Por Eduardo H.G. / @eduardochage

Fotos: David Barajas

I. PICAR PIEDRA

Muelas de Gallo dibujará una imagen pero antes dice que La Banda Bastön huye de las tendencias, que ellos hacen música “elástica” (por ponerle un adjetivo). Viene la imagen: cuando nosotros hacemos música mantenemos la esencia, pero nos alejamos hasta la frontera; y cuando estamos ahí nos damos cuenta que hay otros pueblos musicales que cruzan con el nuestro, que están cerquita. Así que nos acercamos y de ahí sale una canción; de ahí sale nuestro pedo.

Muelas de Gallo y Dr. Zupreeme han atravesado casi 20 años como un grupo de rap —en 2018 se cumplen las dos décadas— y lejos ha quedado la época en la que corrían descalzos en Ciudad Constitución, en el Valle de Santo Domingo, de Baja California Sur, persiguiendo sueños entre barriadas sin agua, ni pavimento; donde los tiros a golpes se podían extender a ladrillazos porque no había ni para las navajas.

banda baston luces fantasma

Muelas de Gallo y Dr. Zupreeme.

Muelas y Zupreeme se conocen desde el kínder y ni de locos se hubieran imaginado que lustros después serían lo que son: una de los mejores actos de rap en el país y uno de los responsables de que el género haya salido de las coladeras y se haya metido en los circuitos juveniles de moda y en cierto ambiente de lo cool, que es atravesado por la era de YouTube, Spotify, Itunes Music, Facebook y Twitter.

Porque la decisión de abandonar la escuela (después del preescolar se toparon en la primaria, luego en la secundaria), de ir a la Ciudad de México a finales de los noventa. De dejar de percibir dinero seguro para invertirle a su música, como cuando Muelas viajó 33 horas en un autobús a Sonora, pero cuando tenía que volver no tenía un peso, así que tuvo que quedarse con amigos hasta que consiguió la lana.

Porque era picar piedra. Entonces nada pasaba. No había recursos, a nadie le interesaba el rap como negocio, como escena, como cultura. Nada. Puro amor, la neta era puro amor, porque no existía esa visión de que haciendo rap podías llegar a algún lado; todo lo contrario, eras señalado: un vago, outsider. “Si hoy un morro de 14 años empieza a hacer rap es porque, no sé, quiere dejar de ser virgen, ganar dinero, likes”.

II. LUCES FANTASMA

Su más reciente disco, Luces fantasma (Homegrown Entertainment/420 Ideas, 2017), es quizá el disco más completo de rap que se ha hecho en el país. Y tal vez me equivoque con la sentencia; pero, como dice este par, equivocarse también es un arte. El disco es un dechado de creatividad lírica, musical y de producción. Un hip hop abierto, con identidad y raigambre. Luces fantasma extiende las apuestas que el dúo hizo en el Todo bien ( 2013), en el sentido de mantenerlo real, pero a la vez abrir el espacio con la ambición de rebasar la esfera del rap. Música, a secas.

Es inevitable voltear atrás, cuando comenzaron, ¿cómo se sienten?

Muelas de Gallo: Pasa un año, dos, pasan rápido. Pero cuando empiezas a contar bloques de diez es algo increíble. Te preguntas a dónde carajos se ha ido ese tiempo. En mi caso, trato de vivir un día a la vez. No me hago películas con esto de los años, ni con creer que nos merecemos algo por tener equis cantidad de tiempo en el juego. Me siento contento, agradecido, pero no estoy satisfecho. Todavía podemos hacer unos tres o cuatro discos muy buenos y dejar un legado importante.

Dr. Zupreeme: Si piensas que hace veinte años salió un disco como el Mucho Barato, de Control Machete, y nosotros éramos morros a los que nos gustaba el rap, escribir cosas, y ahora nos decidamos a esto. Está cabrón. Las puertas que tocamos todos estos años están abiertas tanto para nosotros como para otros que vienen detrás o a un lado.

Háblenme de aquella escena primigenia con la que se toparon cuando llegaron a la Ciudad de México.

