Por Bernardo Barrientos Domínguez

Querer facilitar la tarea del lector es un error.
Éste no se sentirá nada agradecido.
No le gusta entender, le gusta estancarse,
Le gusta ser castigado. De ahí
el prestigio de los autores confusos,
de ahí la perennidad del fárrago. Cioran

La magia de leer a los clásicos radica precisamente en que nos paran los pelos de punta. Zaz. Sorpresita ominosa (lo inesperado en lo esperado) que nos permite descubrir que no son tan buenos como su condición de clásicos nos hacía entender.

En un pedacito de tierra (o terrenote) donde te piden dinero y nunca consejos, se confunden los caminos entre arte, pendejadas y entretenimiento, y se edifican frágiles castillos ideológicos sobre  el agua, ¿quién va a pelar una guía básica sobre libros de lucha libre mexicana?

¿Ah sí?

¿Cómo la ves?

“Si no lees, te madreo”.

Atentamente Blue Demon.

Ji ji ji, ja ja ja.

Este pequeño texto no pretende abultar el incontable número de textos titulados “Los cinco libros que debes de leer…”, sino dejar constancia, pasar revista de algunos que han abordado el tema de la lucha libre mexicana en las últimas décadas. Sí, aunque distintos entre sí (y la palomilla no los considere algo cercano a la poesía [en movimiento]), poseen un denominador común que ha hechizado a titipuchales de aficionados de todos los estratos sociales: el acto ceremonial del pancracio.

=

LOURDES GROBET

ESPECTACULAR DE LUCHA LIBRE

¡Sácatelas babuchas! Si Doña Vicky era La Abuela de la lucha libre mexicana, Lourdes Grobet no canta nada mal las rancheras. Mujer impresionante que acá logró capturar el griterío del pancracio en el silencio de una foto, nos trae el mero chile Hérdez del deporte del populacho, la adicción, el colorido ígneo de las tapas y las arenas, la afición, el dentro y fuera del ring, las ideas que se le imponen al deporte y las que no, e incluso las palabras y el aliento del Monsi (pa’que vean que hasta las ratas de biblioteca también jalan a las luchas).

lucha-1

Gordo, choncho, cargado de belleza, Editorial Océano nos viene manejando esta joya que, como martinete en una tabla con púas, duele por el precio. De cualquier manera, si hay lana y sobra pa’ la chuleta, anímense: está de rechupete.

(

LOLA MIRANDA FASCINETTO

SIN MÁSCARA NI CABELLERA

¿Qué dicen y dónde ponen el ojo Gloria Trevi, “Resortes”, “Cachirulo”, “Chatanuga”, Pompín Iglesias, Víctor Trujillo, “El Güiri-Güiri”, Miguel Ángel Granados Chapa, Alejandro Lara, y un resto de comediantes, comentaristas, cantantes, periodistas y comentaristas, escritores, políticos sobre el sortilegio que ha conjurado la lucha libre en sus corazoncitos?

lucha-2

Y no nada más los fifiris nais: toda la pandillota de rudos y técnicos. La autora de este volumen de Marc Ediciones ha cedido la palabra a los luchadores y a quienes le dan forma y vida al pancracio: Mil Máscaras, Martha Villalobos, El Perro, Konnan, El Jijo del Santo, Doña Vicky, Octagón, Atlantis, Canek, Fray Tormenta, Los Exóticos, Blue Demon, Huracán Ramírez, Kid Vanegas, Wolf Rubinskis, El Güero Rangel, Don Pedro “Mago” Septién, Arturo Rivera, Gato Montini, Doña Vicky, Sharo Aceves y la lista no termina… como la lucha afortunadamente.

%

RAÚL CRIOLLO, JOSÉ XAVIER NAVA, RAFAEL AVINA

¡QUIERO VER SANGRE! HISTORIA ILUSTRADA DEL CINE DE LUCHADORES

En palabras de Villoro ―versión romántica―, ¡Quiero ver sangre!… es un museo viviente que rescata y deja su impronta en el alma y recuerdos de los aficionados a la cultura popular que surgió en torno a la lucha libre.

lucha-3

Escrito por cacas grandes pero narrado así sencillo, ondita, de compa a compa, el libro publicado por la UNAM incluye un resto de material fotográfico, entrevistas (obviamente), análisis del cine, El Vampiro y el sexo, una de las películas que ha despertado más querellas en la banda, y claro, un montón de cosas sobre la aportación significativa y enriquecedora del cine de lucha libre en México.

*

ROSALÍO VERA

PASIÓN Y RIESGO

Otro más de la mano de un campeón, Rosalío Vera, veterano y maestro fotógrafo del CMLL. Pasión y riesgo, de Educal, sí, uy uy uy, narra con imágenes lo bonito que es desafiar la gravedad, tentar a la muerte y a sus huesitos, comerse al Jesús que colgaba como diente en la boca. Gracias a su excelente trabajo, a partir de profundidades, iluminación, correr y situarse en el lugar correcto a la hora correcta, encuadrar, planos, se puede apreciar cómo se anquilosa el tiempo hambriento, se detiene, se puede vivir la fotografía.

lucha-4

Vaya pues, un documental mudo; lectura en silencio: un sueño.

;

LEVÁNTATE

LÁNZATE A LAS LUCHAS

QUE NADIE TE LAS CUENTE

BIBLIOGRAFÍA:

CIORAN, Emile. 2004. La desgarradura. Trad. de Amelia Gramoneda. Barcelona: Tusquets.

YACONIC

YACONIC

tino-entr
Previous post

TINO EL PINGÜINO, LA IDENTIDAD Y LA INDEPENDENCIA

ska-entr
Next post

UNA NOCHE CLANDESTINA DE SKACORE EN ATIZAPÁN