Por Le Coq Sportif

Le Coq Sportif es la marca francesa de calzado y ropa deportiva con más historia y tradición. Desde su creación, en 1882, ha sido un referente de estilo y savoir faire francés que ha sabido conservar sus raíces y su espíritu, renovándolo cada temporada. Por eso, actualmente la relevancia de la marca del gallo sigue siendo importante, no solo en el mundo de los deportes, sino en el del casual wear. Más que nunca.

Para su colección primavera-verano 2017, Le Coq se inspiró en los tonos pastel para la línea de mujer y en modelos monocromáticos en colores como beige, oliva, gris, negro y azul, para la de hombre; además de que sus modelos más icónicos fueron reinterpretados.

Para mujer, la pieza clave de la temporada es el modelo Charline. Este modelo mantiene las características principales de su “hermano mayor”, el Arthur Ashe, con perforaciones laterales y un refuerzo en el talón. El diseño Charline está disponible en una amplia gama de colores —rosa nube, verde mar, azul riviera, negro o blanco malvavisco— y en dos versiones, una fabricada con cuero auténtico y otra en nobuk. La suela de estas zapatillas está decorada con un ribete femenino y, además, presenta un logotipo grabado en la parte posterior y cordones de algodón redondos.

Para hombre, la pieza clave de la temporada es el modelo LCS R Pure. Este modelo es una reinterpretación moderna de sus zapatos deportivos de running clásicos, inspirándose en algunos de los modelos más emblemáticos de la década de los 90, como las LCS R1000 o las LCS R800, para diseñar las LCS R Pure. Estos elegantes sneakers combinan la delicadeza del nobuk, la originalidad del diseño con costuras sin rematar y la modernidad de una malla texturizada y un calcetín de lycra. En un guiño al savoir faire de la marca, presentan un logotipo grabado y cordones encerados planos. Estos sneakers monocromáticos y aerodinámicos se caracterizan por su elegancia y un encanto único.


Visita la boutique de Le Coq Sportif en Galerías Atizapán y síguelos en Facebook.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

EL ROCK DE LA BICLA: UN ENCUENTRO CON ROGELIO GARZA

Next post

CHARLES BRADLEY: LA MÚSICA DEL ALMA; EL CAMINO DEL DOLOR