Muelas de Gallo: Era una escena extraña porque parecía estar unida, pero no. Había algunos crews, muy de zonas: sur, oriente, Neza, Aragón, el Centro. Recuerdo, cuando llegamos, a Sociedad Café, este rap cholo. Y estaba la gente de DFK, en el sur, que eran más de los cuatro elementos. Por supuesto estaba la Vieja Guardia, DJ Aztek, Kartel Aztlán, Petate Funky. Mucho caguamear en la esquina. Mucho party, pero con el hip hop siempre como background.

Pasemos el disco, de dónde vino el título, Luces fantasma.

Muelas de Gallo: Luces fantasma, el concepto, vino de lo que hay detrás del disco, de su significado, que tiene que ver con las diferentes capas que tenemos como banda, como sociedad: esos maquillajes y disfraces. Una luz fantasma es algo que está ahí pero no siempre se ve a simple vista, o al revés, algo que se ve pero no está ahí. Una dualidad.

¿Cómo se construyó musicalmente la identidad del material?

Dr. Zupreeme: Desde 2015 teníamos la idea del disco, con el objetivo de que saliera en 2016; pero las cosas se fueron haciendo grandes y convino darle su tiempo. De 100 beats que hicimos originalmente, a 40 les dimos un tratamiento especial. Les grabamos los bajos, otros instrumentos, y de esos grabamos unos 25 con voces, versos y algunos coros. Fuimos por ahí, no a la primera, sino explorando.

La idea fue seleccionar, como una criba, para quedarnos con lo mejor.

Tienen colaboraciones bien pesadas en términos del rap; pero también en otros géneros: Antibalas, Statik Selektah, McKlopedia, Mariel Mariel, Denise Gutiérrez, Álvaro Díaz. ¿Cómo se pensó eso?

Muelas de Gallo: Siempre tratamos de hacer música elástica, por ponerle un adjetivo. Porque hacemos lo de nosotros, hip hop, sin hacer caso a las tendencias o a las modas. Huimos de eso; güey, cuando nosotros hacemos música mantenemos la esencia, pero nos alejamos hasta la frontera; y cuando estamos ahí nos damos cuenta que hay otros pueblos musicales que cruzan con el nuestro [se dirige a Zupreeme: ¡mira qué bonito, que bonita imagen!], que están cerquita. Así que nos acercamos y de ahí sale una canción; de ahí sale nuestro pedo.

banda baston luces fantasma

Y cómo fue el proceso de grabación, de edición. Todos los bajos del disco son de Ra Díaz, de Suicidal Tendencies, y la mezcla corrió a cargo de Joe “The Butcher” Nicolo. Eso es interesante, cómo pasó.

Dr. Zupreeme: Ra Díaz es parte del team. Lo conocemos desde que vivía aquí en México, antes de que se mudara a Los Ángeles. Cuando empezamos el disco lo trajimos y se grabó 40 rolas el güey. Es un excelente bajista, y el éxito que podamos tener o no tendrá mucho que ver con él. Joe Nicolo llegó cuando nos preguntamos quién estaría bueno para mezclar el disco. Me puse a buscar los vinilos que más me gustan y ahí estaba Joe. Le escribimos y jaló. El mastering también estuvo cabrón.  Lo hizo “Big Bass” Brian, que es top top top. Ha estado en casi todos los discos de Dr. Dre, incluido el más reciente, el Compton, y ha trabajado con Kendrick Lamar.

Muelas de Gallo: Y está chido güey porque es el sonido del mundo ahora mismo. El top del sonido mundial, sabes. Sí se puede, se puede aspirar a eso. Si nosotros pudimos lo puede hacer cualquier grupo. Creo es una de las maneras con las que el hip hop mexicano puede crecer. Porque ya hay buenos beatmakers, raperos… pero hace falta ese sonido, uno que en treinta años suene igual de cabrón.

banda baston luces fantasma

Portada de ‘Luces fantasma’, diseñada por el estudio Copete Cohete.

III. SEÑOR MALO

¿Ego? Quizás no es la palabra más importante del siglo… pero seguro que es el veneno que viaja en los órganos vitales de toda estrella pop. Lester Bangs escribió esto en 1975, en un encontronazo que tuvo con Lou Reed. El ego es quizá el tema más recurrente en la obra de La Banda Bastön. Luces fantasma es la materialización de esa exploración artística.

