“La vida es como la bicicleta, hay que pedalear hacia adelante para no perder el equilibrio”.

Albert Einstein

bicis!

Es increíble cómo algo tan sencillo puede provocar tanto placer. Dos ruedas unidas por un marco es el gran chiste, sin embargo, algo tan obvio le costó a la humanidad miles de años en inventar, gran motivo para valorar la magia de una bicicleta.

El tránsito en las grandes urbes roba energía y tiempo. A los capitalinos nos quita 2 años de vida, y si se suman las horas malgastadas por cada automovilista, se llegarían a 33 mil millones de pesos perdidos de acuerdo a un estudio del Centro de Transporte Sustentable. Además, conseguir un lugar en dónde estacionarse en esta ciudad es un problema, si es que eres de los dichosos en tener coche. Muchos aguantamos el buqué del Metro; otros cuantos se revientan los oídos por el excelso gusto musical de los microbuseros, y para algunos sudar la gota gorda al caminar no es opción.  En países como la India, Holanda y China  la bici es el vehículo por excelencia.

En 1896 la recién estrenada bicicleta podía costar el salario de 3 meses de un trabajador promedio. En 1909 el costo se había reducido a menos de un mes de trabajo. Actualmente los precios van de económicos a millonarios: la elección depende del bolsillo y de la utilidad que le vayamos a dar. Montar en bicicleta fortalece el cuerpo y el alma. Sólo diez minutos de pedaleo ya repercuten en la musculatura, el riego sanguíneo y las articulaciones. Sólo para que te des un  quemón: a partir de 30 minutos de pedaleo aparecen influencias positivas en las funciones del corazón, y después de 50 minutos es estimulado el metabolismo graso.

Sabemos que es complicado desplazarse en distancias largas pero si tu destino no está tan lejos, usar bici es una gran opción. Si aún no eres de los dichosos en tener una tarjeta ECOBICI, no llores y ármate la tuya: junta unos pesitos e invierte en tu salud y tiempo.

Existen infinidad de bicicletas, las más comunes son de montaña, plegables, pista y la llamada City-bike. Los precios y marcas varían muchísimo. Se pueden encontrar bicis nuevas desde mil pesos hasta otras que rondan cifras increíbles. Depende mucho de la marca, del tipo de bici y de la zona donde la adquieras. Lo importante es tu comodidad y, por sobre todo, que estés consciente del uso que le vas a dar.

Las rodadas (tamaño de la rueda) más frecuentes son de 20”,24″,26″,28″,29″. El tamaño del cuadro (la parte central) se puede medir en pulgadas o convencionalmente como chico, mediano, grande y extra grande. Un buen tip: para saber qué tamaño es el correcto para ti, primero debes de poner el pedal hasta abajo, después coloca el talón, tu pierna debe quedar totalmente estirada para que a la hora de pedalear sea más cómodo.

La calidad del cuadro va sujeta al material con el que está hecho, van del   acero, aluminio, titanio, magnesio o fibra de carbono hasta bambú y madera, por si estás en la onda orgánica. Algunos cuadros, sobre todo los de montaña, cuentan con suspensión para amortiguar el impacto, lo que los hace verdaderos prodigios de aerodinámica y diseño.

Un ejemplo: en Bicipartes “El Pollo” (en el centro de Xochimilco) puedes encontrar un cuadro usado y de buena calidad desde 400 pesos. Si necesitas pintarlo te cobrarían sólo 200 pesos. Otra opción: date una vuelta por los mercados y podrás encontrar buenas ofertas, como en el tianguis de Las Torres ubicado en Avenida Tláhuac. Aquí  puedes encontrar bicicletas que van de $900 a $3 mil ¿Otros lugares realmente baratos? Sólo bájate en el metro Pino Suárez, camina por Izazaga, y llegarás a la avenida San Pablo: un recorrido por más de una veintena de tiendas donde encontrarás bicicletas y accesorios a precios bastante económicos.

Si lo tuyo es una onda más hipster, lánzate a Retrobike en Coyoacán: puedes comprar una bici equipada entre $2,500 a $4,100. Si eres aún más fino, vete de una vez a Jack Rabbit de Polanco o Condesa, donde las bicicletas van de los $3,700 para arriba más, claro, los aditamentos que quieras utilizar. Esta es una excelente tienda porque tienes la opción de personalizar tu bici, pero cuidado: si te pasas de la raya, el chistecito te puede llegar a costar más de 9 mil pesos.

Lo mejor para la ciudad lo puedes encontrar en una Bamboocycles UH-02, ésta utiliza un marco construido con bambú veracruzano y está diseñada por un mexicano, vale la pena los poco más de 13 mil pesos que vas a soltar. Pero acá viene lo mejor: diversión y practicidad. La Strida 2011 tiene un diseño inglés, se pliega y despliega en 15 segundos, y además utiliza una banda Kevlar en lugar de cadena para facilitar su transportación (su precio aproximado es de $11,800). Si de clásicos hablamos, la Brompton M3L se distingue por la facilidad con la que se pliega, su comodidad y diseño, aunque su precio ronda los 20 mil pesos.

Para los exigentes, en Zacatecas 55 (colonia Roma) se encuentra People For Bikes, una tienda totalmente especializada en ciclismo, o bien Teknobike Polanco es otra opción. Aquí encontrarás una amplia gama de bicicletas y de todo tipo de accesorios. La calidad de productos es de primera, así como los precios.

Armar tu bicicleta resulta algo romántico: usas lo que en verdad te gusta y nadie tendrá una como la tuya, sin embargo, la realidad es que sale más caro si compras nuevas todas las partes. Otra opción es ir armando tu bici con piezas usadas o restaurándola poco a poco: además de la satisfacción tendrías una bicicleta única, a tu medida y adecuada a tus necesidades, pero sobre todo, a muy buen precio. Sólo falta que te atrevas a entrar a este mundo maravilloso.

bicis-1

Fotos: Pedro Zamacona

Adán Ramírez

Adán Ramírez

Sweet and Tender Hooligan!

Previous post

Green Business is Good Business

TEREZA VLCKOVA
Next post

TEREZA VLCKOVA