La cultura mexicana atesora cuantiosos atributos. Uno de estos es el arte popular que refleja la habilidad de múltiples creadores al asimilar diversas enseñanzas y transformarlas en algo diferente, algo que no solo lleve impregnado su soltura con los materiales o la destreza con las técnicas, sino también su historia y la de su comunidad.

Estos procesos llenos de creatividad fueron puestos en la memoria de los mexicanos en la época posrevolucionaria —fue todo un movimiento—, ya que se quería desarrollar la identidad nacional. La vía: promover la valoración estética del arte popular, además de su relevancia histórica, a través de varios proyectos.

Así inició una serie de exposiciones, publicaciones y colecciones que abordaron la alfarería, juguetería, hilados, tejidos, lacas, máscaras, utensilios, tejidos, por mencionar algunos rubros del arte popular.

Por ejemplo, Gerardo Murillo, mejor conocido como “Dr. Atl“, publicó Las artes populares en México en 1921. El texto tuvo como antesala la exposición oficial de arte popular que se organizó por el Centenario de la Consumación de la Independencia Mexicana. Mientras, artistas como Diego Rivera, María Izquierdo, Frida Kahlo, entre otros, revalorizaron los elementos del arte popular mexicanos, es decir, los adoptaron dentro de la estética de sus obras.

Roberto Montenegro inició una colección por encomienda gubernamental entre los años veinte y cincuenta (sería destinada al Museo de Arte Popular del Palacio de Bellas Artes). Del mismo modo, incluyó en sus propias obras (de caballete, grabado y pintura mural) las artesanías y sus motivos decorativos. Una de esas obras es: Mapa de las artes populares de 1929. ¿Por qué es relevante ahora?

Verás, el Museo Palacio de Bellas Artes presentó hace unos meses la exposición Roberto Montenegro. Expresiones del arte popular mexicano. Dentro de ésta se exhibió la obra del artista jalisciense, un biombo de seis paneles, pero con un toque de los dos mil. El resultado: un mapa interactivo, donde cualquiera con un dispositivo puede dar clic en una región y, así de sencillo, conocer un poco de los métodos tradicionales de elaboración, los materiales e incluso los simbolismos de las piezas de arte popular a las que Montenegro se refirió en dicha obra.

Mencionando algunos, aquí se encuentran: un rebozo con hilos teñidos y tejidos con la técnica ikat, proveniente del Estado de México; un perro (alcancía) de la comunidad de Santa Fe de la Laguna, Michoacán; un morral hecho con la técnica de tejido de telar de cintura complejo, del Valle del Mezquital, Hidalgo; y un chintete (juguete) en forma de tigre, de Temalacatzingo, Guerrero.

El mapa interactivo de arte popular es una extensión de esa ideología que buscó impulsar el desarrollo de la identidad nacional mexicana.  Las obras, finalmente, logran ubicar el pasado en la mente de los mexicanos… los de hoy.

Si lo vemos así, el mapa nos encamina en el propósito de saber más sobre los trabajos artesanales: sus fines (utilitarios, decorativos o para celebraciones y festividades religiosas); el cómo se han ido adaptando a los diferentes contextos; sus historias, sus técnicas y sus métodos tradicionales.

Al mismo tiempo, nos acerca a conocernos mejor, pues, hay que recordar, el arte popular está relacionado con la historia del país. Por si fuera poco, es la herencia de muchas culturas.

¿Quieres empezar en este encuentro con la belleza, calidad y riqueza de significados artísticos que conforman el arte popular mexicano? El mapa lo puedes checar aquí.

 

TE PUEDE INTERESAR:

EL ARTE DEL CAOS EN LA OBRA DE OLIVIER VALSECCHI

MARTINA HOFFMANN CREA ARTE PSICODÉLICO HISTÓRICO

INSTRUCCIONES PARA DIBUJAR UNA ESCENA: EL ARTE DE RAYMOND PETTIBON

ALEX GREY: EL ARTE COMO RELIGIÓN

EL EROTISMO MUTILADO EN MÉXICO DE ANTOINE D’AGATA

Claudia Aguilar

Claudia Aguilar

Pata de perro profesional.

Previous post

DESCARGA GRATIS EL ACERVO DEL MUSEO DE ARTE METROPOLITANO DE NUEVA YORK

Next post

ESTAMOS A UN MES DE LA SEMANA INDIE ROCKS! 2018