Por Ricardo E. Tatto / @gritodelasideas

Una película de vampiros para quien no le gustan las películas de vampiros.  Rolling Stone.

Con esa frase de Peter Travers en el afiche promocional se estrenó el 3 de julio en las salas  de cine mexicanas la película Entrevista con unos vampiros (What we do in the shadows, 2014), un filme de Nueva Zelanda que contra todo pronóstico ha dado de qué hablar en el mundo, razón por la cual un año y medio después de su estreno original ha sido distribuida en nuestro país.

Entrevista con unos vampiros-poster

Dirigida, escrita y producida por Jemaine Clement y Taika Waititi (parte del talento detrás del grupo cómico-musical Flight of the Conchords, que protagonizó su propia serie en HBO entre 2007 y 2009), Entrevista… fue hecha con un modesto presupuesto, pero en la mejor tradición cinematográfica. Lo anterior no hace mella en lo absoluto pues lo que se ve reflejado en pantalla es producto de la creatividad e ingenio de sus realizadores.

La película se presenta como un mockumentary (o falso documental) que indaga en la vida de cuatro vampiros radicados en la ciudad de Wellington, Nueva Zelanda: Viago (Taika Waititi), Deacon (Jonathon Brugh), Vladislav (Jemaine Clement) y Petyr (Ben Fransham). El cuarteto comparte una desvencijada casa estilo victoriano; cada uno nos habla de lo problemático que es vivir con tan dispares personalidades, algo que ocasiona no pocas desavenencias: disputas por alguien que no lavó sus platos, que dejó sucio el sofá o la estancia manchada de sangre, etcétera.

Entrevista con unos vampiro-1

Mediante subtítulos y acotaciones se nos indica quién es quién, su edad y procedencia, lo que deja claro que en cuestión de chupasangres hay de vampiros a vampiros. Por ejemplo, Viago es todo un dandi, ordenado y obsesivo compulsivo; Deacon es desordenado, egocéntrico y se cree todo un conquistador; Vladislav fue un vampiro muy poderoso venido a menos debido a su derrota contra su némesis La Bestia; Petyr es el más viejo del grupo, tiene ocho mil años y nunca habla. Su fisonomía nos remite al Nosferatu del expresionismo alemán.

Entrevista con unos vampiro-2Entrevista con unos vampiro-3

Valiéndose de la parodia, que hace mofa de lo iconoclasta, y de un humor sencillo que le da una vuelta de tuerca a las convenciones vampíricas, vemos como estos amigos afrontan la vida nocturna de Wellington en busca de sangre para alimentarse. De paso, nos dan una mirada a las distintas criaturas de la noche, como los hombres lobo y los zombis. Esto hasta que un quinto elemento hace su entrada en la forma de Nick, nuevo vampiro que muestra que no es tan fácil ser un no-muerto. Vemos cómo se adapta a su nueva vida en compañía de sus guías, reticentes a aceptarlo.

Entrevista con unos vampiro-4

Sobre estos tópicos abunda la película, que pasa del falso documental al reality show, pues cámara en mano cada persona externa sus puntos de vista, como si fuera un capítulo de la extinta The real life (MTV). La dinámica provoca que el espectador escoja a su favorito y de paso se encariñe con cada uno de ellos.

La estructura narrativa oscila entre estos dos formatos y se compone de ingeniosos gags de un humor bastante ramplón, pero gracioso por la total seriedad con que se aborda. Se hacen referencias a filmes anteriores de la mitología vampírica como Entrevista con el vampiro, Crepúsculo, Inframundo, Drácula y demás. Como comedia, el filme funciona bien, pues cumple con el cometido de entretener y hacer reír. Si acaso se lamenta la falta de una directriz en cuanto a la trama principal, pues la sucesión de episodios sin un objetivo claro o desenlace pueden resultar cansada. Por ello es de agradecer su brevedad: 86 minutos de duración, lo justo antes de que se acabe el encanto de la diversión y se abuse de la parodia (como sucede con tantos otros filmes de este estilo (léase Scary Movie y This is Sparta!).

Entrevista con unos vampiro-7 Entrevista con unos vampiro-5 Entrevista con unos vampiro-6

Entrevista con unos vampiros está mucho más cercana a otras parodias y falsos documentales de culto, como This is Spinal Tap, de Rob Reiner o Zelig, de Woody Allen. No es de extrañarse que incluso haya ganado un par de premios en festivales de relevancia, como el Festival de Toronto 2014 (Mejor película) o el Festival de Sitges (Premio del Público). Aprovechemos la rara oportunidad de su exhibición en círculos comerciales y vayamos a verla, ya que he de agregar a la frase que da inicio a esta reseña (“una película para los que no les gustan las películas de vampiros”) que es, sobre todo, una cinta para los que gustan de ellas, quienes sin duda disfrutarán de todos los guiños dirigidos a los aficionados a las falanges sangrantes.

YACONIC

YACONIC

stanley-kubrick-entrada
Previous post

STANLEY KUBRICK, LA OBSESIÓN Y EL ESCÁNDALO

respire-entr
Next post

RESPIRA: EL ESPEJO OSCURO DE LA AMISTAD FORTUITA