Por Sergio Ortiz Borbolla / Laboratorio de Arte Documental / Especial

El flujo de menores no acompañados en los procesos migratorios que se llevan a cabo en México es una problemática en aumento. Provenientes, principalmente, de Guatemala, Honduras y El Salvador, los niños migrantes huyen de sus países de origen debido a los entornos de violencia y pobreza. Y tan sólo en los primeros cinco meses de 2015 sumaron casi 12 mil, 49% más que en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo con cifras oficiales.

niños migrantes niños migrantes 2 niños migrantes 3 niños migrantes 4 niños migrantes 5 niños migrantes 6 niños migrantes 7

Sus historias, desafortunadamente, son muy parecidas a las de sus compañeros migrantes de mayor edad: ambos han huido de un país donde la corrupción se respira en el aire, donde la delincuencia es un virus sin cura y donde la violencia de los gobiernos hacia su pueblo es excesiva. La peor parte viene cuando, luego de salir de su hogar en búsqueda de un mejor futuro, llegan a un lugar que se encuentra igual de podrido: México.

niños migrantes 8 niños migrantes 9 niños migrantes 10 niños migrantes 11 niños migrantes 12 niños migrantes 13 niños migrantes 14

La pobreza, la corrupción, la indiferencia y la violencia les han quitado su niñez. En su paso por México son víctimas de robo, violación, trata, secuestro y racismo. Son violentados por autoridades, civiles y cárteles. México es una boca de lobo; un país donde el Estado está en confrontación, y donde es necesario tomar acciones que den visibilidad y apoyo a todas las personas que transitan por él.

Migrar no es un delito.

Las fotografías de esta serie fueron tomadas en albergues para migrantes en los estados de Guadalajara, Tabasco y Chiapas.

niños migrantes 15 niños migrantes 16 niños migrantes 17 niños migrantes 18 niños migrantes 19

 

YACONIC

YACONIC

pollock_entr
Previous post

JACKSON POLLOCK, EL GENIO LOCO QUE SALPICABA LIENZOS

dosto-entr
Next post

DOSTOIEVSKI: EL CABRÓN QUE SE LA JUGÓ EN EL SUBSUELO