Hay mucha confusión sobre el ego —dice Muelas—, yo mismo la tengo. Hay quien cree que ego es “creerse mucho”; tener un ego muy grande. Pero quizá no, quizá el ego sea tu personalidad, lo que te ayuda a lidiar con el mundo. Puede ser humilde, pero sigue siendo ego. El ego no eres tú, tú eres el que está detrás. Y eso es un pedo entender. Yo no sé quién soy, tengo una vaga idea, pero todavía no sé.

Muelas dice que si uno se fija, siempre estamos “cantando nuestra canción”: yo soy poeta, yo soy escritor, es que me gusta esto, es que yo hago esto, tomo el café así y pienso no sé qué. Esa “canción” es tu ego hablando siempre, es ese cabrón, o esos cabrones, porque pueden ser muchos. “Escribo mucho sobre eso porque me doy cuenta que es bien común, que está en todos nosotros, a todas horas, en todo momento, ahora mismo incluso”.

Dr. Zupreeme apostilla: el ego es una herramienta, ¿no? La cosa es que terminamos definiéndonos a través de esa herramienta y creemos que somos ella, cuando en realidad nos olvidamos de que hay detrás.

IV. LA UNIDAD DEL DÚO

¿Cómo mantuvieron la unidad a través de todos estos años? Seguro hay momentos en los que quieren mandar todo al carajo.

Muelas de Gallo: De hecho no nos hablamos, güey. Yo no le hablo a este cabrón [risas]. O sea, no nos vemos tan seguido como parece.

Dr. Zupreeme: La gente piensa que vivimos juntos [risas]. Y cuando les dices que no, te dicen “no mames, ¿neta?”.

Muelas de Gallo: ¡No mames, qué hueva! [Risas].

Dr. Zupreeme: Ya somos pinches adultos, no mamen [risas]. Pienso que gran parte del éxito de la amistad que tenemos es que nos vemos un chingo para trabajar, pero no es que comamos todos los días juntos, o nos estemos hablando.

Muelas de Gallo: No forzamos las cosas, pues. Incluso cuando vamos a tocar y sale un after, a veces solo va uno de los dos. Somos independientes el uno del otro.

¿Cómo viven el rol, los conciertos, cómo ha cambiado todo a partir de su disco anterior y de que creciera el impacto?

Cambia mucho porque la gente conoce tus canciones, deja a un lado el hecho de que seas mal parecido, al menos en mi caso [risas]. Es raro ver a un frontman feo, güey, ¿o no?[risas].

Dr. Zupreeme: “Me volví guapo mientras daba un concierto” [risas].

Muy adentro, de huevos, ¿qué significó Luces Fantasma para cada uno?

Muelas de Gallo: Un desahogo, güey. Yo soy muy sensible a la belleza, y no solo a la de una mujer, sino a la de una frase, por ejemplo, o cosas que veo y me parecen bellas. Me gusta inspirarme y beber de ese néctar, ¿sabes? Con Luces fantasma carnal, creo que alcanzamos un grado de belleza, en las canciones, en el concepto, en el sentimiento que evoca. Quise que, en su totalidad, este disco me vibrara. Y creo que en algunos puntos lo alcanzamos. Eso me hace sentir muy orgulloso de nuestro trabajo, de mi trabajo y de todo lo que hemos logrado.

Dr. Zupreeme: Con Luces fantasma estuvo bien verga tener todo bajo control, aquí en casa, donde tenemos nuestro estudio. Hicimos lo que se nos dio la gana y se nota. Me quedo con eso: trabajamos bajo nuestros propios términos y estuvo cabrón. Para el siguiente voy a tirar la piedra aún más lejos.

No quiero hacerme el raro, no me siento un poeta/ Solo quiero ver todo claro, sentado en la banqueta/ El mundo es solo una palabra y cabe en mi libreta. “Constelaciones”.


La Banda Bastön presenta oficialmente Luces fantasma el viernes 21 de julio en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, con invitados especiales. Todos los detalles están POR ACÁ.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

POR QUÉ ME PARECE QUE GAME OF THRONES ES FEMINISTA

Next post

QUEENS OF THE STONE AGE CONTRA LAS BAJAS CALORÍAS