De la columna ‘Monster and men’

Por Carlos Guevara Casas / @CGuevaraCasas

Fotos: Tania Juárez Mora

En la Ciudad de México hay cerca de 8 mil marchas anuales, dependiendo de la agenda electoral; una mirada superficial a la manifestación por la Ciencia, este 22 de abril de 2017, la hubiera confundido con cualquiera.

Algunas consignas eran adaptaciones de otra rutinaria demostración de inconformidad, con el mismo poco entusiasmo y efectividad: “Lucha, lucha, lucha no pares de luchar”. “El pueblo consciente se une al contingente”.

marcha ciencia 2017

Grupos políticos y el tradicional acarreo podrían engañar al observador poco cuidadoso. Un par de mujeres campesinas de la delegación Tlalpan no sabían a lo que iban: su gorra, globos, banderín e itacate, su buen humor y sonrisa franca no les ayudó a recordar por qué las llevaron.

Una tercera intenta el rescate mientras apura el paso de las otras: “Estamos apoyando a un conocido que estudia derecho en la Prepa 5”. Estos casos fueron los menos. Junto al contingente tlalpense, Andrea Trejo, una investigadora de la UNAM campus FES Cuatitlán, al norte del Valle de México, sostenía un cartel.

—¿Por qué vienes?

—El país requiere un aumento en el presupuesto en ciencia y tecnología. Tengo proyecto de CONACYT, pero los recursos  siempre son insuficientes. CONACYT, en los fondos mixtos, ha priorizado a las empresas privadas cuando se requiere que primero se desarrolle la investigación básica.  No estamos en el momento de primar la trasferencia tecnológica.

marcha de la la ciencia 2017

Un par de estudiantes de biología de la UAM Iztapalapa, Ángeles y Fabián, son martirizados por un coro a todo pulmón: “¡Menos diputados, más doctorados! ¡Menos diputados, más doctorados!”

—¿Ángeles, qué le dirías a un diputado para que apruebe financiación para tu proyecto?

—Me dedico a la hidráulica en plantas, el movimiento de fluidos en plantas, que te permite detectar contaminantes e indirectamente conocer efectos del cambio climático. Muchos de los insumos de mi investigación no se producen en México.

marcha por la ciencia 2017

—¿Y tú, Fabián?

—A lo mejor en este momento no veamos el beneficio, pero se crearán conocimientos que quizá se apliquen, en favor de todos, en la sociedad en general.

—¿A qué te dedicas?

—A la primatología.

La primatología no tiene una aplicación tan inmediata para convencer a un legislador como lo desea Fabián, pero sin duda estudiar primates ha sido fundamental para los avances en salud. Por ejemplo, en los padecimientos neurodegenerativos que estudia Pavel Montes, investigador de Instituto Nacional de Neurociencias y Neurología.

marcha por la ciencia 2017

A ritmo pausado y bebiendo un agua fresca frente al Hemiciclo a Juárez, Pavel comenta su descontento con las formas de asignar presupuesto a proyectos de investigación.

—Tengo que poner de mi salario para completar lo que se requiere financiar en el laboratorio.

A pesar de sus múltiples investigaciones, publicadas en revistas de alto nivel académico, carece de presupuesto federal desde 2013.

—También vengo porque estoy en contra de la corrupción en la ciencia.

—¿Hay corrupción entre los científicos mexicanos?

—¡Claro que sí!

marcha por la ciencia 2017

Sobre 5 de Mayo y con “Crazy Little thing” de fondo, Antonio Lazcano-Araujo, el científico mexicano más conocido camina con tranquilidad junto a sus alumnos y personal de laboratorio. Para él los recursos de la ciencia sí son aplicados correctamente.

—¿Aunque el año pasado se descubrió un desvío de fondos de 11 millones de pesos en el Instituto de Materiales de la UNAM?

—Son casos que se descubren y se corrigen; me preocupan más los cientos de millones desviados en Veracruz, que el aparato político nacional permitió que se desviaran.

—¿Qué le dirías a un trabajador común, que aporta una parte de sus impuestos para investigaciones como las tuyas?

—Que le exija al estado mexicano que haya una distribución racional del presupuesto en el que los recortes no afecten las partidas básicas de salud, educación, protección a los niños, enfermos y ancianos. La ciencia está al mismo nivel porque el dinero que él o ella aporta en impuestos se traduce en drenaje, internet, vacunas…

marcha por la ciencia 2017

—¿La comunidad científica podría proponer algo para hacer eficientes los recursos públicos que recibe?

—En realidad lo que tenemos que hacer en este momento es garantizar que los recursos sean mayores, los que recibimos son magros, son pocos…

Sin duda una de las mentes más brillantes de México, Toño Lazcano, tiene muy claro por qué se manifiesta.

—Creo que es esencial el desarrollo de la ciencia en México, porque es defender el desarrollo de la cultura, la visión laica y evolutiva de la realidad y porque la ciencia es una aventura intelectual sin barreras.

Pese a la cercanía física en la marcha, la separación sobre el valor de la ciencia para México es amplia entre los investigadores más importantes y algunos de los ciudadanos menos privilegiados de la capital. El Zócalo se avista y los contingentes se dispersan y se mezclan, dejando solo como evidencia de su andar por el Centro a varios premios nacionales de ciencia y tecnología haciendo filas en las taquerías.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

TENEMOS PASES GRATIS PARA VER A GULA EN CANAL ONCE

Next post

'VORAZ', EL DEDO DE MI HERMANA SABE A CURRY