Por Antonio Frias / @jafrias26

Cuando se anunció que Max Rockatansky regresaría al cine muchas dudas aparecieron. La mayoría se enfocaban en si Tom Hardy sería capaz de revivir a este personaje, alguna vez interpretado por un jovenazo Mel Gibson, y sobre si el director George Miller tendría la garra que mostró hace más de 35 años en la cinta original. Podemos asegurar que el cineasta no sólo revivió la franquicia, sino que entregó un blockbuster efectivo, llamativo, explosivo, taquillero, polémico e inteligente. No es cosa fácil, sobre todo si pensamos en las infinitas Avengers, Transformers o Rápidos y Furiosos.

MAD MAX: FURY ROAD 1

Miller no se dejó impresionar con el gran presupuesto ni con la nostalgia. Mucho menos con la tecnología. De hecho, la mayoría de las escenas se filmaron con dobles, en lugar de imágenes generadas en computadora (CGI, por sus siglas en inglés). Y tras muchos años de esfuerzo al fin consiguió terminar este proyecto en el que convirtió al acelerado Guerrero de la Carretera en una mujer: Imperator Furiosa (Charlize Theron).

Si en la saga original la distopía post apocalíptica nos ubicaba en una Tierra destruida, árida, habitada por salvajes motorizados, hambrientos de petróleo, y nos presentaba a Mad Max como un desquiciado forajido siempre en movimiento, en Fury Road el panorama es todavía más desolador y profundo; las Guerras del Petróleo y el Agua quedaron atrás, ahora los mismos humanos son tratados como mercancía.

mad-2 mad-3

Es así que en este reboot encontramos al dictador Inmortal Joe como el villano ideal. Él tiene el control del agua, de la gasolina, de los invernaderos; vive recluido en la Ciudadela, protegido por sus adoctrinados/fanáticos guerreros. Dentro de sus posesiones más preciadas se encuentran varias mujeres, las cuales cría para que funcionen como productoras de leche o de niños. Es precisamente esta “mercancía” la que se roba Imperator, lo que provoca la vertiginosa persecución en que deriva la película.

Como podemos ver en la premisa, el personaje de Mad Max es lo de menos, aunque esté en el título y aparece en la película, las decisiones fuertes corren a cargo de Furiosa. Ella conduce, dispara y organiza. Una mujer fuerte, sin un brazo es la protagonista real. Todo sucede a causa de ella; no necesita a ningún hombre. El propio Max se convierte en su aliado más a fuerzas que por una convicción heroica. Vale la pena revisar una entrevista que le hicieron a Miller en 1985. En aquella ocasión le preguntaron sobre la posibilidad de hacer a Max mujer, a lo que contestó que sí lo había pensado, pero “no entendía del todo la sexualidad, es un gran misterio para todos. Es como violencia y agresión, es algo que intentamos comprender con la cabeza, nuestro intelecto, pero tiene más relación con el instinto”.

mad-4 mad-5

Esa entrevista, junto con la que dio en el pasado Festival de Cannes, describen y aclaran las intenciones del director y su personaje femenino. Más que una postura, intenta “celebrar todo lo que hay sobre ser una mujer”. Por eso en pantalla existen todo tipo de mujeres, la empoderada Guerrera Libertadora, acompañada de las sumisas explotadas e incluso las ancianas.

En Mad Max: Fury Road Miller explora la femineidad contemporánea; sabe que el papel de princesa y misticismo quedo superado; en cambio, prefiere observar los distintos roles de las mujeres y sus posibilidades. No por nada tuvo a la dramaturga, feminista y activista social Eve Ensler, autora de Los Monólogos de la vagina (1996), como consultora durante la escritura del guion. Incluso durante el rodaje Ensler impartió pláticas a los actores sobre la explotación femenina.

mad-6 mad-7

Con todo esto podría parecer que estamos ante un filme militante, denso, aburrido; pero la verdad es que la pirotecnia, las actuaciones, las enormes secuencias de acción automovilística y el trepidante ritmo hacen que sea totalmente disfrutable e inteligente. En apariencia es una película de acción dirigida a los hombres, pero es mucho más. Por un lado transmite un tema de género a los hombres, al mismo tiempo que atrae la atención de las mujeres. Si bien la mayoría ve esto como una virtud, algunos grupos pro-machistas (sí, eso existe) la describen como el caballo de Troya del feminismo en Hollywood. Y hasta cierto punto lo es; sin embargo, pocos logran esa mezcla perfecta entre velocidad, agresión básica y un mensaje profundo que rumiar.

Charlize Theron Mad Max

Nada mal para un blockbuster veraniego, dirigido por el responsable de Babe, el Puerquito Valiente y de Happy Feet.

george-miller-mad-max

Mad-Max-Ladies

416722_img650x420_img650x420_crop

YACONIC

YACONIC

tag-entr
Previous post

TAG CDMX: MAD MEN, SPIKE JONZE Y THE FLAMING LIPS EN UN SOLO LUGAR

cartel-docsdf
Next post

DOCSDF MANTIENE EN JUNIO EL CICLO “10 AÑOS MIRANDO AL MUNDO. HISTORIAS DE UNA REVOLUCIÓN PERMANENTE”