Por Staff Yaconic / @Yaconic

“Vamos a comprarnos drogas. Y nos las metemos todas”. El golpeteo en la batería va a mil por hora.

“Equis somos chavos bien. Somos chavos para siempre”. La guitarra suena como las olas del mar.

“No importa que otra vez me estés viendo vomitar”. Una chica en bikini contonea la cadera de lado a lado. El bajo tintinea.

“Si aún me queda toda la vida para encajar. Sabes que por dinero yo nunca voy a parar”. Una brisa olor a coco se impacta contra el rostro. Aspiras y te la tragas.

“Me preguntan si voy a madurar. No me hace falta yo soy inmortal”. Los Blenders atrapan el desenfreno y lo convierten en olas para practicar surf.

los blenders

Los Blenders son Gordo, Archun, Sebas y Chebas. Una banda que desde sus primeras rolas supo combinar el desenfado de la juventud con una vibra playera que te invita a tirarte al mar. Se dieron a conocer en fiestas de amigos en las que tocaban, al sur de la Ciudad de México. Allá por el 2007.

Los Blenders han grabado muchas de sus rolas en el cuarto de ensayo de su baterista Guillermo Pacheco, aka “El Gordo”. Así sus melodías transmiten ese sabor a garaje, compas y desmadre.

El rock es uno de los senderos más inciertos. Una prueba de ello son Los Blenders, que de tocar en fiestas caseras de Coapa, saltaron hace unas semanas al Coachella, uno de los festivales de rock más importantes a nivel mundial.

TRIVIA

Tenemos 5 pases dobles para que escuches el tropipunk de Los Blenders este 13 de Mayo de 2017 a las 13:30 horas. Para ser parte de la grabación del próximo episodio de Especiales Musicales de Canal Once (EMCO), solo tienes que enviar las respuestas correctas de las siguientes preguntas a promos@yaconic.com. ¡Suerte!

1.-Dinos los apodos de todos Los Blenders.

2.-¿De que barrio de la CDMX son Los Blenders? Una pista, es donde hay pura gente guapa.

3.-Menciona 2 artistas que hayan estado este 2017 en los Especiales Musicales de Canal Once.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

YA NO MÁS SERVILLETEROS INSERVIBLES: UN FESTEJO CORAL A NUESTRAS MADRES

Next post

JUAN RULFO: LA LENGUA COMO UN ANIMAL VIVO