A finales del siglo XIX los hermanos Louis y Auguste Lumière inventaron el cinematógrafo. En 1896, invitados por Porfirio Díaz, los operadores Gabriel Veyre y Claude F. Bon Bernard presentaron el singular aparato en el Castillo de Chapultepec a la familia de Díaz y su gabinete. Ese año Veyre y Bon realizaron 35 filmes sobre las costumbres, tradiciones, ceremonias y cotidianidad de México. El mismo Díaz fue el protagonista de algunos: El general Díaz despidiéndose de sus ministros, El general Díaz recorriendo el zócalo y El general Díaz paseando a caballo en el bosque de Chapultepec.

A partir de la llegada del aparato de los Lumière la industria cinematográfica empezó su desarrollo. Cuarenta y cinco años después, en 1931, se filmaría la primera película sonora en México: Santa. En este momento también surgieron grandes guionistas, directores, actrices y actores que le darían una personalidad única al cine mexicano.

Dos actrices que en aquella época iniciaron y culminaron sus carreras al mismo tiempo: Lupita Tovar (1910) y Lupe Vélez (1908-1944). Sus vidas, sin embargo, son diametralmente opuestas.

LUPITA TOVAR

Tovar fue la actriz que encabezó el elenco de Santa (que se estrenó en 1932). Como una premonición, la historia basada en la novela homónima de Federico Gamboa (el primer best seller del país con 60 mil copias vendidas al día de la muerte del autor) resume la idiosincrasia mexicana. Una chica de singular belleza pero humilde se enamora de un militar que la abandona. Rechazada por su propia familia y la sociedad se convierte en una cínica prostituta que trabaja en un burdel. Dirigida por Antonio MorenoSanta no solo fue un acontecimiento por la sonoridad; la historia misma sacudió algunas buenas conciencias, en una época en la que los hombres eran separados de las mujeres en las salas de cine.

lupita tovar

Tovar, como varias actrices, inició su carrera en Estados Unidos, en las compañías Fox y Universal. Esta hermosa oaxaqueña tenía 19 años cuando filmó su primera película en Estados Unidos, The veiled woman (1929). Dos años después aceptó el protagónico de Santa. Estaba tan interesada en la trama que incluso se entrevistó con Federico Gamboa. A raíz de la charla, Tovar supo que la mujer en la novela realmente existió en Chimalistac, donde se ubica la historia. Y además tuvo la oportunidad de conocerla. El escritor y la actriz platicaron acerca del personaje, de todos esos pequeños detalles que Gamboa no puso de manera explícita en la novela. Santa es una de las películas más importantes en la historia del cine mexicano.

Guadalupe Natalia Tovar Sullivan, su nombre completo, estudiaba en el Parque Lira el segundo año de labores domésticas –bordado, corte y confección– cuando fue elegida para presentar una audición ante  el cineasta Robert J. Flaherty de la compañía Fox. La prueba de Tovar consistió en recrear una escena en la que le informan que su madre ha muerto, y la pasó sin problemas. Sin embargo hubo reticencias de su familia. En aquella época no era bien visto dedicarse a la farándula. Para su fortuna, la Fox se ofrecía a pagar el pasaje de una acompañante del sexo femenino. Su abuela, S. de Sullivan, quien además había vivido en Estados Unidos y hablaba inglés, fue su mejor compañía.

lupita tovar

Ya en Hollywood y a petición de la compañía, Guadalupe se adjudicaría el nombre artístico de Lupita Tovar. No querían que la confundieran con Lupe Vélez, otra actriz mexicana que ya trabajaba allá. Tovar aprendió rápido el idioma y se adaptó a las exigencias de la industria con disciplina: tomaba clases de guitarra, baile, actuación. Luego de filmar seis películas en Hollywood, una de ellas Drácula al lado de Béla Lugosi, regresó a México para filmar Santa. En realidad primero se pensó en Dolores del Río y en Lupe Vélez, pero el tema de la prostitución resultaba demasiado polémico para dos estrellas glamorosas ya establecidas.

La película fue un éxito. El melodrama que marcaría a la época del cine de oro mexicano se mostraba en todo su esplendor. La actuación de Lupita y el tema musical, compuesto por Agustín Lara, así como la novedad del sonido, definieron el impacto de Santa.

Tovar trabajó de manera intermitente tanto en Estados Unidos como en México, hasta que a mediados de los cuarenta decidió retirarse definitivamente para dedicarse a su familia.

 LUPE VÉLEZ

Caso muy distinto es el de Lupe Vélez. Nació en San Luis Potosí en 1908 y murió justo cuando Lupita Tovar se estaba retirando de la farándula, en 1944. A diferencia de su tocaya, Vélez siempre estuvo en la mira de los chismes en Hollywood. El último y más escandaloso fue su muerte.

