se postergó hasta lo increíble. Pero seamos sinceros, siempre supimos que el resultado estaba marcado de antemano. Las publicaciones culturales nacen económicamente muertas y nosotros somos —y pronto sólo habremos sido— una revista cultural. No podemos hacernos los distraídos, decir que nunca nos hubiéramos imaginado y poner cara de asombro. En realidad, la verdadera sorpresa fue permanecer en los puestos de revistas más de once años sin interrupciones.

Para sostenernos recurrimos a los expertos en marketing, a los vendedores de publicidad y a los empresarios exitosos. El mercado, como les gusta llamarlo, los hizo fracasar uno por uno. El nombre se hizo conocido pero dentro del ambiente,  hubo publicidad pero por pocos números, redujimos los costos hasta lo mínimo sin volvernos millonarios. Además, siempre vendimos lo mismo. Una cantidad mayor a lo esperado y que alcanzaba apenas para un empate digno. Pero en todo este tiempo armamos un grupo de aquellos, discutimos hasta bien entrada la noche y nos hicimos amigos. También publicamos textos inéditos de los mejores escritores del país, armamos debates culturales, descubrimos nuevos talentos, ganamos unos cuantos premios e hicimos lo que quisimos. Estamos orgullosos, somos el staff de LaMujerDeMiVida y tenemos los mejores colaboradores. Hasta para los más taquilleros publicar con nosotros es un premio. Y no importa si es verdad, nos gusta creer que es cierto.

LAMUJERDEMIVIDA-1

Nunca pretendimos competir con los suplementos de los diarios ni con las revistas de mayor circulación. Era una lucha desigual y hubiéramos perdido. Siempre escribimos sobre temas que nos interesaban y sólo si podíamos aportar algo diferente. Así fue que publicamos nuestras propias preguntas: ¿Hace falta tener hijos? Es una referencia al hecho de que en la actualidad el deseo de ser madre viene aflojando. ¿Los homosexuales están de moda? Confrontamos la opinión de los homosexuales históricos con los que creen que ser gay es cool o que hay que probar de todo. ¿Por qué odiamos a los psicoanalistas? Una introducción al idioma de los lacanianos y la dificultad que tenemos para entender eso tan importante que tienen para decirnos.  ¿El chisme es un saber como cualquier otro? Después de todo es una información degradada que se escucha con placer.

Es imprescindible que los que hacen una revista cultural tengan otro trabajo. Depender de lo que pueda darles el proyecto lo hace todavía más dificil y termina por atrapar a todos en un estado de disconformidad constante. Pero atención, eso no significa que no haya que cobrar por escribir ni dejar de pagar a los colaboradores. Eso sólo implica que no debe ser el medio de vida.

Es muy difícil convencer a alguien para que invierta en cultura con el argumento de que a la larga será un buen negocio. Es muy difícil por una sola razón: no es un buen negocio. Cualquiera que tenga la capacidad de decision y la idea de cómo manejar un presupuesto sabe que la cultura no es lo que más vende y que además somos incontrolables. Sin embargo, no todo es tan horrible en este ámbito. Aunque cueste creerlo hay gente culta en todos lados. De la misma manera que hasta el hombre más duro un día puede enamorarse, también hay más de uno capaz de apoyar un proyecto de cultura. Hablo de gente a la que le gusta leer y que se da cuenta de que no hay que ganar en todo, todo el tiempo. El dueño de un banco, un ejecutivo importante o un político en ascenso, cualquiera de ellos puede ser la clave. Alguien en una buena posición que se entusiasme y entienda que es un dinero bien gastado y que puede mejorarle el aspecto. También está la pauta oficial, nada despreciable pero difícil de cobrar y generadora de sospechas.

LAMUJERDEMIVIDA-2

Queda algo, seguramente lo más complicado de todo. Es cierto que el estado invierte poco en proyectos culturales y que las editoriales se convirtieron en empresas que lo único que les interesa son los resultados. Es innegable que la televisión es una máquina de producir bobos y que la juventud carece de ideales. Pero todas estas adversidades sirven de excusa para no hacernos una pregunta venenosa: ¿Qué tenemos que ver nosotros con esto? ¿Qué tiene que ver la gente que trabaja en el medio cultural con el éxito de los programas de cotilleo, de la farándula y de la vida de los otros en general frente al espacio que intelectuales y artistas ocupan? ¿Será, una vez más, todo culpa de los otros?

Creo que no.

Muchos intelectuales no se caracterizan por su avidez por el oro, el dinero no es el objetivo principal en sus vidas. Sin embargo hay otro metal que los atrapa: el bronce, un elemento muy útil para acuñar imágenes para la posteridad. Porque algunos de nuestros colegas son gente difícil, soberbios y engreídos que creen que lo que ellos escriben o piensan es decisivo para la vida de los demás.

Algo parecido pasa con los textos. Los  artículos que llegan a las publicaciones de cultura a  veces están escritos en un lenguaje oscuro, con metáforas enrevesadas en las que no se puede distinguir el sujeto del predicado. Pero eso no es lo peor, lo peor es que son aburridos. Y que a nadie se le ocurra tocarles una coma ni decirle a los autores que no es una publicación universitaria. Sería un sacrilegio.

Por supuesto que hay conceptos que son complicados y que no se pueden contar en el mismo lenguaje que se utiliza para los magazines de los fines de semana. Pero algo nuevo hay que inventar porque si uno mira lo que viene ocurriendo en las últimas décadas y observa con detenimiento el lugar que ocupan las publicaciones de cultura, y compara, puede decir, sin temor a equivocarse, que vamos perdiendo.

LAMUJERDEMIVIDA-3

El principal recurso de las revistas culturales es el entusiasmo de quienes las hacen. Las ganas de escribir, el deseo de publicar a otros. Eso es lo que hay que cuidar. Por lo general las revistas empiezan con un presupuesto para pocos números y después, cuando las cuestiones administrativas se acumulan, aparecen los tropiezos. Cuando se inicia la batalla por sobrevivir esa pasión que las distinguía y que había que preservar, declina. Entiendo que escribir, pensar y hacer arte no significa caminar por las nubes todo el día pero los que se dedican a esto, aunque sean gente trabajadora, centrada y seria, nunca fueron ni serán grandes empresarios. Por eso, si el destino de las revistas de cultura es sacar unos pocos números, importa poco. Bienvenida sea esa gloria.

lamujerdemivida.com.ar

 

YACONIC

YACONIC

Previous post

CASA GALERíA

Next post

VEINTITRÉS AÑOS NO ES NADA