En el libro Hollywood Babylon (1959), de Kenneth Anger, un chismoso profesional de la época, se afirma que Vélez habría preparado el escenario de su muerte. Llenó su habitación con veladoras y flores, se vistió con un hermoso camisón de seda, estaba perfectamente peinada y maquillada. Luego de una cena copiosa, se tragó varias pastillas de Seconal. Pero la cena y las pastillas provocaron una reacción inesperada. Vélez se levantó para ir a vomitar al baño, pero no llegó. Se resbaló con su propio desperdicio, se golpeó en la nuca con el lavabo y murió. Según Anger, el camino de la cama al baño estaba lleno de vómito y la habitación apestaba cuando encontraron su cuerpo.

Investigaciones recientes desmienten este incidente y solo indican que Lupe fue hallada en el pasillo camino al baño. No obstante se creó una leyenda alrededor de ella que difícilmente podrá borrarse, sobre todo porque el expediente de la investigación desapareció de los archivos de la policía.

lupe velez

María Guadalupe Villalobos Vélez inició su carrera a los 19 años en Hollywood. Un equivalente a Sofía Vergara pero de la época. Lupe Vélez era una mujer hermosa de fuerte temperamento que, a diferencia de Lupita Tovar, mantuvo y acentuó su acento latino, lo que le daba un toque sensual y extravagante a sus actuaciones. Hizo casi toda su carrera en Hollywood y se codeó con grandes artistas de ese momento, como el Gordo y el FlacoGary Cooper. También hizo comedias musicales en Broadway y filmó dos películas en Inglaterra. De sus 47 filmes solo tres fueron mexicanos.

La diva solía decir: “Yo no soy salvaje, soy Lupe”. La mayoría de los papeles que interpretó en Estados Unidos eran de una mujer latina de clase media baja, revoltosa, vulgar y dicharachera. Pero en la vida real era muy temperamental, se enfurecía con facilidad, era voluntariosa y manipuladora. En cuanto al idioma, Lupe hablaba un inglés impecable, algunas veces lo demostró en la pantalla.

Tuvo varios amantes, entre los más famosos figuraron Charles Chaplin, Clark Gable y Gary Cooper. Todos huían de sus celos, de las escenas que armaba en la calle, de que los persiguiera y agrediera física y verbalmente. Su matrimonio con Johnny Weissmüller, el primer actor que interpretó a Tarzán en el cine, tampoco fue afortunado. Cinco años de dramas, separaciones y reconciliaciones; eran la comidilla de Hollywood y los reporteros siempre andaban atrás de ellos, seguros de obtener alguna nota escandalosa.

lupe velez

En 1937 Vélez filmó La Zandunga al lado de Arturo de Córdova. A pesar de que ambos estaban casado, iniciaron una aventura que derivaría en exigencias de Lupe a Arturo para que se divorciara y se casara con ella. Arturo no se divorció, sobre todo porque su esposa, Enna Arana, se negó rotundamente.

Poco a poco la relación se enfrió y Córdova hacía lo posible por evitarla. En un último y equívoco intento por retenerlo, Lupe hizo creer a Arturo que estaba por quitarse la vida. Arturo fue de inmediato a visitarla y la encontró tirada en la cama con la boca espumosa. Las carcajadas de Lupe, que había fingido todo, lo sacaron de quicio. Meses después Lupe le informó que estaba embarazada, y no era una treta, era la verdad. Córdova pensó que el mejor modo de no dejarla desprotegida y de librarse de ella era casándola con un amigo: Harold Ramon.

La situación de Lupe no mejoró; al contrario. Los rumores dicen que decidió suicidarse cuando encontró a su reciente marido Harold Ramon y a Arturo de Córdova en la cama. Lupe era una mujer convencional que anhelaba casarse y formar una familia. Ser una madre soltera incluso en Hollywood no era una cosa bien vista. De por sí ya tenía problemas con productores y colegas por su temperamento y su afán de notoriedad. Un embarazo quizá terminaría con su carrera.

lupe velez

Preparó el escenario perfecto para que la encontraran en el esplendor de su belleza. Tenía 36 años.

Con el tiempo la industria cinematográfica mexicana se consolidó y se convirtió en la más importante después de Estados Unidos, e incluso a veces mejor, sobre todo durante la Segunda Guerra Mundial. Varias estrellas han desfilado por el celuloide, pero sin duda Lupita Tovar y Lupe Vélez tienen un lugar privilegiado.

Bibiana Camacho

Bibiana Camacho

Previous post

HAMELÍN 2.0: CÓMO SE SIENTE VOLAR EN DROGAS SONORAS

Next post

'LOS PUNKS: WE ARE ALL WE HAVE', CUANDO NETFLIX SE QUIERE PONER SUBVERSIVO